Lunes 16 de mayo 2022

Piden ley de "Alcohol" cero al volante

Redacción 25/01/2022 - 00.49.hs

En la Argentina, según las estadísticas que dio a conocer Página 12, uno de cada cuatro siniestros viales que terminan con uno o más muertos se produce porque el conductor que lo causó tenía alcohol en sangre. "Tenemos una legislación vieja, que todavía es confusa y transmite la idea de que alcohol y conducción pueden combinarse", explicó Pablo Martínez Carignano, director ejecutivo de la ANSV, en diálogo con el medio porteño. La iniciativa de Alcohol Cero al volante ya rige en nueve provincias y existe un proyecto que podría ser tratado este año en el Congreso, para todo el territorio nacional.

 

La iniciativa fue presentada en marzo de 2021 y surgió como iniciativa del exministro de Transporte Mario Meoni. Junto a Martínez Carignano, lo presentaron al presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa, quien convocó al diputado Ramiro Gutiérrez y el exdiputado --entonces en funciones-- Facundo Moyano (ambos del Frente Renovador) para su redacción. Para ser tratado en recinto requiere del dictamen de mayoría de la Comisión de Transporte.

 

Cómo es la normativa actual

 

Actualmente, en casi todo el país está permitido conducir vehículos particulares con hasta 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre. Para los motociclistas el tope es de 0,2. Estos límites surgen de la Ley Nacional de Tránsito, 24.449, aprobada en 1995. El nuevo proyecto prohíbe manejar con cualquier cantidad de alcohol en sangre. Su aprobación modificaría aquella ley, además de la 24.788, de Lucha contra el Alcoholismo, y el Código Penal. "El límite de 0,5 te dice 'tomá hasta cierto punto, lo vas a poder manejar, y después no tomes más', dejando en el conductor la potestad de autorregularse. No funciona, promueve una especulación donde el objetivo es zafar de un control y no llegar de manera segura a la casa", plantea Martínez Carignano.

 

Es "absurdo", "ridículo", tanto para Sergio Kohen, de Conduciendo a Conciencia, como para Martínez Carignano, que el Alcohol Cero rija para los conductores profesionales (remiseros, taxistas, colectiveros, camioneros), desde 1995, y no para el resto. "Contempla los errores de los instrumentos de medición, para que no haya esas quejas habituales de que estaban desequilibrados, por ejemplo. Es un trato igualitario para todos los actores del sistema. La vida es valiosa para todos", dijo Kohen.

 

El alcohol, continuó, "produce depresión del sistema nervioso central, pérdida de control de reflejos de rápida decisión, y por supuesto combinado con estupefacientes es un combo mucho peor". El proyecto incluye la prohibición de conducir habiendo consumido estupefacientes que disminuyan la "aptitud" para hacerlo. En este sentido no hay cambios en relación a la normativa vigente.

 

La oportunidad.

 

"Este año que se inicia tenemos la gran oportunidad de sacarlo. La corriente de todas las provincias y municipios que adhiere al Alcohol Cero empuja a Nación a que se expida. Políticamente hay resistencia de provincias de Cuyo, pero el resto puede llegar a tener un consenso", evaluó. La iniciativa cuenta con el respaldo del consejo directivo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, la Organización Panamericana de la Salud y el Foro de Entidades Científicas, compuesto por 50 instituciones. De acuerdo a una encuesta de la Universidad de San Andrés, ocho de cada 10 personas están a favor de que quien conduce no beba.

 

"No es ley seca o proponer un país abstemio... Debe ser la iniciativa pública con más adhesión en un país tan fracturado. ¿Qué falta? Que los legisladores tomen la decisión de que esto se debata, que dejen de tenerle miedo a San Juan y Mendoza. Por supuesto que se tiene que proteger la industria del vino: jamás atentaríamos contra ella. Pero la hipótesis de que podría bajar el consumo es un verso. En Uruguay no pasó. Tenemos que salir de la cosa antigua con olor a naftalina, como pasó con el cigarrillo", remarcó Martínez. Según él, hay un compromiso de legisladores de todos los colores políticos para el tratamiento de la propuesta.

 

Apoyo pampeano.

 

Entre las múltiples organizaciones que adhieren al proyecto de Alcohol Cero, se encuentra la Fundación Estrellas Amarillas. La presidente de la organización, Silvia González, afirmó que la situación en la provincia en cuanto a siniestros viales es "muy preocupante" y detalló que, en lo que va del año, hubo 15 víctimas fatales por accidentes con vehículos.

 

Mencionó que Estrellas Amarillas, junto a otras organizaciones de familiares de víctimas y abogados de la ANSV, elaboraron uno de los múltiples proyectos que se han presentado para que la tolerancia cero sea implementada a nivel nacional.

 

González expresó que la implementación del Alcohol Cero en La Pampa se ha propuesto en múltiples ocasiones, sin resultados concretos. No obstante, destacó que "hay un alto consenso en la población" en cuanto a su aplicación. "El año pasado, salimos a hacer una junta de firmas por el alcohol cero y en quince días logramos 50.000 firmas", expresó.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?