Lunes 27 de junio 2022

Neuquén sufre falta de agua

Redacción 18/05/2022 - 00.37.hs

La bajante de los ríos Limay y Neuquén, causada por un histórico período de sequía, está provocando estos días serios problemas de abastecimiento de agua potable en la ciudad de Neuquén, donde unas 75 mil personas padecían ayer el desabastecimiento, mientras distintas áreas del gobierno trabajan para regularizar el suministro.

 

Según la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), los ríos están "tres veces por debajo de su caudal promedio", con un escurrimiento desde los lagos que ronda los 400 metros cúbicos por segundo, un tercio de su caudal habitual. Desde el gobierno provincial advirtieron que "la falta de lluvia y nieve impacta de manera inédita en la costa del Limay" y calificaron su situación como "una bajante histórica".

 

"Esta sequía es tan grave que nos afectará durante varios meses y probablemente pasarán un par de años antes de recuperar los niveles en los embalses", comentó el gerente de Producción del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), Luis Acuña, citado por el diario La Mañana.

 

Barrios sin agua.

 

Los problemas de suministro afectan a las zonas sur y este de la capital provincial, que no están conectados al acueducto Mari Menuco sino que reciben agua del Limay. Los principales afectados son los barrios Belgrano, Confluencia, Villa Farrel, Santa Genoveva, Provincias Unidas y un sector del área Centro Este, cuyos residentes sufren falta de agua por la turbidez del río cuando hay tormentas, y ahora padecen efectos de la sequía.

 

Si bien la provisión se encuentra garantizada, desde el EPAS explicaron que la bajante afecta el suministro de casi un 10 % de la capital neuquina y anunció que se requieren obras para canalizarla. "Estamos sacando 220 metros cúbicos por segundo, pensando en guardar agua", comentó Elías Sapag, titular del EPAS, en un informe publicado por el diario Río Negro.

 

Obras urgentes.

 

En Neuquén se encuentra vigente desde el año pasado la Emergencia Hídrica Provincial Social y Productiva. Sapag explicó que "es necesario acumular agua para garantizar el año hídrico 2022-2023" y consideró que se requieren "obras de canalización, para evitar que las bombas operen en vacío y que no falte agua en ninguna planta de tratamiento".

 

Consultado sobre la normalización total del suministro, el gerente general del EPAS, Esteban Rodríguez, respondió al diario La Mañana que "se encuentra afectada la producción en un 50 por ciento, y en este escenario atípico es difícil tener una precisión clara sobre cuándo se restablecerá totalmente el servicio".

 

Mientras tanto, la sequía dejó a las cisternas con nivel mínimo de reserva y obligó a realizar tareas urgentes para garantizar el suministro. En un comunicado difundido ayer, el EPAS precisó las estrategias que está aplicando la Subsecretaría de Recursos Hídricos para revertir la situación. Una de las medidas es "prolongar el espigón que surge a un costado del puente de ingreso a la Isla 132" con el objetivo de "aumentar el caudal que ingresa al brazo que recorre la ribera de los clubes y mejorar el nivel en áreas de bombeo", detallaron.

 

Una segunda obra tiene por fin "reencauzar el Limay en Isla Verde para aumentar los niveles a la altura del balneario Sandra Canale y mejorar sustancialmente" la capacidad de bombeo.

 

De todos modos, mientras perdure la situación "sólo estará afectado un 25 por ciento de la ciudad de Neuquén, que es alimentada desde los sistemas de bombeo", aclaró el EPAS. El resto de la capital es abastecido por el Sistema Mari Menuco, que por ahora no registra inconvenientes y presta un servicio normal.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?