Un tercio de las personas que viven del campo lo habitan
Miércoles 21 de febrero 2024

Un tercio de las personas que viven del campo lo habitan

Redacción 02/12/2023 - 00.37.hs

Según los últimos datos del Indec, la UCA y los datos aportados por Uatre la población rural pampeana en 2023 aminoró su caída después de tres décadas debido a las mejores cosechas y el auge ganadero a pesar que el año pasado la sequía pegó fuerte.

 

JUAN JOSE REYES

 

Quienes viven del campo (dueños de la tierra, arrendatarios, aparceros y crianceros) llegan a 75.700 personas (21% del total de habitantes). Aunque, la verdadera "población rural", es decir la agrupada en localidades de menos de 2.000 habitantes o que se encuentra dispersos en campo abierto apenas trepan a las 26.200 habitantes (7,24% de la provincia), lo cual representa una caída del 4% con respecto del anterior censo donde había 22.176 personas en esa condición de residencia.

 

Hay 31 pueblos de economía rural absoluta en los que cayó su población en el último censo. Esto es contando 91 localidades que existen en los 144 mil kilómetros cuadrados del vasto territorio pampeano.

 

Las caídas más pronunciadas fueron Hucal con el 85% de baja, Naicó (-65,5%), Colonia San José con (-31,9%) y Trebolares con el 12,5% de disminución. También alcanza a municipios como Mauricio Mayer (-11,7%), Villa Mirasol (-9,6%), Unanue (-9,9%), Santa Teresa (9%), Loventué (8,8%), Colonia Barón con una pérdida del 7,2%, Rucanelo (-6,6%), Doblas (-5,4%), Caleufú (-4,3%) y Telén con el 4,1%.

 

Población del campo.

 

Si se analiza la población del campo pampeano, destacando que en el sector rural aislado reside poco más del 7% de la población total (26.200 habitantes); que continuó el fenómeno de despoblación del sector, si bien en el último intervalo censal, el número de trabajadores que vive del campo pernocta allí creció un 12% debido a las grandes cosechas 2020/21 y 2021/22 y el auge exportador ganadero junto a la mayor demanda de los frigoríficos locales. Estudios realizados en los últimos años mostraron que las mejores cosechas y el surgimiento de los feedlots han impedido que la gente siga abandonando su lugar de residencia.

 

Con la crisis económica en la mayoría de las poblaciones pampeanas frente a un clima húmedo que mejoró positivamente los márgenes brutos de la agricultura extensiva donde se obtuvieron récords históricos de más de 6,5 millones de toneladas, de la ganadería vacuna de exportación.

 

No todos se van.

 

El último Censo Agrícola junto a los datos del mes de noviembre de Población y Vivienda realizado en el año 2022 (361.859 habitantes) relevó que en un total de 11.200 explotaciones rurales que ocupaban 14,34 millones de hectáreas, con una superficie de aptitud agrícola importante de 2,73 millones de hectáreas, es decir menos del 20% del total del territorio pampeano.

 

El asentamiento de la población agrícola (la que vive habitualmente de las explotaciones agropecuarias) trepó a 61.516 personas (un 17% del total poblacional -361.859 personas-, y un 95% de los residentes en el área rural -16.381 personas que residen en poblaciones de menos de 2.000 habitantes o en el área rural propiamente dicha-).

 

No ocurrió lo mismo con la población agrícola, que si bien continuó disminuyendo, habiéndose reducido en algo más de un 15% entre 1970 y 2023 y en un 11% entre 1991 y 2011, el proceso de reincorporación de personas a la economía rural se siente fuerte cuando las situación del campo mejora si bien es sabido que el campo es un factor de producción demandante de capital y no de empleo.

 

Sin embargo no sucedió igual con los trabajadores permanentes, que entre igual período intercensal analizado, cayó más del 11 por ciento y la mejora relativa del verdadero habitante del campo ha comenzado nuevamente a crecer, a pesar de que su tasa continúa siendo muy baja.

 

Educación rural.

 

Si se analiza la estructura de la PEA por nivel educativo, el 70% de la fuerza de trabajo residente en zonas rurales dispersas cursó hasta Primaria completa o menos. En las localidades urbanas entre 500 y 2.000 habitantes dicha proporción baja sensiblemente al 23%, un tercio de lo que sucede en la zona rural dispersa.

 

En La Pampa la educación rural es una de las modalidades del sistema educativo de los niveles de educación

 

inicial, primaria y secundaria destacados a nivel nacional garantizan el cumplimiento de la escolaridad obligatoria a través de formas adecuadas a las necesidades y particularidades de la población que habita el campo.

 

Ni que hablar del mejoramiento en los niveles secundarios y del innegable aporte a la educación universitaria que hace la UNLPam desde sus facultades de Veterinarias en General Pico, Agronomía y Ciencias Exactas y Naturales, además de haberse extendido a varios lugares en el territorio provincial.

 

En términos de estructura laboral por categoría de ocupación, se destaca como elemento diferenciador de los sectores urbanos, una fuerte presencia de trabajadores no remunerados (17%) y que en su mayoría son mujeres, y trabajadores independientes. Ambas categorías explican más del 50% de la economía de las zonas rurales en La Pampa.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?