Jueves 30 de junio 2022

Rigutto fue internado en el Molas

Redacción 24/06/2022 - 12.18.hs

El médico cirujano Jorge Rigutto se encontraba este jueves a la noche internado en observación en el hospital Lucio Molas de Santa Rosa. El profesional está detenido desde hace poco más de 100 días acusado de abuso sexual con acceso carnal. La Justicia le impuso el encierro en la etapa de investigación de la causa, al menos, hasta el 7 de julio próximo.

 

De acuerdo a la información brindada a este diario por el abogado Omar Gebruers, que ejerce su defensa, Rigutto ha sufrido un deterioro en su estado anímico y de salud a partir de su prolongada detención. Además, la defensa sostiene que la única prueba que hay en contra del médico es el informe de la psicóloga de parte de la querella que asegura que la denunciante sufre estrés postraumático producto del abuso sexual sufrido.

 

A esto, la defensa contrapuso otro informe de parte, elaborado por el reconocido psiquiatra forense Mariano Castex, quien aseguró que no se puede endilgar el estrés postraumático al supuesto abuso sexual, dado que la denunciante padece una enfermedad, fibromialgia, que provoca un estrés postraumático de idénticas características.

 

Audiencia.

 

La defensa de Rigutto había solicitado una audiencia de reexamen para el miércoles 15 de junio donde iba a pedir que se deje sin efecto la prisión preventiva. En ella informaron que la psicóloga que lo trata desde marzo diagnosticó que estaba deprimido profundamente por la detención inesperada que había afectado su ritmo de vida y que si no se lo sacaba de prisión ese estado iba terminar empeorando.

 

Un segundo certificado, realizado posteriormente al primero, indicó que el cuadro había empeorado y que corría riesgo serio su integridad psicológica. La Justicia desestimó aquel pedido de cesar la preventiva y determinó que la situación continuara igual, con el médico preso, al menos, hasta el 7 de julio.

 

El jueves 16, siempre de acuerdo a la defensa, Rigutto sufrió un pico de presión, se descompensó y le certificaron un ACV. Luego de realizarle estudios, determinaron su internación en el hospital de Winifreda, desde donde lo enviaron al hospital Molas de esta ciudad y de ahí al Instituto Polymedic. Un diagnóstico posterior determinó que había sufrido un ACV isquémico por crisis hipertensivas y diabetes descompensada.

 

Alta y reinternación.

 

El martes de esta semana, Rigutto recibió el alta y regresó a su lugar de detención, la comisaría de una localidad. Para entonces, la defensa había vuelto a solicitar para el miércoles 22 una audiencia de reexamen para pedir que lo liberaran o en su defecto le permitieran cursar la prisión preventiva en su casa.

 

Por pedido de la fiscalía, que pidió que lo vieran los médicos del cuerpo forense, la audiencia se postergó un día y se realizó ayer al mediodía. Gebruers sostuvo que al informe que había rubricado una médica del cuerpo forense, sorpresivamente, se añadió uno más de otro integrante del cuerpo, Juan Carlos Toulouse, en el que aseguraba que la afección de salud de Rigutto no era impedimento para que continuara detenido.

 

"Lo externaron el martes y el miércoles lo tuvieron que internar a las 14 en Winifreda porque tenía 24/12 de presión, se la bajaron, lo reincorporaron a la comisaría y a las dos horas lo tuvieron que llevar de nuevo con la misma presión arterial, entonces lo derivaron al Molas y hoy se encuentra en el Molas en observación", dijo Gebruers.

 

Integridad.

 

El abogado defensor aseguró que hacía responsable a la Justicia provincial por cualquier agravamiento en el cuadro de salud de su defendido. Pero fue más allá y aseguró que Toulouse hizo el informe pericial sin haber visitado a Rigutto en Polymedic. "Nunca estuvo en el Polymedic, no lo entrevistó a Rigutto y no estuvo en el edificio. No figura en los registros de ingreso del nosocomio, ni de salida. Nadie registró el paso de Toulouse por el Polymedic. Entendemos que esto es grave, que hay una intención de provocarle un daño mayor al que le están provocando, que lo que quieren es provocarle el mayor sufrimiento posible y que lo están logrando porque lleva 105 días preso por un delito que no está acreditado que haya cometido", dijo el defensor.

 

"Hay severas irregularidades en este expediente y en otros más y en estas condiciones y con estas prácticas del Poder Judicial es inviable la vida democrática adentro de la provincia. Es necesaria una reforma judicial para los tribunales de La Pampa", añadió.

 

"Pequeño derrame".

 

Este diario consultó ayer a fuentes judiciales respecto a las graves acusaciones de Gebruers. Desde allí aseguraron que el forense Toulouse sí fue al Instituto Polymedic y que allí constató que el detenido sufrió un "pequeño derrame transitorio que le causó algunos problemas" pero no un ACV. Sostuvieron además que cursa la angustia y depresión normales por el encierro, situación por la cual se recomendó tratamiento psicológico.

 

Añadieron además que la profesional que lo atiende recomendó, acorde a su cuadro, que se hagan estudios, los cuales se hicieron en el Molas y el Polymedic y que el control del tratamiento está en condición de seguirse a través de consultorios médicos. Por lo tanto, se resolvió devolverlo al lugar de detención y trasladarlo cuando sea necesario para asistir a las consultas médicas.

 

Explicaron que la intervención de los forenses se dispuso a pedido del fiscal de la causa para corroborar la veracidad de los informes médicos presentados por la defensa de Rigutto. En ese sentido, aseguraron que la propia médica del detenido dijo que el cuadro podía tratarse en forma domiciliaria o por consultorio. Respecto al informe puntual de Toulouse aseguraron que surgió por un pedido del juez de la causa, Daniel Ralli.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?