Jueves 18 de abril 2024

"Los pobladores añoran el río"

Redacción 03/02/2023 - 08.40.hs

Una de las consecuencias más nefastas del despojo de los ríos interprovinciales ha sido el éxodo de población, que Edgar Morisoli llamó "la diáspora saladina". El segundo día de la travesía hídrica que la Fundación Chadileuvú realiza por el oeste pampeano permitió comprobar que ese fenómeno no ha cesado y continúa vigente, estimulado por el cese de escurrimiento del Chadileuvú y la consecuente salinización de los pozos de agua cercanos, que se han tornado no aptos ni para el ganado.

 

El miércoles, durante la segunda jornada del viaje, la delegación fue acompañada por Luis Nieto y José Galván, ex intendentes de La Reforma y Limay Mahuida. Las primeras paradas fueron el puesto La Cautiva con el antiguo cementerio enclavado en sus cercanías, y un puesto que perteneció a la familia Mendoza pero está abandonado desde hace casi una década.

 

La imagen de enseres cotidianos dejados por una familia que debió alejarse de un día para otro, transmitió una fuerte sensación de tristeza y angustia a los visitantes. El rostro más cruel de esa cotidianeidad herida de muerte fueron los dibujos infantiles que permanecen, colgados sobre una pared, y bicicletas esperando que alguien repare sus pinchaduras. Una yunta de jotes instalada sobre el techo sumó aún más desazón al cuadro de abandono.

 

También otros puestos ubicados al oeste de la ruta provincial 19, no muy lejos del Gran Salitral, han corrido la misma suerte son un duro reflejo de la tragedia ambiental que derivó, y sigue derivando, en una fuerte crisis social. La misma sensación de angustia provoca el puente sobre la ruta 19. De aquella bravía corriente del río Salado-Chadileuvú solo quedan algunas rocas amontonadas en el lecho y charcos aislados donde ya no sobrevive forma de vida alguna.

 

"Añoramos el río".

 

Al llegar a Limay Mahuida, el equipo de la Fuchad fue recibido por el secretario tesorero comunal Rodrigo Gutiérrez, un joven funcionario que en distendida charla ofreció detalle de la situación que atraviesan la localidad y su zona de influencia. Gutiérrez afirmó que la desaparición del río impactó en la calidad de agua en la zona, ya de por sí con alto tenor salino, y la tornó inepta hasta para el ganado.

 

"Dependemos directamente del acueducto" sostuvo, en referencia al ramal del acueducto Puelén-Chacharramendi que nace en La Reforma y que ya resulta insuficiente para satisfacer la demanda lugareña. "La gente añora el regreso del río y no pierde la esperanza de que algún día vuelva a correr", agregó.

 

Otro vecino de Limay Mahuida, José Galván, acompañó a la delegación hasta el campo que su familia posee al oeste de la localidad, y que cuando corría el río era un pujante establecimiento ganadero.

 

"Hemos hecho toda una cultura de las perforaciones para buscar agua, pero no hemos tenido éxito, en todos los casos resulta muy amarga y ni la hacienda puede tomarla" contó, mientras señalaba algunos de los jagüeles y molinos excavados allí.

 

Todo es abandono.

 

La parada siguiente fue la Laguna de Galván, ubicada muy cerca de la casa abandonada. El vecino recordó que antes que el río se cortara definitivamente era un punto de gran interés turístico y una fuente de ingresos para la localidad, por cuanto allí se pescaban unos pejerreyes de excelente calidad. "Ver abandonada la casa donde nací y crecí, y la laguna seca, que antes albergaba pescadores que venían de toda la provincia y hasta de provincias vecinas, me produce una angustia enorme y mucha tristeza", confesó.

 

La jornada finalizó en el Puente de los Carros, un sitio de fuerte contenido histórico porque en tiempos antiguos era uno de los pocos lugares seguros para cruzar el poderoso cauce del Chadileuvú, que alguna vez corrió brioso por el lugar, formando bañados a diestra y siniestra.

 

La recorrida continuaba ayer por las rutas provinciales 26 y 23, ubicadas mayormente en el departamento Curacó, una de las zonas más áridas y con menor densidad poblacional de La Pampa y del país. La delegación está conformada por Enrique "Quique" Tomás, Ezequiel Golberg, Roberto Travaíni y Fernando Tourn, miembros de la Fuchad; Elsa Díaz, de las Asambleas por el Agua Pura de Mendoza, y María Laura Langhoff, docente y doctora en Geografía.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?