Miércoles 22 de mayo 2024

Joven consiguió turno médico

Redacción 28/03/2023 - 11.53.hs

Brian Ezequiel Cabral se encuentra en situación de calle. Tiene 27 años pero no puede caminar y mucho menos trabajar. Reside en una vivienda muy precaria, sin baño ni cocina, levantada con madera y lonas en El Salitral. Hasta hace dos años y medio trabajaba y hacía vida normal, pero el 14 de septiembre de 2020, cuando volvía de realizar labor comunitaria en la municipalidad, un conductor que no respetó la prioridad de paso lo embistió en la esquina de Chile y Autonomista.

 

Por el choque sufrió la fractura del fémur y tuvo que ser intervenido quirúrgicamente para colocarle un clavo intramedular gama 3. Pero resultó una mala praxis y jamás pudo recuperarse. Ayer, luego de de reclamar por una derivación a Buenos Aires, desde Salud Pública le comunicaron que tiene un turno reservado en la Fundación Favaloro.

 

Cabral padece una pseudoartrosis inveterada y su prótesis corre serio riesgo de fatiga. Sufre dolores tremendos y continuos, para los que le indican medicación cada vez que asiste a controles, pero su estómago ya no resiste y evacúa sangre por la cantidad de pastillas que consume.

 

Aunque sigue realizando ejercicios de rehabilitación, solo la derivación a Buenos Aires podría evitar que quede lisiado. Durante todo este tiempo, Brian nunca quiso molestar con reclamos ni presentar denuncias, a pesar del abandono en el que se sintió todo este tiempo. No tiene para comer y sobrevive gracias al cirujeo y la solidaridad de vecinos y amigos.

 

Rehabilitación.

 

LA ARENA lo visitó en el lugar donde vive en la calle Duval, donde contó su triste y amarga historia, apoyado en un bastón improvisado con un pedazo de caño. "Después del choque fui atendido en el hospital Lucio Molas, pero por falta de una herramienta me trasladaron a General Pico y me operaron en el hospital Centeno. Cuando regresé me tuvieron dos semanas internado, estuve otro mes en cama y después inicié la rehabilitación, convencido de que volvería a caminar muy pronto porque me decían que la recuperación demandaría cuatro o cinco meses", explicó.

 

El tiempo pasó y no hubo mejoría. "Estuve más de un año haciendo rehabilitación y expresándole mi disconformidad al traumatólogo. Me intervinieron otras dos veces, la primera por una infección y la segunda para darme alguna movilidad. Pasé por silla de ruedas, andador, muletas y ahora bastón", dijo.

 

Luego lo vio el médico Roberto Mugnaini en la Clínica Faerac de Santa Rosa. El profesional le explicó que podría operarlo, pero le quitaría cinco centímetros de hueso y quedaría incapacitado para siempre. "La única solución es un traslado a Buenos Aires, donde hay banco de huesos", explicó Brian.

 

Lisiado.

 

"Por esta mala praxis estoy sin trabajo, no tengo casa y dependo de los que me rodean. Esta choza precaria se llueve y ahora viene el frío. Cuando me chocaron tenía 25 años, trabajaba y me sostenía. En julio voy a cumplir 28. Soy joven, pero el tiempo sigue pasando y no quiero quedar lisiado", expresó.

 

Al momento del choque, Cabral trabajaba de albañil y hacía tareas comunitarias en Espacios Verdes del municipio. De allí había salido cuando lo chocaron.

 

A Brian le vendrían bien un par de muletas, para desplazarse mejor, pero solo tiene un bastón improvisado. "Aunque tengo familiares,me encuentro completamente solo y esta casita la armaron unos amigos. Cuando puedo cirujeo y si no fuera por algún comedor y personas solidarias que me acercan comida, no sobreviviría".

 

Desde hace seis meses, las radiografías evidencian el deterioro de su pierna. En ellas se observa claramente que la prótesis fue atada con alambres a un perno, pero los alambres se cortaron y la parte inferior del fémur se ha desplazado. "El doctor Mugnaini me prohibió hacer fuerza porque, si se fatiga, el hierro se va a quebrar y tendrían que operarme de urgencia. No puedo caminar más de dos cuadras y del hospital me vienen a buscar para hacer la rehabilitación, aunque el kinesiólogo me aclaró que solo es para mantener alguna movilidad", dijo con la voz quebrada por la impotencia.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?