Domingo 03 de julio 2022

Jornada solidaria: "Acá hay hambre pero nadie lo ve"

Redacción 29/05/2022 - 00.08.hs

Entre música, baile, equipos de mate, chocolate caliente y tortas, un grupo de vecinos y vecinas autoconvocados se reunió ayer en el predio de la calle Beto Lara y Alemania para juntar alimentos no perecederos y ropa para siete merenderos de Santa Rosa y Toay. "Los merenderos no dan abasto. Acá hay hambre pero nadie lo ve, por eso me da bronca", dijeron las organizadoras.

 

Ayer se desarrolló en el Plan 3000 un evento solidario a beneficio de las instituciones de Villa Parque, Plan 3000, Matadero, Néstor Kirchner, Zona Norte, Santa María y Toay. Los asistentes se acercaron al predio pasadas las 15. Algunos se llevaron reposeras, mantas, equipos de mate y, además de llevar alimentos no perecederos, ropa y útiles, disfrutaron de espectáculos musicales de artistas pampeanos que colaboraron con la causa.

 

Entre quienes se sumaron se encontraba Priscila Carriqueo, Francisco Mario, Nicolás Stremel, León Gamba, Giane, Agustín Mansilla, Lucho Juárez y Lautaro Montenegro. También estuvieron Joaquín Helvig, Lucho y Raulo, El Music bb, Ángel Domínguez, Brenda Aguirre, el DJ Franco y la locución de El Chipy.

 

La tarde que se presentó fría no opacó que muchos de los presentes se animen a bailar folklore o cuarteto. Además, cada merendero tenía un stand para vender porciones de tortas o panchos con el objetivo de recaudar dinero para sus instituciones. Cerca de las 17.30, los más pequeños hicieron fila para recibir su chocolate caliente.

 

"No dan abasto".

 

Una de las organizadoras de la jornada, Paola Libilao, contó a LA ARENA que el objetivo era juntar "alimentos no perecederos, ropa, abrigos y zapatillas, que es lo que más están necesitando los chicos de todos los barrios". Manifestó que cada vez se suman más pequeños a los merenderos, los cuales "no dan abasto" y que "no alcanza" la venta de productos que realizan para poder mantenerlos.

 

Es por ello que convocaron a dos o tres artistas para planificar el evento y que fueron ellos quienes llamaron a muchos más. "Les agradecemos porque es un gran gesto el que están haciendo", destacó.

 

Sacarlos de la calle.

 

Beatriz tiene 61 años, es fundadora del club "Los Cebollitas" del Plan 3000 y hace 20 años que es entrenadora de fútbol de chicos y chicas del barrio. Su intención principal es "sacar a los chicos de la calle" y mantenerlos "ocupados". Les enseña el respeto en la casa, la importancia del estudio y en especial, les brinda un deporte a aquellos que sus familias no les puede pagar un club privado.

 

Son 47 chicos los que asisten. Además de conseguirles zapatillas, ropa y botines, después de las 19 se les da la merienda, "cuando se puede" porque no todos los días tienen leche. "El otro día me trajeron dos mil cajas de chocolate, pan dulce y se entregó todo, quedaron 30 cajas. Hay hambre y nadie lo ve, por eso me da bronca", sostuvo. "Lo que he peleado por esto, sigo peleando y por los chicos doy la vida", añadió y afirmó: "No quiero que anden en la calle porque hay mucha droga y alcohol. Hay chicos de 9 o 10 años que ya están fumando".

 

Desesperación.

 

Beatriz se sumó al evento solidario porque la situación está cada vez "más pesada".

 

"Cuando les damos la leche, veo a chicos con una desesperación de comer, tomar un vaso de leche caliente y se te parte el alma", lamentó. "Estoy agradecida de la gente que vino, ojalá que podamos hacer algo más grande para que sigan ayudando y se vea lo que está pasando. Acá no hay una bandera política, lo hacemos de corazón, a pulmón", añadió.

 

En ese sentido, Paola comentó que cuando se acercó a las escuelas para invitar a docentes a la jornada, "me dijeron que también están necesitando calzado para los chicos. Hemos visto que muchos abandonaron al no tener zapatillas".

 

"Ahí te das cuenta que hay necesidad porque hoy en día comprar un par de zapatillas está muy caro y hay madres que tienen cuatro o cinco hijos. Algunos cuentan únicamente con la Asignación Universal por Hijo y sabemos que no alcanza", aseguró.

 

Responsables.

 

En ese contexto, la organizadora señaló: "Nosotros que estamos en los barrios, invitamos a quienes deberían encargarse de esto que se acerquen a los barrios, merenderos, porque pareciera que no saben el gran trabajo que hace esta gente. A ellos no se les paga un sueldo, lo hacen porque quieren, porque saben que hay necesidad y ellos mismos la tienen".

 

Por otra parte, indicó que a los más pequeños se les da la merienda pero también apoyo escolar. "Muchos de los chicos salen de la escuela y van directamente al merendero. Y los días que no hay, porque no tienen insumos, los mismos chicos van hasta la casa de los referentes para preguntar por qué no abre. Te parte el alma no poder mantener los merenderos porque no hay ayuda", afirmó. "Cada vez que vamos a pedir algo, nos ponen excusas", acotó Beatriz.

 

"El que menos tiene, más da".

 

El evento solidario reunió a vecinos y vecinas de la ciudad que acercaron sus donaciones y a cambio recibieron el show musical de artistas pampeanos. Uno de ellos fue Lautaro Montenegro, un joven que vive en el Plan 3000 y fue el encargado de levantar a todos los presentes para bailar cuarteto.

 

Contó a LA ARENA que fue convocado por Priscila Carriqueo, con quien había cantado en un evento solidario anterior. "Uno lo hace de corazón, no soy cantante, nunca fui a clase de canto, pero hacer esto, que la gente se active, sientan la música y venir a pasar una tarde linda y ayudar, es lo mejor", destacó.

 

Fue el artista que representó al barrio, con su celular pasó las pistas musicales y bailó arriba del escenario. Desde chico jugaba al fútbol en el predio de la Beto Lara y Alemania. "Beatriz es la cabeza fundamental del barrio, me conoce desde chiquito y ahora que puedo venir a dar una mano, lo voy a hacer. La gente colabora con hasta lo que no tiene, lo he visto toda la vida, porque el que menos tiene es el que más da", subrayó el joven.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?