Jueves 23 de junio 2022

Maldonado se suma al reclamo

Redacción 20/05/2022 - 00.59.hs

Un ex dirigente del SOEM (Sindicado de Obreros y Empleados Municipales), -al momento de producirse el golpe de 1976-, Miguel Ángel Maldonado, expresó su desilusión ante informaciones que brindaba Julio Braile, quien en aquel momento también era dirigente sindical. Precisamente este, prescindido en aquel mismo marzo de 1976, viene haciendo gestiones -por ahora infructuosas- para que un grupo que se estima entre 400 y 500 personas de nuestra provincia, reciban más que un reconocimiento simbólico por la situación que les tocó atravesar.

 

Los prescindidos de aquella época, dependientes de organismos oficiales -municipalidades, Casa de Gobierno, Universidad Nacional de La Pampa, Poder Judicial, y otras reparticiones del Estado-, se organizaron para formular el reclamo solicitando una reparación económica.

 

"Se van muriendo".

 

El mismo Julio Braile había manifestado que el pasado 24 de marzo -al cumplirse un año más de la fatídica fecha en que el Proceso llegó al poder-, era una buena oportunidad para tener una respuesta de las autoridades provinciales. Y también había advertido "con gran tristeza" que "se nos están muriendo compañeros de aquel momento, y la clase política en su conjunto no ha sabido o no ha querido, subsanar la situación". En ese sentido mencionó que "por ejemplo en el Ente Provincial del Río Colorado prescindieron con el Golpe de estado del 24 de marzo del '76 a 83 trabajadores que se desempeñaban en 25 de Mayo. Hoy solamente sobreviven 31 personas", aseguró.

 

Maldonado decepcionado.

 

Después de eso Miguel Ángel Maldonado, que hoy reside fuera de la provincia, llegó a Santa Rosa para sumar su voz y con la idea que la cuestión fuera considerada en el reciente Parlamento Patagónico, pero esto no sucedió. El tema no fue abordado en este cónclave que reunía a diputadas y diputados del sur provincial.

 

Eso pese a que oportunamente hubo una recomendación del mismo Parlamento Patagónico -en una edición de hace algunos años- que abogaba por los derechos de los trabajadores prescindidos. "En Neuquén y Río Negro sí recibieron una compensación económica", dijeron los ex dirigentes sindicales.

 

Gran decepción.

 

Tanto Maldonado como Braile mostraron su decepción por no ser considerado el reclamo, y porque los prescindidos solamente fueron reconocidos mediante un decreto del Gobierno provincial que ordena "limpiar sus legajos". No obstante eso no satisfizo, porque "perdimos nuestros empleos, durante mucho tiempo no pudimos trabajar en ningún lado, y obviamente tampoco tuvimos oportunidad de hacer una carrera administrativa porque eso nos lo fue impedido", alegaron.

 

"No puedo concebir que los gobernantes no escuchen sobre la situación de tantos pampeanos. Aquellas de Río Negro y Neuquén fueron decisiones políticas tomadas a favor de la democracia, la justicia social, la educación y el trabajo", sostuvo.

 

Aquellas luchas.

 

Amplió Maldonado recordando las luchas en que participaron y que luego les costarían sus puestos de trabajo. "Salimos a manifestarnos pidiendo por la Universidad Nacional; los conflictos de ATE y Choferes de Colectivos fueron decisión de las asambleas de compañeros trabajadores; igual que el repudio a la visita del general (Alejandro Agustín) Lanusse quien era presidente de facto; y los reclamos por el río Atuel. Todo eso fue espontáneo, y la bomba al diario La Arena y a ATE fueron avisos de lo que vendría... los que tuvimos que soportar cárcel, vejaciones y desempleo lo hicimos en la creencia que con verdaderos gobiernos democráticos se superaba el dolor".

 

Y reflexionó: "¡Cuantos años pasaron! Cómo no va a dar bronca que todavía tengamos que seguir con el reclamo y no se nos escuche. Pedimos que los diputados provinciales, intendentes, el gobernador, no releguen al pueblo de más de 400 familias que aún esperan. Si no fuera por ellos ustedes no estarían ejerciendo la política", afirmó.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?