Domingo 14 de agosto 2022

Aborto Ilegal

Redacción 28/06/2022 - 10.00.hs

Entre manotazos que se llevan consigo conquistas históricas, las calles estadounidenses y del mundo revivieron los pañuelazos argentinos de 2018 y 2020.

 

VICTORIA SANTESTEBAN *

 

La histórica sentencia Roe vs. Wade que reconoció en Estados Unidos el derecho al aborto en 1973 fue revocada por su Corte Suprema el pasado viernes. De esta forma, el derecho a la interrupción legal del embarazo que desde entonces se erigía como derecho constitucional, fue expresamente derogado por el máximo tribunal estadounidense. El nuevo decisorio tras revertir el precedente devuelve a los Estados la posibilidad de prohibir o permitir el aborto.

 

La avanzada antiderechos -que arremete especialmente contra agendas feministas y del colectivo LGTBIQ+- consiguió el jueves un decisorio del Supremo que reafirma el derecho a portar armas y el viernes la posibilidad de que el aborto quede prohibido a nivel estatal y federal.

 

El precedente Roe vs. Wade de 1973 hasta el viernes pasado garantizaba en Estados Unidos el derecho al aborto a nivel federal. A su vez, el caso "Planned Parenthood vs Casey" de 1992 reafirmaba esta protección pero permitía a los Estados la regulación del derecho. Por casi cincuenta años, entonces, el derecho a la interrupción legal del embarazo estaba contenido bajo la protección de la 14va enmienda de la Constitución estadounidense, esto es, el derecho a la privacidad.

 

En este marco, la Corte había entendido que la Constitución protegía la libertad de las mujeres embarazadas de elegir si deseaban interrumpir sus embarazos, sin injerencias del gobierno. Pero los palos en la rueda durante casi medio siglo de aborto legal como derecho federal lograron su expresión máxima con el decisorio "Dobbs vs. Organización de Salud Femenina Jackson" que retrocede en materia de derechos de las mujeres. Y si bien en algunos Estados -California, Nueva York, entre otros- han sancionado leyes en consecuencia de Roe, garantizando legislativamente el derecho, existen otros Estados -entre ellos, Texas, Oklahoma - que han insistido históricamente en restringirlo.

 

La anulación de Roe vs. Wade retrocede en el tiempo y permite la resurrección de prohibiciones previas a 1973 a la vez que habilita nuevas y se vaticina que 26 Estados -sobre todo del sur y medio oeste- prohibirán en su totalidad el derecho a la interrupción legal del embarazo.

 

Aborto.

 

En la reversionada interpretación conservadora de la Constitución dada por el fallo que revoca Roe, el derecho al aborto perdió la categoría de derecho constitucional para quedar a merced de la voluntad de cada Estado sobre su prohibición o habilitación. Y no sólo el fallo embiste contra derechos conquistados, -y aparece como potencial derrocador de próximos - sino que atenta contra la propia credibilidad de la Corte: toda su institucionalidad quedó bajo la mira tras derogar uno de sus precedentes más emblemáticos en materia de libertades constitucionales. Con la decisión que entiende que no había base constitucional para el derecho al aborto, se borra de un plumazo casi 50 años de precedentes tuitivos de este derecho.

 

La Corte entendió que se trata de una cuestión política, y en tanto, no justiciable, por lo que sería el Congreso el encargado de deliberar al respecto. El juez Alito, escribió que el derecho a la libertad no comprende el derecho al aborto, y que es éste un problema moral profundo en la sociedad norteamericana. La minoría, integrada por Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan, advirtió acerca de la reducción de los derechos de las mujeres y de su condición de ciudadanas libres e iguales con el decisorio, además de considerar algunos de sus posibles efectos: "Lo más amenazante de todo es que no hay lenguaje en la decisión de hoy que evite que el gobierno federal prohíba los abortos a nivel nacional, una vez más desde el momento de la concepción y sin excepciones por violación o incesto".

 

Ley.

 

Que el precedente Roe haya sido revocado livianamente por la Corte, da cuenta del necesario recorrido legislativo para una regulación federal del derecho ahora tambaleante. En este sentido, el activismo estadounidense estudia la experiencia argentina de pañuelos verdes para el diseño de estrategias replicadoras ante el Congreso. En esta línea, Biden llamó a defender al aborto en las urnas, de cara a las elecciones legislativas de este año y entendió que el Congreso debe actuar. Habló de "error trágico" producto de una "ideología extremista" en tanto con este caso la Corte ha quitado de manera expresa un derecho constitucional. La decisión también evidencia la avanzada antiderechos que con la administración Trump ha logrado posicionar un conservadurismo a ultranza en lugares decisivos de poder, con números que logran quórums. La decisión de la Corte, gracias a esa composición conservadora, significó un triunfo republicano frente a demócratas que ya se venían venir este tipo de coletazos de la gestión trumpista en plena era Biden.

 

Derecha.

 

El decisorio es resultado de la oleada de ultraderecha conservadora que se hace notar en Estados Unidos -y en el mundo- con resurgimientos reaccionarios que embisten contra cualquier ejercicio igualitario de derechos y libertades, en especial, cuando se trata de derechos de las mujeres y del colectivo LGTBIQ+. Una mirada global al fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos no sólo preocupa por el explícito retroceso en materia de derecho al aborto, sino que vaticina nuevos recortes pendientes de la agenda conservadora. En la fuerza que recobra la ola reaccionaria, los derechos en turno después de tacklear al aborto oscilan entre el matrimonio igualitario y la anticoncepción, conforme puede pronosticarse del texto de la sentencia. Frente al backlash inminente, a la retórica antifeminista que festeja el cercenamiento de derechos, feministas en todo el mundo se han pronunciado y solidarizado con las estadounidenses.

 

En Argentina, la campaña nacional por el derecho al aborto, vigente desde 2005, se pronunció en acompañamiento al movimiento de mujeres de EEUU. Además, representantes de 8 países -Argentina incluida- firmaron un documento de "Alerta Feminista" "convencidas que la lucha por nuestra emancipación sólo puede ser colectiva e internacional y que defender nuestros derechos es pelear por la igualdad". Vuelven los pañuelazos para recordarnos de la fragilidad de las conquistas con el patriarcado al acecho. La lucha continúa, indispensable y urgente.

 

* Abogada, Magíster en Derechos Humanos y Libertades Civiles

 

ESCUCHA EL AUDIO HACIENDO CLICK AQUI 

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?