«Eso fue una payasada»

Redaccion 27/10/2021 - 21.35.hs

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, consideró ayer como «payasada que daña a Brasil» al informe de una comisión del Senado que lo acusa de haber cometido nueve delitos, entre ellos un crimen contra la Humanidad, durante la gestión de la pandemia, y que ya está en manos de procurador general del país.
«Cualquiera con un poco de criterio sabe que eso fue una payasada», dijo en una entrevista con la radio Jovem Pan, citada por la agencia de noticias AFP.
«La CPI (Comisión Parlamentaria de Investigación) causó daño, no a mí, que estoy aquí para recibir también (…). Pero para fuera de Brasil, la imagen es pésima. Creen que estamos viviendo una dictadura, que estoy deteniendo a periodistas, que maté a gente en (la pandemia) del coronavirus», agregó.
El mandatario advirtió asimismo que las conclusiones de la CPI podrían disuadir de «invertir» o «hacer turismo» en Brasil, algo que «nos perjudica a todos, impacta en la Bolsa, impacta en el dólar».
El martes, siete de los 11 senadores que investigaron la gestión del Gobierno de la pandemia avalaron el texto presentado por el legislador Renan Calheiros la semana pasada, en el que recomienda inculpar al mandatario de una decena de delitos, entre ellos «crímenes contra la humanidad», favorecer una pandemia que resultó en muerte y «charlatanismo».
También pide inculpar a otras 77 personas, incluyendo varios ministros y exministros, a tres de los hijos del mandatario y a dos empresas.
Tras la presentación del informe, el mandatario recibió el apoyo del ex presidente estadounidense Donald Trump, quien dijo que «Brasil tiene suerte de tener un hombre como Jair Bolsonaro trabajando por el país».

 

Investigación.
Durante seis meses, la CPI analizó las acciones y omisiones del Gobierno durante la pandemia, que dejó 606.000 muertos; indagó por el fallecimiento de decenas de pacientes por la falta de oxígeno en Manaos, mencionó irregularidades como el «deliberado retraso del Gobierno para comprar vacunas» y denunció la existencia de un «gabinete paralelo» de médicos que asesoraba al mandatario.
El miércoles, los senadores entregaron el informe final al Supremo Tribunal Federal (STF) y al fiscal general, Augusto Aras, considerado aliado del mandatario, y anunciaron que harán lo mismo con varios organismos -como la Policía Federal, el Tribunal de Cuentas o el Tribunal Penal Internacional- para que prosigan las investigaciones y eventualmente formulen cargos.
Junto al documento de más de 1.200 páginas, los parlamentarios presentaron al juez, Alexandre de Moraes, miembro del STF, un pedido para que Bolsonaro sea apartado de las redes sociales luego de que la semana pasada afirmara que las vacunas contra el coronavirus pueden causar HIV, según la agencia de noticias ANSA.
Moraes está a cargo de la «causa de las fake news» en la que es investigado Bolsonaro junto a sus hijos.
Esta semana Facebook, Instagram y Youtube quitaron del aire el video de Bolsonaro, quien cuestiona los antídotos y se opone a la obligatoriedad de la aplicación de los mismos.
Por su parte, Aras firmó al recibir el informe de manos de varios parlamentarios: «Esta comisión ya produjo resultados, tenemos denuncias, acciones penales y civiles en curso, autoridades apartadas, y la llegada de este material que involucra personas aforadas contribuirá a que podamos darle la agilidad necesaria a la apreciación de los hechos que puedan ser susceptibles de castigo civil, penal o administrativamente».(Télam)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?