Con las manos en la arcilla

Redacción Avances 23/10/2021 - 09.11.hs

Mariela Zanín tiene su emprendimiento de productos y objetos de cerámica. Originalidad y calidad con sello artesanal.

 

“Cuando terminé el colegio ya pensaba en hacer algo relacionado con las manos, con el hacer y producir. Primero estudié peluquería y tiempo después me anoté en el Crear y a partir de ahí tuve un panorama de todo lo que eran las Artes Visuales, y en especial me interesó la cerámica”, detalla Mariela sobre el germen de su vínculo con ese oficio que se transformó en profesión, trabajo y disfrute.

 

“Me fui a Buenos Aires para estudiar Artes Visuales y viví en el Cepeba (Centro de Estudiantes Pampeanos en Buenos Aires) durante un tiempo porque gracias a eso pude ir. En cinco años hice la carrera y en el medio me anoté en Cerámica, porque me di cuenta de que necesitaba ahondar en esa parte y era algo que me gustaba mucho. Hice las dos carreras a la vez y me fui inclinando hacia la cerámica porque me pareció súper interesante, con mucho por investigar y conocer, me fui motivando y cuando volví a Santa Rosa ya estaba decidida a impulsar mi taller”, completa Mariela Zanín, una joven de 29 años que es responsable de ‘La mar en fuego’, un emprendimiento que realiza y vende una gran variedad de productos hechos en cerámica.

 

“Antes de venir participé en algunas ferias en Buenos Aires y cuando me instalé acá ya quería mi taller. En un principio trabajé en el taller de mi papá y fui ahorrando como para comprarme el horno. Así empecé a dar clases y me puse a producir más seriamente, eso fue el inicio”.

 

Mariela recordó que su vuelta a la ciudad se dio en 2017 y que pasó por “un año de transición, trabajando en el taller de mis viejos y después me pude ir acomodando. Tiempo después salió una muestra en la Casa de La Pampa en Buenos Aires y mi idea era dedicarme enteramente a hacer cerámica, pero me parecía algo difícil, lo veía como muy complejo y lejano pero la realidad me fue demostrando que podía”.

 

¿Qué significado tiene el nombre del emprendimiento?

 

“La mar en fuego empezó un como un chiste por eso del dicho ‘y la mar en coche’, pero también recordando el poema ‘La Pampa es un viejo mar’ (de Ricardo Nervi) y además que en parte estuviera expresado la forma en que yo manipulo la arcilla, porque está el fuego y el agua entre medio de la pasta y el proceso de modelado. Busqué que estuvieran esas dos palabras y así quedó La mar en fuego”.

 

Según Mariela, el nombre también hace referencia a que “es el motor de lo que me gusta y el hecho de mantener un fueguito adquiere muchos significados, por eso quedó como algo que me gustó mucho y así se llamó la primera muestra que hice”.

 

La ceramista trabaja sobre varios formatos: “me gusta mucho el torno alfarero, la mitad de la producción la hago con torno en cada pieza y la otra modelado a mano, es decir que es bastante diverso lo que ofrezco. Vendo desde mi taller (WhatsApp 2954 800959) y cada tanto voy a ferias o encuentros fin de año. Cuando arranqué hice mucho las ferias Random y Pasionaria y eso me permitió que me fuera haciendo conocer con mucha gente”.

 

Identidad.

 

Este año Mariela comenzó a trabajar en la Escuela Municipal de Cerámica y, al mismo tiempo, sigue con La mar en fuego, con la oferta de todos los productos que salen de su imaginación y de sus manos. De su trabajo cotidiano.

 

“Mi aspiración es conseguir una identidad marcada y lograr cada vez mejores diseños en cada objeto que creo, me interesa llegar a distintos hogares y formar parte de lo cotidiano, eso es algo que me interesa con este proyecto. También es importante tener una mirada amigable con el medio ambiente incentivando el uso de la de cerámica en lugar del plástico, creo que es algo positivo y que forma parte de un montón de nuevas miradas y prácticas que hacen a nuestro bienestar. Y que son muy necesarias, por supuesto”.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?