Sabado 28 de enero 2023

Una fiesta en verde colmada de gente

Redacción 24/10/2022 - 09.02.hs

Plantas aromáticas, hortícolas, cítricas, forestales, cactus, suculentas, de interior, exterior, las especies eran variadas, de distintos tamaños y colores. También había macetas para elegir, de plástico, terracota, cerámica, de madera, algunas decoradas y otras por decorar. Para todos los gustos y necesidades.

 

Pasaron dos años hasta que regresó la Expo Vivero al Jardín Botánico Provincial de Toay. Pero la suspensión no fue por gusto, fue nada más ni nada menos que por la pandemia Covid-19. Hay que destacar que la cuarentena, el pasar meses encerrado potenció el interés por instalar huertas orgánicas familiares, la cual permite que se puedan armar en un patio grande o en un departamento chico. Más allá del tamaño, lo que importa es el significado de comer alimentos orgánicos cosechados en el hogar.

 

Ese fue uno de los motivos por el cual más de veinte mil personas se acercaron el fin de semana a la Expo Vivero. Los visitantes y las visitantes recorrieron cada uno de los 70 puestos que llegaron de toda la provincia y se ubicaron en el predio. Muchos ya conocían las especies que se ofrecían y su mantenimiento, pero otros se acercaron a los vendedores para ser asesorados. Una vez que concretaban la compra, se los podía observar saliendo del Jardín Botánico con una o dos bolsas, o hasta con una carretilla cargando las plantas, la tierra orgánica y las masetas.

 

Mucha venta.

 

Cabe destacar la enorme inversión que realizaron las y los viveristas que expusieron porque el clima suele jugar una mala pasada. Pero eso no sucedió este fin de semana; si bien los días estuvieron frescos, la temperatura acompañó para disfrutar de una tarde agradable. Quienes ofrecieron sus plantas llegaron, en su mayoría, desde Santa Rosa y Toay. Tal es el caso del "Vivero María Rosa. Encanto Verde" de Toay, atendido por María Rosa y su familia.

 

En diálogo con LA ARENA, la mujer contó que el emprendimiento arrancó hace cinco años y, desde ese momento, siempre participan de la Expo y las ferias de artesanos que se desarrollan en la localidad. "Siempre vendemos todo", se alegró y explicó que ofrece "plantas aromáticas, de interior, cactus, suculentas" para "quienes se quieren hacer su quinta y también plantas de jardín". Resaltó que algunas son de producción propia y otras se reventa. "Tratamos de invertir para la exposición", indicó.

 

Daniela, de "Verde Lechuza", también presentó su stand y a la mitad del sábado ya habían vendido casi todo. Desde hace 20 años se especializan en plantines para huerta, como por ejemplo muchas variedades de tomates, de zapallo, morrones, berenjena y mucho más. "Trajimos dos mil plantines y para la tarde del sábado ya nos habían quedado solo 100", expresó la emprendedora.

 

Destacó que, en su mayoría, las personas que les compraron "ya tenían el hábito de la huerta, pero también hay muchos que desde la pandemia comenzaron a hacer huerta porque por el tiempo que estuvimos encerrados y no sabíamos que hacer, muchos agarraron el hábito de la huerta y ahora vienen a buscar más plantines".

 

Es por ello que algunos solo se llevaron un plantín "para experimentar" y otros de a diez. "Teníamos promociones y la gente la aprovechó", señaló y destacó la característica que tienen sus plantines y por eso son elegidos por las personas: "Hace 20 años que hacemos huerta, en su mayoría las semillas son nuestras, tienen una adaptación al clima y al suelo pampeano. En julio empezamos con los almácigos y para esta época están re grandes los plantines, en diciembre ya están comiendo los tomates. Vienen adaptados hace 20 años y siempre volvemos a juntar las semillas, ya pasaron por helada, viento, sequía, están re curtidos".

 

Ambitos educativos.

 

La Escuela Agrotécnica de Santa Rosa también tuvo su stand en la Expo Vivero, atendido por estudiantes. "Vendemos flores de distintas especies, plantas hortícolas como tomate, albahaca, ajo, morrón", explicó Aron quien hizo hincapié en que la producción es llevada adelante por "los chicos del ciclo básico que son de primero, segundo y tercero y acá con los chicos de cuarto, acompañados por chicos de séptimo y profesores, las vendemos".

 

Aseguró que "está buena" la experiencia porque "aprendés y se socializa mucho con la gente ya que pasan, nos consultan y les explicamos cómo plantarlos". El primer día de exposición vendieron "muchas plantas hortícolas, después se empezaron a llevar las flores aromáticas como tomillo, lobelias y petunias que son las más conocidas". El espacio tenía como distinción la venta de "lombricompuesto para fertilizar plantas con lombrices californianas, macetas orgánicas y bolsas de tierra".

 

El Centro Educativo de Formación Laboral Integrada (Cefli) que trabaja con personas en situación de discapacidad desde los 14 años, ubicaron su stand y ofrecieron "cactus, suculentas y otras variedades" que produjeron en el taller de Huerta, a cargo de Alejandrina. Pero también participó el taller de Artesanías y Artes Visuales porque vendieron masetas decoradas. "Lo que más se llevaron fueron las suculentas", explicó Alejandrina, quien indicó que "entregamos un papel con el nombre de la planta y cómo cuidarla".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?