Domingo 14 de abril 2024

Hasta el FMI teme por un estallido social en el país

Redacción 23/02/2024 - 00.16.hs

El Fondo Monetario Internacional (FMI), a pesar de que le dio el visto bueno al plan de ajuste de Javier Milei -porque pretende cobrar en tiempo y forma-, planteó en su desembarco en Argentina una premisa que sorprendió al Gobierno. La subdirectora del organismo, Gita Gopinath, le preguntó al presidente cuánto aguante de la población hay en el marco de una apretón en todos los frentes, porque temen una situación de conflicto social.

 

Según confiaron diferentes fuentes a Página I12, esa misma pregunta fue trasladada en un encuentro que la segunda de Kristalina Georgieva mantuvo con el ministro del Interior, Guillermo Francos, y el jefe de Gabinete, Nicolás Posse.

 

Si bien los ministros Francos y Posse fueron más detallistas en las consideraciones sobre la resistencia al ajuste, Milei le insistió a la comitiva del FMI que el aval social es "el del 56 por ciento que nos apoyó en las elecciones".

 

Reuniones.

 

Cabe destacar que, además de la reuniones con el Gobierno, el FMI tiene una misión permanente de veedores en Argentina. Es decir, Gopinath llegó sabiendo el escenario donde se aplica el actual plan del Fondo. En segundo lugar, en las últimas horas el organismo mantuvo encuentros con sectores sindicales y empresarios, reuniones en las que, desprovistos de intereses particulares como los del Gobierno, se explayan en las características de la crisis y el ajuste.

 

En pocas palabras, el FMI sabe que los gobiernos siempre tienen una visión poco crítica de sus políticas y el contexto, y por eso explora otros puntos de vista, sobre todo de sectores vinculados a la producción, el trabajo y hasta cuadros vinculados a la Iglesia Católica y los movimientos sociales. En esta visita, uno de los que mantuvo encuentros con el FMI fue el titular de la Uocra, Gerardo Martínez.

 

Preocupación.

 

En parte, la preocupación de Gopinath tiene una conexión con hechos recientes de la interna del Gobierno. Hace unas horas, en una entrevista, el ministro de Economía, Luis Caputo, negó choques con la titular de Capital Humano, Sandra Petovello. La funcionaria lloró y amenazó con renunciar a su cargo porque Caputo tiene pisadas las partidas de asistencia social a sectores vulnerables. Es decir, el ajuste que se está aplicando no distingue sectores, y para el FMI es clave que la paz social exista mientras se contrae la economía. Lo que planteó Petovella puertas adentro del Gobierno, no es diferente a lo que Gopinath observa como diagnóstico de situación: que en la calle se está viendo de manera demasiado marcada la gravedad del ajuste.

 

Fuentes del organismo que participaron de diferentes encuentros en Argentina contaron a Página |12 que, en paralelo, al FMI le sorprende un rasgo diferente a otros de parte del gobierno de Milei. Los referentes del organismo no entienden el poco apego que Milei tiene a la comprensión de la necesidad de alianzas políticas. No le impacta al FMI ver a talibanes del ajuste, pero sí a dirigentes que crean que se puede destruir la base social sin apoyo popular y, a la vez, sin alianzas políticas que sostengan una idea.

 

"Excelente reunión con el Presidente Milei" en la que se charló "sobre la mejor forma de sacar el país adelante", escribió Gopinath en su cuenta de X, horas después de ver al presidente. Desde la oficina del mandatario, en tanto, destacaron que una cordialidad similar.

 

Interna.

 

Esta interna de Petovello y Caputo grafica la crisis actual y, de manera indirecta, por qué y para qué el Gobierno ajusta a la población. El funcionario busca un nuevo acuerdo de desembolso de dinero, que el propio Fondo le pidió que sea una vez terminado el actual. Pero el funcionario quiere negociar un nuevo desembolso en lo inmediato, un préstamo que ascendería a otros 5000 millones de dólares.

 

Ahora bien, la pregunta que se hacen muchos es para qué es la nueva deuda. Hay referentes muy cercanos a Milei que deslizaron ante este diario que, ante la imposibilidad de conseguir dólares en volumen, Caputo quiere un respaldo del FMI en divisas para llegar a dolarizar. Cualquiera sea la razón, el objetivo de un nuevo acuerdo es peligroso para el país.

 

Encuentro con la CGT.

 

La CGT se reunió ayer con la segunda del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gita Gopinath, tras lo cual reconoció que es necesario un "programa de estabilización" pero rechazó que haya un "ajuste por ajuste".

 

Así lo afirmó Gerardo Martínez, titular de la Uocra, en diálogo con la prensa al terminar el encuentro con Gopinath y otras autoridades del FMI. "Debe haber un programa en el que busquemos la estabilización, bajar la situación inflacionaria, que es el impuesto a los pobres, pero de desarrollo programático, de trabajo en infraestructura, que nos permita atender las necesidades de nuestra población y la sociedad en su conjunto, para pagar la deuda que debemos afrontar", afirmó el dirigente sindical.

 

En ese marco, Martínez añadió que "es necesario el diálogo y el respeto mutuo. Respetamos el protagonismo del programa del Gobierno", pero aclaró que la CGT no apoyará "el ajuste por el ajuste".

 

El titular de la Uocra afirmó que el FMI sabe "que es compleja la situación" del país, y reiteró su voluntad de diálogo con el Gobierno al afirmar que "no hay una fuerza en soledad que pueda resolver los procesos estructurales en Argentina".

 

"Sostenemos que debe haber consenso, acuerdos, diálogo, y a partir de ahí nos vamos a poner de acuerdo en ver el medio vaso lleno y no el medio vaso vacío", agregó en ese sentido, en medio de la pelea que la CGT mantiene con el gobierno de Milei por la reforma laboral incluida en el mega DNU y su posterior judicialización y suspensión en la Justicia, que derivó en un paro general con movilización un mes atrás.

 

(Página12)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?