Lunes 15 de agosto 2022

Sufriste por amor alguna vez?

Redaccion Avances 24/07/2022 - 12.00.hs

La localidad de Quemú Quemú celebró 114 años de vida y entre todas las actividades se presentó “Sufriste por amor alguna vez?”, una puesta de Alejandro Schujman.

 

Susana Llahí *

 

En el marco de la celebración de los 114 años de su fundación, Quemú Quemú vive una fiesta, una verdadera fiesta con un sinfín de actividades. El viernes 15 del corriente y como comienzo de los festejos, se presentó “Sufriste por amor alguna vez?”, puesta de Alejandro Schujman que nos llevó a pensar, ¿es teatro, es conferencia, es charla debate?, es todo eso a la vez.

 

Alejandro Schujman, conocido psicólogo y conferencista ha trascendido por sus libros dedicados a la familia y en especial a los niños y adolescentes. Entre ellos podemos citar: “Generación Ni Ni”, donde el texto plantea un nuevo fenómeno social encarado por psicólogos y sociólogos sobre esa franja etaria que va de los 17 a los 30 años, de jóvenes que no estudian ni trabajan, que no tienen proyectos, sólo una indefinición que finalmente les imposibilitará entrar en el mundo adulto. “No huyo, solo vuelo” (2020) que invita a hacer un recorrido en la vida de los hijos desde la cuna hasta que se independizan, señalando la necesidad de establecer con ellos un vínculo sano, donde existan los límites como forma de evitar que sufran ante las frustraciones que les impondrá la vida. Herramientas para padres, escrito junto al psiquiatra y sexólogo Walter Ghedin propone a los padres a acompañar a los hijos en los momentos esenciales de su vida. Cómo conversar con los hijos adolescentes, entendiendo que a pesar de la tecnología, a pesar de las redes, los chicos se sienten solos y necesitan comunicarse y que el ideal es hacerlo con sus padres. “Es no porque yo lo digo” (2013) señala cómo encontrar la solución ante la tiranía con la que los hijos someten a sus padres. Schujman, no sólo recorrió distintas partes del mundo y del país sino que en varias oportunidades visitó la provincia de La Pampa, desarrollando charlas para jóvenes y padres, encarando muy especialmente el tema de las adicciones.

 

Entre amigxs.

 

“Sufriste por amor alguna vez?”, presentada en la Escuela Nº 193 fue la puesta en escena de una charla entre amigos/as, una conversación donde se puso en evidencia la capacidad del conferencista-intérprete para llegar a la gente, para movilizar al espectador, para generar la confianza necesaria para que abrieran sus corazones, contaran sus experiencias, abandonaran los temores –que no eran pocos porque Quemú Quemú es un pueblo que no llega a los 5000 habitantes y allí, todos se conocen y claro, no es fácil “sacar los trapitos al sol” como dice el viejo refrán–. Pero el profesionalismo de Alejandro Schujman donde se une conocimiento, histrionismo y simpatía lo logró, y de las presentes (mayoritariamente público femenino) surgió la narración: los amores tóxicos, los amores cobardes, el temor para entrar en una relación luego de una experiencia frustrante, la necesidad y la incapacidad para cambiar al otro cuando ese otro no desea cambiar, cuando la necesidad es “salir”, cuando ya no vale la pena “permanecer”. Alejandro Schujman contó con la colaboración de Chela Garayo, docente, actriz y dramaturga de la localidad, que narró, con la calidad artística y calidez personal que la caracteriza, un pasaje de su vida, la historia de su dañina relación de pareja, lo que constituyó un testimonio muy positivo. Aportó el cómo pudo salir de esa relación y de que cualquiera proponiéndoselo y con un poco de apoyo también puede hacerlo. Y esto es importante, ya que apareció varias veces la necesidad de ayuda, del profesional o de una buena amistad.

 

Una puesta muy interesante y movilizante. Por la espontaneidad, la sencillez y la valentía con que se plantearon y conversaron los temas, se percibió la fuerte productividad del encuentro-espectáculo –aún no sé cómo llamarlo–. Además, sumamente alentadora la cantidad de propuestas culturales que aporta el municipio en esta celebración, esto habla de la generosidad y entrega en la gestión.

 

Cerramos recordando una hermosa frase de Alejandro Schujman: “La vida es larga pero no tanto, y podemos, debemos y necesitamos honrarla, cada instante, cada minuto”.

 

* Colaboradora

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?