Rusia no esperará respuesta

Redacción 15/01/2022 - 00.34.hs

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, advirtió ayer que Rusia no esperará indefinidamente por una respuesta de Estados Unidos a su demanda de que la OTAN no se expanda hacia el este, en una nueva escalada de las tensiones que empujó a la Unión Europea a la disputa luego de que Ucrania sufriera un ataque cibernético que los europeos ven como un preludio de movimientos militares por parte de Moscú.

 

Washington, por su parte, ayer subió nuevamente el tono contra los rusos, tras acusar al Kremlin de haber "preposicionado" agentes en Ucrania para realizar una operación que podría servir de "pretexto para una invasión", algo que Moscú negó categóricamente.

 

"Rusia sienta las bases para tener la posibilidad de fabricar un pretexto para una invasión, incluso a través de actos de sabotaje y operaciones de información, acusando a Ucrania de planear un ataque inminente contra las fuerzas rusas en el este de Ucrania", dijo la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki. "El ejército ruso prevé iniciar estas actividades varias semanas antes de una invasión militar, que podría comenzar entre mediados de enero y mediados de febrero", agregó. Según la funcionaria, un ataque de este tipo podría ir acompañado de "violaciones generalizadas de los derechos humanos y de crímenes de guerra", si fracasa la diplomacia, reportó la agencia de noticias AFP.

 

Infundadas.

 

Sin embargo, Rusia rechazó tajantemente estas nuevas acusaciones: "Hasta ahora, todas esas declaraciones han sido infundadas y no hay nada que las confirme", declaró el vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, citado por la agencia de noticias rusa TASS.

 

Estados Unidos y la OTAN iniciaron esta semana en Bruselas conversaciones con Rusia en busca de vías para desactivar una crisis entre Moscú y Ucrania por los deseos de esta última de ingresar a la alianza atlántica, algo que Rusia ve como una amenaza que la llevó a movilizar tropas a la frontera como una advertencia.

 

En sus conversaciones en Bruselas, el Kremlin pidió a Estados Unidos garantías por escrito de que Kiev no se adherirá a la OTAN, lo cual dejaría a Rusia rodeada de enemigos y abriría la puerta al posible despliegue de misiles de la alianza en suelo ucraniano. Horas antes de este nuevo cruce, el canciller ruso había expresado en una conferencia de prensa su esperanza en la reanudación de las negociaciones con Washington, pero advirtió que eso dependerá de la reacción de Washington a las propuestas de Moscú.

 

Alianza Atlántica.

 

"Rechazamos categóricamente la presencia de la Alianza Atlántica justo en nuestras fronteras", reafirmó el canciller y marcó como "una verdadera línea roja" para Moscú el eventual ingreso de Ucrania en la OTAN. Según Lavrov, incluso si Ucrania permite que el bloque despliegue sus bases militares en su territorio, sin ingresar a la OTAN, para Rusia será también una línea roja.

 

Ayer la UE se metió de lleno en la disputa sobre las garantías de seguridad pese a que el bloque lo venía evitando. Dependientes del gas ruso y de sus relaciones económicas con Rusia, los países europeos venían siendo reacios a seguir ciegamente a Estados Unidos en la confrontación con Moscú.

 

"La participación de la UE en las negociaciones entre Estados Unidos y Rusia, así como en la reunión del Consejo Rusia-OTAN, no estaba prevista, pero estamos en una plena coordinación con Estados Unidos sobre el tema", dijo el alto representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell antes de una reunión informal de cancilleres de la UE. En su opinión, "los rusos tienen pocas ganas de continuar" las negociaciones, pero Europa sí participará activamente en las futuras consultas.(Télam)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?