Les robaron por cuarta vez

Redacción 22/11/2021 - 13.51.hs

Les robaron cuatro veces, les vandalizaron el salón en plena pandemia pero se pusieron de pie y ahora se dedican a ponerlo en condiciones. "No tenemos rencor ni resentimiento y si quienes robaron los botines desean acercarse al club, son bienvenidos", sostuvo el profesor de rugby, Leandro Iviglia, del Calfucurá Rubgy.

 

El club Calfucurá Rugby es una asociación civil, sin fines de lucro, ubicado en cercanías de "El Molino" de la calle 1º de Mayo y Stieben. En el predio agrupan a niños, niñas y adolescentes de los barrios Almafuerte y Malvinas Argentinas en distintas actividades, una de ellas es rugby para dos categorías. Ya les entraron al salón cuatro veces para robar, pero en el último ilícito, días atrás, se llevaron los botines que fueron donados y que tenían preparados para participar de un encuentro patagónico en Río Colorado, este fin de semana largo.

 

Iviglia contó a LA ARENA que "para el cumpleaños de uno de los chicos más grandes, el viernes de la otra semana se juntaron a comer unos choripanes en el quincho y se retiraron a las 0:30. El sábado por la mañana, uno de los padres vino a colocar los artefactos del baño, que habían sido donados porque los que teníamos antes fueron robados en una de las veces que nos entraron en la pandemia. Se dio cuenta que habían hecho un boquete en la pared, exactamente en el mismo lugar por donde ya habían entrado antes", indicó. Explicó que, para hacer el agujero contra la parrilla del quincho, utilizaron una viga de cemento, de las que se encuentran acopiadas en el predio.

 

Botines caros.

 

"Nos robaron una caja con los botines que teníamos listos para los chicos que participan de un encuentro patagónico de Rugby Desarrollo en Río Colorado. En total eran 18 pares que ya habían sido arreglados y acondicionados luego de haber sido donados por otros clubes locales. Los botines son caros, y en su gran mayoría los obtenemos por donación, los arreglamos, los pegamos y mandamos al zapatero para ponerlos en condiciones", resaltó Iviglia.

 

Agregó también que "se llevaron cuatro pelotas de entrenamiento y algún otro elemento deportivo" y destacó que esta vez "no hicieron destrozos ni robaron comida ni vajilla", como les sucedió en otras oportunidades.

 

Desde el club realizaron la denuncia en la Seccional Segunda, y en ese sentido agradeció al comisario Diego Rolando por "la excelente atención y trato", aunque añadió que es un tema "que también los excede a ellos".

 

"Nuestro mensaje es que no tenemos rencor ni resentimiento y, si quienes robaron los botines desean acercarse al club, son bienvenidos y si necesitan algo o tienen algún problema y podemos ayudarlos que nos digan, porque el club es de todo el barrio", subrayó.

 

Actividades varias.

 

Iviglia contó que antes de la pandemia entrenaban muchos jóvenes, pero recién desde hace dos meses reiniciaron la actividad y no han regresado todos. Hay unos 30 chicos practicando rugby en dos categorías: una infantil de 6 a 12 años, que no es competitivo, y otra de 12 a 14 años. "Ahora estamos conformando equipos con todos los nenes juntos, ante la imposibilidad de hacer dos equipos completos", indicó.

 

A su vez, los martes y jueves se dictaba apoyo escolar con docentes que se ofrecen para colaborar, y se daba la merienda, pero lamentablemente esa actividad está suspendida porque se están dedicando a arreglar el salón y ponerlo en condiciones porque fue vandalizado y se robaron las sillas. "Si bien se realizaron muchas reparaciones, aún siguen rotas las aberturas y además se llevaron hasta el pizarrón", agregó. Es por eso que los voluntarios se encuentran en el predio solo los días martes y viernes de 17:30 a 19.

 

Contrarreloj.

 

Leandro aclaró que no es jugador de rugby, solo practica básquet. "Es una tarea social que siempre hice. Este es un club de puertas abiertas y la Comisión Directiva me invitó a formar parte del proyecto hace cuatro años. Me encantan los valores del rugby y lo que tratamos es de priorizar los contenidos formativos y transmitir esos valores", argumentó. En ese sentido, destacó que el deporte en el club "es una excusa, un vehículo para proyectar los valores del rugby, que son transversales a muchos deportes, y para reforzar la pata escolar, que es fundamental".

 

"Tenemos un buen vínculo con los colegios del barrio Zona Norte, y también hemos establecido vínculos con Santa Rosa Rugby y Estudiantes. Con un grupo de mamás que siempre nos están ayudando, hicimos una cruzada contrarreloj para conseguir nuevos botines, pero seguimos aceptando donaciones de botines, leche y ropa", completó Iviglia.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?