Lunes 16 de mayo 2022

Piden por garitas y reubicación de las paradas de colectivos

Redacción 16/01/2022 - 00.01.hs

En medio de la ola de calor que viene azotando a la provincia en los últimos días, con temperaturas por encima de los 40ºC, una queja recurrente de vecinos que tienen que viajar en la línea Santa Rosa-Toay es la falta de resguardo para esperar la llegada del colectivo. Desde hace tiempo que no renuevan las garitas, y tener que esperar el colectivo en horarios de la siesta se vuelve una actividad insalubre.

 

La falta de garitas no es la única preocupación de los vecinos que utilizan el servicio de transporte público que une a las dos localidades, sino también la ubicación de las paradas, en su mayoría saliendo de las rotondas, lo que las vuelve muy peligrosas.

 

Sin ir más lejos, el 30 de noviembre pasado al mediodía, un Fiat Siena que transitaba por la avenida Perón (en dirección Toay-Santa Rosa), se despistó al salir de la rotonda y embistió una garita en la que descansaba una perra, que perdió la vida producto del siniestro. El propietario del animal le dijo en ese momento a un cronista de LA ARENA que "la perrita siempre acompaña a mi hijo a tomar el colectivo, y suele quedarse ahí. Es un milagro que no hayan sido peores las consecuencias porque siempre hay gente sentada en la garita, mis hijos por ejemplo siempre esperan el colectivo sentados en ese lugar".

 

Asimismo, señaló que "en ese lugar están muy mal ubicadas, las garitas no pueden estar saliendo de la curva, porque es muy peligroso, y ya han habido accidentes muy graves, por la mala ubicación de las paradas. El Estado debería prevenir estas cuestiones", señaló.

 

En ese momento, los dos ocupantes del vehículo debieron ser atendidos en el lugar por personal del Servicio de Emergencias Médicas (SEM), e incluso uno de ellos debió ser trasladado a un centro asistencial. Un testigo del hecho explicó que el vehículo circulaba "claramente en exceso de velocidad". Cabe recordar que la velocidad máxima permitida a lo largo de toda la Avenida Perón es de 60 kilómetros por hora, y de 40 kilómetros por hora en las rotondas.

 

Reubicación.

 

Vecinos del barrio Villa Ángela tuvieron un contacto con representantes de la Fundación Estrellas Amarillas, para solicitar en conjunto a las dos intendencias una reubicación de las garitas. "No pueden estar a la salida de la rotonda, es sumamente peligroso en el caso de que un conductor pierda el control del vehículo, sea por el motivo que sea. Y el peligro es para los ocupantes del vehículo, y mucho mayor aún para las personas que estén esperando", señaló uno de los vecinos que participó de esa reunión.

 

Y agregó que "deberían hacer un análisis minucioso con alguien entendido en el tema, un especialista en la materia. No sabemos si se tienen que instalar las paradas en las colectoras, más lejos de las rotondas, o dónde, pero algún estudio deberían hacer para que esto se solucione".

 

Accidentes habituales.

 

Es habitual que se den este tipo de impactos contra garitas, columnas de alumbrado o árboles en la Avenida Perón, y en la mayoría de los casos se producen por exceso de velocidad. Además del peligro para las vidas humanas, esta situación genera grandes gastos.

 

Hace un año, cuando luego de largos debates se unificaron las velocidades máximas y prioridades de paso en las rotondas en las dos jurisdicciones, las autoridades hicieron hincapié en la importancia de la arteria y el alto grado de circulación que tiene. En aquel momento, el intendente Luciano di Nápoli remarcó que por la Avenida Perón "circulan 18.000 autos diarios".

 

Además de lo peligroso de estas colisiones, la reposición de las garitas y columnas luego de los siniestros se convierte en un problema, con elevados costos materiales. Desde la CPE confirmaron hace un tiempo que en el caso de las columnas de alumbrado público, las compañías aseguradoras de los vehículos deben hacerse cargo de la reposición y colocación. El presidente de la CPE, Alfredo Carrascal, recordó que "desde hace un tiempo la cooperativa acciona contra la aseguradora del automovilista. Se les cobra la columna y la tarea para reemplazarla, y hasta ahora vienen cumpliendo".

 

El propio municipio.

 

En el caso de las garitas, el director de Servicios Públicos y Transporte de Santa Rosa, Juan Manuel Funes, dijo que "por lo general la reposición de la garita en un siniestro corre por cuenta del propio municipio, porque es muy difícil que el seguro lo pague, o que el mismo conductor se haga cargo".

 

No obstante, el funcionario municipal adelantó que se encuentra en evaluación un proyecto de instalación de garitas en las paradas de colectivo para toda la ciudad, incluida la Avenida Perón, en el sector que corresponde a Santa Rosa. "Actualmente se está trabajando en el proyecto, porque es un costo muy grande", advirtió, aunque dejó en claro que se trata de un objetivo de la actual gestión municipal.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?