Domingo 04 de diciembre 2022

Con espuma bien pampeana

Redaccion Avances 02/04/2022 - 11.26.hs

Guido Girotti elabora y vende distintas variedades de cervezas. Desde su fábrica y local de ventas ofrece los mejores sabores artesanales.

 

 

Hace unos pocos años, cuando el boom de las cervezas artesanales explotaba por todos lados, parecía que con el tiempo no iba a haber lugar para tantos emprendimientos. Y menos se pensaba en una proliferación de marcas bien pampeanas, hechas cien por ciento en estas tierras y con salida hacia otros destinos. Pero la realidad muestra que hoy, la gran mayoría sigue en pie y se multiplican y crecen. Se expanden a puro trabajo, sabor y autenticidad. La fórmula que aplica “Bionda” a sus distintos sabores.

 

“En 2019 empecé con la idea de hacer cerveza. Mi hermano Maximiliano me ayudó en ese inicio y al principio fue todo probar y probar porque obviamente algunas no salían buenas, y lo que más cuesta es mantener el mismo estándar de calidad así que en ese momento fue clave incorporar ollas de cocción y herramientas que me pudieron dar esa certeza de hacer lo que quería", cuenta Guido Girotti, que a sus 28 años tiene en ‘Bionda' su marca y estilo de cerveza artesanal.

 

“Cuando terminé el colegio secundario me fui a Córdoba a estudiar Cine y Televisión y después me fui a La Plata para seguir la carrera de Medios Audiovisuales que era lo mismo. Pero cuando volví ya me rondaba la idea de la cerveza. En ese momento me puse a trabajar con mi viejo que es técnico electrónico así que instalaba alarmas y cámaras de seguridad, y mientras tanto iba aprendiendo cómo hacer la cerveza. Obviamente empezó como un hobby, con una ollita muy chiquita y un fermentador de 20 litros”, recuerda Guido.

 

La receta de Bionda ya estaba en marcha pero necesitaba un respaldo para poder optimizar su producción. Un crédito del actual gobierno municipal destinado a emprendedores le permitió a Guido lograr su objetivo.

 

“Con ese préstamo pude comprar ollas más grandes y barriles de 50 litros. El 4 de enero de 2020 largamos Bionda como marca. En ese momento dejé el trabajo que tenía y me enfoqué cien por ciento en la cervecería porque la verdad que ser emprendedor significa ser full time: no hay feriados ni fines de semana, es todo trabajo que se vuelca hacia el mismo objetivo, pero el detalle fue que dos meses después del lanzamiento llegó la pandemia”, recuerda Girotti.

 

 

Freno e impulso.

 

El coronavirus significó claramente un freno al impulso que llevaba Bionda pero también le permitió a su mentor ajustar los detalles y sacar lo mejor de esa fábrica ubicada en la calle Poblador Desconocido 522, "un garage que me cedió mi madre y ahí pude montar la fábrica y adelante el local. Podés venir a recargar tu botella o botellón, podés tomarte una pinta al paso y también alquilamos choperas para eventos además de hacer todo el reparto en despensas, fiambrerías y otros negocios”.

 

Para realizar pedidos se puede escribir al WhatsApp 2954 601075 y se hacen envíos a domicilio. El local abre de martes a domingos de 19 a 24 (“los lunes son el día de descanso”, advierte Guido) y las variedades que se ofrecen son 8: “la rubia clásica que nosotros llamamos dorada pampeana, la honey que es con miel, una irish red con perfil acaramelado, roja frutada con frutos patagónicos, IPA, Doble IPA, APA, Stout y ahora estamos elaborando una con trigo lupulada y mango”.

 

 

En latas.

 

La producción de Bionda hoy oscila entre 5.200 y 5.800 litros, una capacidad productiva que se alcanzó con la incorporación de los fermentadores y barriles que permiten el almacenamiento. Además de distintos comercios la cerveza llega a bares y restaurantes de la ciudad y el crecimiento de la minipyme le permite a Guido ilusionarse con una mudanza que ya se presenta como necesaria.

 

“El proyecto que tengo a corto plazo es vender en latas, ya avancé hacia la compra de la máquina para el enlatado pero estoy necesitando lugar porque hoy tengo todo junto: adelante está el comercio con el despacho de cerveza, atrás las salas de fermentaciones y al fondo la cámara de frío; por eso a largo plazo tengo que hablar con la comuna y la Provincia para ver si se puede ir al Parque Industrial o al Parque Agroalimentario”, describe Guido.

 

-¿Pensás que ante la proliferación de cervecerías artesanales se puede saturar la oferta?

 

-Por supuesto que ante tanta oferta el mercado se va achicando y se produce como un filtro, porque como en cualquier actividad la calidad y el esfuerzo que se pone en hacer un producto el consumidor lo nota. Además el paladar se va poniendo cada vez más exigente y en el país y en nuestra provincia eso se nota. Por suerte en La Pampa tenemos una buena cantidad y calidad de cervezas artesanales junto a un público exigente así que creo que hay lugar para todos.

 

 

Encuentros culturales.

 

La expansión de Bionda no solo se registra en los distintos comercios y restaurantes que la ofrecen sino que también se la puede encontrar en distintos eventos sociales y culturales.

 

“Nos gusta mucho ir a trabajar a eventos culturales, incluidos recitales y otros. Encontrarnos con otros emprendedores y con gente que hace distintas cosas es algo que nos gusta mucho también, y esa red es muy positiva para seguir creciendo”, pondera Guido que también comenzó a diversificar sus productos porque elabora agua tónica saborizada.

 

“Por suerte desde que arrancamos con las distintas cervezas la aceptación de la gente es buenísima, lo puedo comprobar en las redes porque muchos que compran cerveza después lo comparten con comentarios que tienen la mejor onda, es muy positivo para con la marca y esto da muchísimo impulso”.

 

 

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?