El artesano del cuero
Viernes 01 de marzo 2024

El artesano del cuero

Redacción 13/05/2023 - 00.37.hs

Hilario Álvarez tiene su marca de zapatos con su nombre. Desde General Acha fabrica productos "cien por ciento artesanales" y de alta calidad en cuero. También es restaurador y planea expandir su taller a Santa Rosa.

 

Una correa para el músico y productor Gustavo Santaolalla, la restauración de las sillas de la casa de Edgar Morisoli y también de objetos históricos que se exhiben en el Medasur, un taller de intercambio internacional para enseñar el oficio de zapatero y, por supuesto, la fabricación de zapatos de su autoría. Esa enumeración es sólo una muestra de lo mucho que puede hacer Hilario en su taller y que él tiene muy en claro cuando se le pide una síntesis de lo que significa su trabajo: "Para mí hacer un calzado es como una escultura. Y a todo lo que hago le pongo pasión, dedicación y amor. Amo mi trabajo".

 

Hilario Eduardo Álvarez tiene 35 años, nació y se crió en General Acha y su nombre y apellido identifican a la marca que creó luego de aprender desde chico un oficio que luego fue perfeccionado gracias a su experiencia, dedicación y profesionalismo. Un autodidacta que se nutre de distintas vertientes para crear un producto único y con sello bien pampeano (el número de WhatsApp de contacto es 2954- 653956).

 

"Hice la secundaria en Acha y allá por 2002, después de la crisis económica en el país, comencé a trabajar por necesidad, y también por curiosidad, con alguien que me enseñó el oficio de zapatería y que es un artesano que se llama Mario Iturriaga. Aprendí a trabajar, lo hice un par de años y luego, también por curiosidad y por las ganas de viajar porque me considero una persona muy inquieta, me fui a Córdoba y entré a una fábrica de calzado, así que ahí aprendí un poco más sobre la manera de armar calzado pero de manera industrial. Estuve un par de años y luego se murió mi padre y tuve que volver a acompañar a la familia así que regresé a La Pampa", resumió Hilario.

 

"Cuando regresé a Acha, en 2015, tuve que empezar desde cero y gracias a un crédito del Ministerio de la Producción de la provincia -y creo que eso está bueno destacarlo- adquirí las maquinarias y pude armar el taller que tengo hoy. En estos ocho años que han pasado realicé talleres particulares y también trabajé en talleres para el Estado provincial. También es bueno destacar algunos trabajos que hemos hecho en conjunto con la gente de Neo Ortopedia, trabajos de zapatos ortopédicos a medida. Son diferentes proyectos con distintas necesidades y demandas y eso enriquece todo lo que yo puedo crear por mi cuenta", añadió.

 

Santaolalla.

 

"Hilario Álvarez Calzado" se dedica a la fabricación de productos artesanales de calidad, hechos en cuero legítimo con diseño y personalidad. Además, se hacen trabajos de restauración y la personalidad inquieta de su creador lo lleva por distintos caminos.

 

"Tuve la chance de enviarle correas hechas en cuero a un músico que respeto mucho y que es un referente absoluto (no solo en el país y la región) de la música de folclore y del rock como Gustavo Santaolalla. El contacto lo hice a través del piquense Nicolás Rainone, que es su multiinstrumentista y que es alguien a quien quiero destacar por su generosidad y buena onda. También envié unos zapatos a una conductora de televisión, es una manera de hacer publicidad y de buscar una apertura de nuevos mercados para hacerme conocido. Este año hice un intercambio cultural con una chica que vino a aprender el oficio del calzado y que es de Bélgica, es un taller de exploración y sinceramente resultó una experiencia muy rica en ese sentido", valoró Hilario.

 

Esa apertura y las distintas posibilidades de trabajo que surgen llevan al emprendedor achense a recorrer caminos muy disímiles, pero siempre con resultados satisfactorios según su autor.

 

"Hago reparación de objetos antiguos de cuero, hace un tiempo reparé unas sillas de cuero que eran de Edgar Morisoli y en la actualidad también restauro distintos objetos históricos que exhibe el Centro Cultural Medasur", enfatizó Hilario quien detalla que buena parte de los calzados que fabrica se hacen a medida y mediante un proceso artesanal.

 

Expansión.

 

Álvarez viaja cada 15 días a Santa Rosa y comercializa sus productos en el "show room" que le ofrece Pame Sarale. Pero más allá de esa alternativa de venta, lo que busca Hilario es instalar definitivamente su taller en esta ciudad capital.

 

"Hoy, mi día a día, además del trabajo que recibo por supuesto, está enfocado en el proyecto de mudar el taller a Santa Rosa. Gracias a la enorme generosidad de mi amiga Pame Sarale voy los lunes cada 15 días y ahí puedo recibir trabajos que mayormente son de reparación porque las cuestiones económicas de la Argentina así lo marcan. Me tuve que ir adaptando a los tiempos por eso estoy haciendo mucha reparación de calzado y algún trabajo a medida también".

 

Hilario cuenta distintos proyectos que realizó, brinda pormenores de su oficio y se ilusiona con sus planes a futuro. Pero sobre todo derrama todo su entusiasmo y amor por lo que hace, que tiene el sello de lo artesanal y de lo pampeano.

 

"Cuando realizo trabajos de reparación, por ejemplo, hago hincapié en que hago todo con pasión, con dedicación y con amor; porque trato de hacer la diferencia. Por ejemplo si me traen unas zapatillas busco darle una buena terminación y algo que las diferencie, porque para mí fundamentalmente se trata de hacer lo que se haga pero con pasión. A mí me encanta el arte en general, la pintura sobre todo, por eso cuando hago un calzado es como hacer una escultura, y ahí vuelco toda mi pasión", concluye un zapatero que va mucho más allá de ese oficio tan antiguo como noble. Es un verdadero artista y un artesano del cuero. Un emprendedor de pasos firmes.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?