En el PJ aseguran que Ziliotto habló con Verna y ya hay otro clima

Redacción 18/11/2021 - 08.00.hs

El gobernador Sergio Ziliotto y el ex mandatario provincial Carlos Verna retomaron el diálogo y el clima interno dentro del partido, enrarecido hasta la elección, pareció disiparse ayer. Las versiones fueron coincidentes de parte de altos dirigentes, cercanos a ambos referentes del justicialismo pampeano. El diálogo entre ambos tuvo un rápido efecto de distensión, que se tradujo en un cese casi inmediato de las operaciones que desde sectores interesados se habían mostrado muy activos en la previa y aún en los días inmediatamente posteriores a la elección del último domingo.

 

Rápidamente, aún cuando los ardores de la batalla de las últimas semanas y el resultado del domingo 14 aún están "en carne viva", el gobernador no perdió el tiempo y empezó una ronda de diálogo con los sectores internos, acaso enfriado ayer por la decisión de viajar al acto central por el Día de la Militancia.

 

Los primeros en pasar por Casa de Gobierno, a media mañana del martes, fueron seis intendentes, que escucharon lo que Ziliotto tenía para decir, pero también dejaron oír sus voces, todas en reclamo de una pronta recomposición de la armonía interna que llevó a cada uno a la victoria en 2019 y que ahora ven peligrar por la escalada del internismo.

 

La cuidadosa convocatoria a seis jefes de municipios tiene que ver con la cautela que el principal gobernante quiere mantener, con el objetivo de evitar malas lecturas. Prefiere un diálogo más personalizado, donde haya espacio para todas las voces, por lo que afirman que paulatinamente todos estarán frente al gobernador para escuchar y decir lo suyo.

 

El martes, el grupo de los seis visitantes que conversaron con Ziliotto y el secretario de Asuntos Municipales, Rogelio Schanton, y compartieron el café fueron ganadores del domingo y también hubo un par que mordió el polvo de la derrota. Vernistas y de los otros.

 

Sin embargo, el pedido firme y unánime al gobernador fue que lo más rápidamente posible tratara de recomponer la relación con el barbado líder de la Plural, lo que finalmente se cumplió en las últimas horas.

 

"Tenemos que seguir gobernando, ahora con el 23 a la vista y con la necesidad de defender cada uno nuestra gestión y nuestro territorio", resumieron.

 

Las indiscretas paredes del segundo piso de Casa de Gobierno oyeron también algunos cuestionamientos hacia algunos sectores del Ejecutivo, quejas concretas sobre tal o cual funcionario. Reclamaron que, al menos, atiendan el teléfono.

 

Entre los mismos convocados visitantes hubo también mea culpa. "Es verdad, me di cuenta de que me he alejado algo de la gente", admitió uno de los que ni en septiembre ni el 14 pudo parar la debacle en su pueblo.

 

Coincidencias.

 

En lo que sí hubo coincidencias, es en que los intendentes trajeron como un mensaje tranquilizador. "La gente, en general incluidos muchos compañeros, nos han dejado en claro que están muy conformes con la gestión del gobierno provincial y la nuestra, pero no se bancan más a ciertos sectores del gobierno nacional", dijo uno de ellos. "Eso es así, pero si seguimos con las internas lo podemos poner en peligro", definió otro.

 

La lectura que hacen no difiere de lo que piensan en Casa de Gobierno. Aún cuando por lo bajo reconocen que pudo haber sido un error no tener candidatos del Norte y haber planteado la elección como un plebiscito a la gestión.

 

Sergio Ziliotto, que como nadie sabe que no todos pusieron el mismo esfuerzo, pidió reflexión y, lo más importante, admitió que las tensiones están aún presentes.

 

El encuentro, el primero de lo que parece será una zaga, es para el oficialismo un buen síntoma respecto de una lectura correcta de los mensajes que las urnas emitieron. Y parte de la agenda del gobernador, que tiene por delante la toma de decisión sobre el reemplazo de dos ministros estratégicos en su plan de gobierno.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?