Lunes 16 de mayo 2022

Una semilla que no para de crecer

Redaccion Avances 22/01/2022 - 08.26.hs

La pyme amplía su red de franquicias y en un predio de Anchorena comenzó con la producción propia de 20 mil cítricos. Ya generan 8 empleos.

 

“Lo que más nos gusta es enfrentar nuevos desafíos”, asegura Rocío Severino y la frase no se contradice en absoluto con la realidad. Es que ese emprendimiento que nació en octubre de 2019 ya tiene una trayectoria y un crecimiento que se asemeja a una iniciativa de décadas. Y va por mucho más, porque “Cítricos Pampa” desborda de planes y proyectos para que, desde la provincia, germinen las semillas del trabajo y el esfuerzo.

 

“Estamos arrancando una nueva etapa: ‘La producción’. Es difícil y costoso pero también muy motivador. Hicimos una primera apuesta que es producir 20 mil ejemplares de árboles cítricos. Lo decidimos a partir de la creciente demanda que generamos con nuestras franquicias. Los valores de mercado a veces se mueven rápido y también hemos pasado por etapas de desabastecimiento, entonces llegamos a la conclusión de que si queremos seguir creciendo no podemos correr ciertos riesgos y por eso decidimos arrancar a producir”, detalla Pablo Damiani (Director Ejecutivo), que junto a Rocío (fundadora y Directora de Ventas) y Facundo Alecha (Director Creativo) conforman una empresa que se dedica a la venta y distribución de árboles cítricos bajo un sistema de comercialización online con entrega a domicilio en cualquier punto del país.

 

“Comenzamos a buscar apoyo y rápidamente lo encontramos en Tomás Anchorena. Pero no solo se trata de producir, queremos ofrecer a nuestros clientes una experiencia completa. Es por eso que en un predio de poco más de 7 hectáreas comenzamos con la producción de 20 mil cítricos, cinco hectáreas de implantación y todo lo necesario para generar una experiencia turística. Planeamos construir un hospedaje y el último paso es un restaurant, donde vamos a brindar experiencias gastronómicas exclusivas vinculadas a nuestra actividad”, añaden los socios sobre sus planes.

 

“Por supuesto que todo es un gran esfuerzo y lleva un proceso, hace tiempo que reinvertimos todas nuestras ganancias y así seguiremos hasta concretar el plan. En nuestros viajes, que no son pocos, siempre pensamos en nuestra provincia y en las cosas que se podrían hacer, estamos en el centro del país, todo el país pasa por La Pampa, eso hay que aprovecharlo. Por eso la producción y plantación de cítricos, todo combinado con una visita guiada, cosecha, paseos, un fin de semana de descanso y excelente gastronomía, ¿no se detendrían un par de días?”, plantean.

 

Crecimiento.

 

Durante el primer año, Cítricos Pampa vendió desde Toay (el WhatsApp de contacto es 2954-270386) unos 8.500 ejemplares de árboles cítricos de todas las variedades. Para 2021 las ventas se incrementaron a más de 18 mil unidades  y para este 2022 pronostican una venta superior a los 45 mil ejemplares.

 

“Lo que buscamos es generar una red de comercialización que no tiene precedentes en este rubro. A través del tiempo pudimos ver que en el mismo momento que extendíamos nuestras fronteras poco a poco se iba perdiendo fuerza de llegada, eso nos llevó a la conclusión de que franquiciar la marca sería una excelente alternativa de expansión. En julio de 2021 vendimos la primera franquicia en Mendoza. Comenzamos a lograr la misma presencia y nivel de penetración en el mercado que habíamos conseguido en La Pampa, es así que seguimos promoviendo este modelo”, resaltó Pablo.

 

En octubre vendieron la franquicia llamada “Bs. As. Norte” con influencia en las zonas de Escobar, Pilar y Tigre y en diciembre, en Córdoba. “Además, ya está todo listo para concretar la instalación de una franquicia en Bahía Blanca con llegada a Punta Alta, Monte Hermoso, Pehuen-Co y alrededores. Este modelo nos permite superar ese cuello de botella con el que nos chocamos muchos emprendedores, que es la escalabilidad”, agregó el empresario.

 

Otro aspecto a destacar de la pyme es su generación de empleo genuino. “Somos tres personas que compartimos muchos objetivos, creo que la clave es que somos multifacéticos. Nunca hay horarios ni fines de semana, pero principalmente no hay roles. Si bien tenemos áreas definidas, muchas veces nos encontramos con situaciones o actividades no resueltas”, cuenta Facundo. “Arrancamos nosotros tres, al tiempo pudimos tomar dos empleados, luego sumamos un tercero. Hoy tenemos ocho personas trabajando con nosotros y aún nos faltan muchos recursos humanos”.

 

Intendente.

 

Tomás Manuel de Anchorena es una localidad de solo 436 habitantes que se ubica a 23 km. de Villa Maza (provincia de Buenos Aires) y Gustavo Pérez es su actual intendente. Uno de los objetivos principales es fomentar el desarrollo de nuevas industrias para la generación de empleos.

 

“Cuando la gente de Cítricos Pampa me presentó su propuesta pensé que era muy interesante por la proyección de empleos que podíamos esperar, pero también porque genera expectativas para los jóvenes de la localidad. Queremos generar empleos dignos, pero también motivadores. Esto es algo nuevo en la zona y pienso que puede trascender las fronteras de Anchorena y resultar de gran importancia para toda la provincia. Encontramos una buena fusión entre el municipio y la empresa entendiendo las necesidades y objetivos de cada una de las partes. Tenemos varios proyectos más derivados de la actividad, como instalar una planta de producción de tierra fértil y una planta de producción de macetas, reutilizando el plástico que se va acumulando, no solo en nuestra localidad, sino también en los pueblos vecinos”.

 

Según Pérez, están “receptivos a este tipo de emprendimientos que buscan fomentar una industria que hasta hoy no existía en la provincia e invitamos a los jefes comunales y al gobierno provincial a sumarse a esta iniciativa. El fuerte de esta empresa es la comercialización, sin dudas. Cítricos Pampa trabaja constantemente en generar su propia demanda y eso creo que es un factor clave para el crecimiento que están teniendo”.

 

 

Una planta extractora

 

En el último semestre, Cítricos Pampa logró triplicar sus ingresos y gracias a esos números a mediados del año pasado comenzaron a trabajar en proyectos de implantación productiva en diversas localidades. El objetivo es lograr un nivel de cosecha de fruta suficiente para instalar una planta extractora de jugo y productos derivados que luego serán comercializados por la firma. “Queremos revitalizar la industria pampeana ampliando la matriz productiva, seguir generando empleo trabajando de manera coordinada con los municipios, principalmente pensando en que los jóvenes no se vean obligados a emigrar de sus pueblos natales”, aseguran los empresarios, quienes no descartan extender esta iniciativa a provincias vecinas e inversores privados.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?