Martes 09 de agosto 2022

"Hicimos un poco de historia en el club"

Redacción 25/06/2022 - 15.09.hs

"Con el tiempo nos vamos a dar cuenta de que hicimos un poco de historia en el club", dijo Agustín "Tatu" Bualó, capitán y figura de Pico Football Club, que el jueves ascendió a la Liga Argentina de básquet tras vencer a Provincial de Rosario. El día después de la hazaña, con apenas un poco más de tranquilidad, el base pampeano aseguró a LA CHUECA que "la felicidad durará un buen tiempo".

 

"Estamos felices. Con el tiempo nos caerá la ficha, pero todavía no somos realmente conscientes de lo que hicimos", señaló el piquense de 27 años, que ayer se metió en la historia grande del Decano.

 

La fiesta fue completa en el Parque Angel Larrea, no solamente para los hinchas de Pico sino también para el espectador del básquet pampeano. "Se festejó mucho. Cuando arrancamos parecía muy difícil, casi inalcanzable. En los playoffs tuvimos cruces a tres partidos donde le ganamos a grandes equipos. Fue muy duro", dijo Bualó. Y sentenció: "Con el tiempo nos daremos cuenta de que hicimos un poco de historia dentro del club".

 

En tanto aseguró que la final por el título será "la frutilla del postre". "El objetivo nuestro era ascender y quedó reflejado en el festejo. Luego de descansar nos pondremos a pensar en la final porque obviamente vamos a salir a ganarla", sostuvo.

 

Especial.

 

Agustín Bualó nació en General Pico hace 27 años. Hijo del reconocido exbasquetbolista y entrenador Carlos "Caco" Bualó, el base se inició en la institución decana a los cinco años. "Este logro tiene un condimento especial. Este es mi club, juego de los 5 años al básquet y mi papá fue director técnico en épocas de Liga Nacional", comenzó el base piquense. Además, compartió plantel con su hermano Federico, que también se inició en la institución y formó parte de un equipo que quedará marcado en la historia del básquet pampeano. "Es un condimento hermoso. Jugué con mi hermano, festejé con mis amigos de la ciudad y mi familia", dijo.

 

El click.

 

Tras 145 días de competencia, Pico FBC logró el ascenso a la segunda categoría del básquet argentino. "Comenzamos el torneo perdiendo con All Boys. En ese momento el equipo estaba en formación, con jugadores nuevos y sin mucho tiempo de entrenamiento", dijo Bualó con respecto a la primera fecha de la etapa regular. "Nos teníamos que conocer porque los jugadores había llegado en enero. Con el correr de los días nos fuimos acomodando. No fue una zona fácil porque enfrentamos a equipos muy buenos", analizó el capitán decano que sostuvo que Sol de Mayo de Viedma y All Boys fueron los rivales más complicados en el inicio.

 

"Hicimos una fase regular espectacular, que fue clave para tener la localía en los playoffs", relató el base pampeano. Luego, en la primera serie de reclasificación, sufrió una dura derrota en Neuquén ante El Biguá que sorprendió a propios y extraños. "Ese partido fue una locura. En un momento nos habían sacado 30 puntos de ventaja. Ahí pensamos que habíamos hecho una tremenda fase regular y que no podíamos perder todo en la primera serie", contó. Y sostuvo: "Esa derrota nos hizo un click y el equipo fue completamente diferente después de ese partido".

 

Playoffs y localía.

 

"Jugar los tres partidos de todas las series fue agotador, pero la localía fue muy importante", dijo el capitán. "Que la cancha esté llena nos da mucha energía. El público fue un plus y nos dio la fuerza que a veces falta y que todo jugador necesita", sostuvo.

 

El base y capitán del Decano sostuvo que la clave del equipo fue la fortaleza defensiva. "Ofensivamente siempre fuimos un equipo difícil de defender, pese a que en el último tramo tuvimos la baja de Manu (Peyronnet) que fue un golpe duro para nosotros", sostuvo. "Nosotros nos teníamos que poner las pilas defensivamente porque tenemos gol, jugadores de jerarquía como Piuma y Rossi que saben cuando hay que tirar y cuando hay que pasarla", dijo el capitán que sostuvo que cuando fortalecieron el aspecto defensivo, y dejaron al rival en menos de 70 puntos, pudieron sacar adelante los encuentros.

 

Ultima y festejos.

 

"La última jugada fue rarísima", dijo Bualó al referirse a la pérdida de balón de Pico a falta de cuatro segundos y a la recuperación a falta de uno. "Fue una locura. Fue un rival que jugó su mejor partido", analizó porque fue un encuentro que comenzó desfavorable para el Decano, que siempre corrió de atrás en el marcador. "Creo que fue el más difícil porque enfrentamos a un equipo largo, que tiene gol en el poste bajo y en el perímetro. Es muy completo", sostuvo.

 

El Decano, un histórico de la provincia, volvió a poner al básquet pampeano en las primeras planas. "Es una locura tremenda. El año de la pandemia nos quedamos con la espina de jugar los playoffs. Este año fue tremendo como nos acompañó la gente, el trabajo de los dirigentes y allegados", sostuvo. Y culminó: "Por suerte también pudimos darle una alegría a ellos".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?