Domingo 22 de mayo 2022

La derecha sabe mover sus piezas

Redacción 12/05/2022 - 01.04.hs

Si es cierto que "la única verdad es la realidad", también se debe reconocer que ésta -la realidad- no siempre es fácil de descifrar por parte de quienes intentan abordar los claroscuros del quehacer político. Atosigados por un tsunami de interpretaciones de las noticias -falsas muchas de ellas- a muchos le resulta difícil de discernir las señales que favorecen o perjudican el interés popular.

 

En nuestro país tenemos ejemplos a diario, máxime con la vigencia de una prensa de derecha, más amiga de los negocios que de la verdad, que desde hace tiempo viene condicionando buena parte de la opinión pública. Pero lo que verdaderamente sorprende es el entramado de intereses que esos medios corporativos sostienen con los más altos representantes de la ideología neoliberal, tanto para apoyarlos como para mantener un sibilino silencio cuando detrás de algunos de sus representantes asoman ideas o acciones que benefician los intereses de las minorías poderosas.

 

Los últimos tiempos han dado ejemplos sobrados y también dieron alimento a la idea de una grieta en el Frente de Todos, estimulada con entusiasmo por la oposición macrista. Esa, digamos, división que alimenta el debate, como lo acaba de señalar la Vicepresidenta, deja también al descubierto algunas presencias cuyos actos y declaraciones no están en sintonía con las ideas que llevaron al gobierno al Frente de Todos.

 

Quizás el ejemplo más evidente y que generó duras críticas en el ala más radicalizada de la coalición fueron las varias reuniones del ministro de Economía con el llamado "círculo rojo" y otros representantes del poder económico concentrado sin una contraparte con sectores populares. Esos encuentros dieron la impresión de que tenían algo de rendición de cuentas ante el establishment, y tanto que ante las críticas salieron a defenderlo altos representantes del Poder Ejecutivo, el Presidente entre ellos. El ministro ya venía castigado por la forma hermética en que llevó a cabo las negociaciones con el FMI.

 

La circunstancia dio lugar a la mención de otros nombres como el del ministro de Trasportes, quien apoya sin ambages a un subsecretario de Vías y Obras Navegables que parece ignorar olímpicamente la ofensiva de capitales nacionales y extranjeros para apropiarse de hecho de la hidrovía del Paraná y otras posibles arterias fluviales del país. Lo mismo puede decirse del ministro de Relaciones Exteriores quien ha mostrado una trayectoria vacilante apartándose de la digna postura de otras naciones latinoamericanas.

 

También en el ámbito de la Justicia se advierte el claro posicionamiento de la derecha. Muchas de las decisiones de sus señorías están en sintonía con los intereses del poder económico, tanto por acción como por omisión. La falta de un sistema de rendición de cuentas como la posibilidad de hacer uso y abuso de los tiempos favorece la estrategia de inclinar el platillo de la balanza invariablemente para el mismo lado.

 

En otro terreno, un señalamiento muy oportuno fue el que se oyó en la Feria del Libro por parte de Guillermo Saccomano, el escritor que brindó el discurso inaugural. En la oportunidad recordó el papel de la Sociedad Rural durante la última dictadura y se preguntó sobre la pertinencia de realizar ese encuentro cultural en el predio de Palermo.

 

Lo comentado es una pequeña parte del todo, y parece refrendar una idea: la derecha, con el decidido apoyo de los grandes medios de comunicación, tomó tempranamente sus decisiones en las sombras para que, sin mostrarse, figuras que representan sus intereses ocupen cargos esenciales a sus intereses, anulando o demorando sine die aquellas iniciativas que no los favorecen. Dicho de otra forma: un inteligente posicionamiento que contrasta con la falta de determinación del gobierno el cual, como dijera la Vicepresidenta, defrauda las esperanzas populares y pone en evidencia que "algo anda mal".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?