Viernes 24 de junio 2022

Furch quiere retirarse en Winifreda

Redacción 21/12/2021 - 09.40.hs

"La gente del pueblo me pide fotos o autógrafos y me da vergüenza. Yo quiero ser un winifredense más, como siempre, pero el fútbol es tan popular y hay tanta gente que ve los partidos o que se emociona festejando un gol, que cuando vengo me piden fotos como si no fuera de acá", la dice con una sonrisa Julio Furch a LA CHUECA.

 

El goleador del Atlas, reciente campeón de México, llegó hace pocas horas a su localidad y el reencuentro con los suyos aún lo sorprende. "El del kiosco me dice que estuvo viendo un partido hasta las 3 de la mañana; otro que sufría con los penales... Es muy lindo, pero soy vergonzoso para esas cosas y especialmente acá, donde nos conocemos todos", agrega con la humildad de siempre el delantero, que fue recibido por familiares y amigos con banderas, globos y una pequeña caravana. "Mi hermano (Enzo) y Maxi Alles querían llevarme atrás en la camioneta, pero ni loco...", asegura el campeón, que intenta resistirse a ser "la personalidad" del pueblo que lo vio nacer, crecer y regresar cada año con más pergaminos.

 

El campeón.

 

Furch fue una de las figuras destacadas del Atlas de Guadalajara que hace poco más de una semana se coronó campeón de la Primera División del fútbol mexicano después de 70 años de sequía. El winifredense fue clave para el equipo dirigido por el argentino Diego Cocca, porque anotó goles importantes en la fase regular e importantísimos en la Liguilla final, incluyendo el que le dio al pasaje a la final y el penal decisivo en la serie por el campeonato ante León.

 

El inicio del año, sin embargo, había sido muy duro para el pampeano de 32 años, porque en el cierre de la pretemporada sufrió una fractura en el tobillo izquierdo que lo alejó unos meses de las canchas. El regreso se dio con un par de goles en el Clausura pasado y siendo figura en el Apertura que terminó con un campeonato histórico para los Zorros.

 

"Me imaginaba llegando a Atlas y consiguiendo cosas importantes, pero no tan rápido como se dio. El equipo llevaba 70 años sin títulos y si llegaba y decía que quería ser campeón iban a decir que era un loquito", se sinceró Furch, que llegó a Atlas para esta temporada luego de ser figura en Santos Laguna, equipo con el que también fue campeón.

 

"La lesión fue durísima en lo personal, pero ni bien pasó me puse en la cabeza que tenía todo el año para darle la vuelta. Volví con un lindo gol, terminamos bastante bien el torneo pasado y cerrar el año jugando la mayoría de los minutos en el Apertura y con el campeonato, realmente fue algo impensado", agregó "El Emperador del Gol", uno de los apodos que se ganó por sus conquistas asociadas a sus nombres: Julio César.

 

- Fuiste campeón con Veracruz (la Copa MX 2016), con Santos (Clausura 2018) y ahora con Atlas (Apertura 2021), en todos los casos aportando goles importantes. ¿Imaginabas una carrera así cuando a fines de 2014 te fuiste a México?

 

- Uno se imagina lo mejor siempre, con cada paso que da, y trata de ganar todo lo que se puede. Hoy llevo siete años en México y la verdad que conseguir tres torneos, dos de ellos de Liga, es realmente muy difícil, porque es un fútbol con equipos muy fuertes económicamente y que crece permanentemente. Muchos equipos se refuerzan con jugadores de Europa y de Selección, y por eso es muy difícil la Liga. El balance de los siete años es muy bueno; me hubiese encantado ganar más cosas, pero en los tres clubes pasé muy lindos momentos.

 

- Y este con Atlas tuvo la particularidad de cortar una racha de 70 años sin títulos...

 

- Sí; en el caso de Atlas se dio después de pelear el descenso y logrando un campeonato después de 70 años. Y además ganamos el clásico (ante Chivas) después de cuatro años. Es un equipo que no tiene el poderío económico de otros, sino que cuenta con muchos jóvenes o algunos jugadores que en otros equipos quizás no tenían tanta continuidad. Y además en los últimos años no estaba acostumbrado a pelear arriba hasta el final.

 

- ¿Qué les dio ese salto de calidad para pelear por todo y ser campeones?

 

- Cambió la dirigencia. La empresa Orlegi, que es la dueña de Santos -su ex club-, compró Atlas, empezó con cambios a imponer una filosofía deportiva muy fuerte y a la larga se consiguió el campeonato. Se ganó en seriedad, que era lo que le faltaba al equipo, y de ahí empezó todo. Han hecho muchos cambios positivos y muchos que vendrán a partir de este título. Una de las cosas que se vienen es que serán sede para el Mundial de 2026.

 

Argentina y el Depo.

 

"Todos los domingos, cuando no juego, me pongo la radio y escucho los partidos del Deportivo Winifreda", confió Furch al referirse al equipo que lo vio nacer, con el que jugó en la Liga Cultural y al que sigue permanentemente a la distancia, sufriendo por sus colores y por sus ex compañeros que aún los defienden.

 

"Estoy siempre pendiente, con mi hermano Enzo y con Maxi Alles, que todavía están jugando y espero que sigan unos años más para que podamos retirarnos juntos", deslizó pensando en el futuro el ex Olimpo, San Lorenzo, Arsenal y Belgrano en el fútbol argentino.

 

- ¿El retiro será en el Depo?

 

- Sí (no duda). Las ganas de volver siempre están. Lo recuerdo siempre con mucho cariño, los provinciales con la cancha llena... La idea es volver a retirarme acá.

 

- ¿Y en el futuro más cercano te gustaría volver a jugar en un equipo de Primera de Argentina?

 

- Sí, me gustaría. Ahora me quedan dos años más en Atlas, hasta que tenga 35 años más o menos. Y después me gustaría cerrar con uno o dos años en Argentina. Es un fútbol muy visto, muy competitivo, y aunque no va a ser una vidriera para mí, el sueño de uno de jugar otra vez en el fútbol argentino está. Sería muy lindo, y después el retiro en Winifreda hasta que me den las piernas.

 

- Cuando aún estabas en Winifreda estuviste a punto de dejar el fútbol y ahora sos tricampeón en México y hasta la gente de tu pueblo te pide autógrafos. ¿Hay una clave en tu carrera?

 

- Es cierto que al terminar el colegio me fui a Santa Rosa a estudiar y el fútbol pasaba a segundo plano, pero se dio lo de Olimpo (una prueba) y acá estamos. Creo que, aparte de la constancia que he tenido persiguiendo este sueño, también tuve un poco de suerte. Pero siempre guiado por mi papá, que me ha presentado a buena gente y me ha aconsejado siempre bien. Y con constancia y humildad; sin bajar los brazos, siendo responsable y apoyado en la familia y los buenos consejos.

 

El sueño de la Selección.

 

Cuando Julio Furch cumplió cinco años viviendo en México comenzó los trámites de naturalización con el objetivo de ser un potencial convocado para la Selección de ese país, en el que fue figura en varios campeonatos.

 

Sin embargo, la pandemia, el cambio de club y la lesión de principios de esta temporada retrasaron todo, aunque el sueño de jugar para el "Tri" sigue intacto. "Voy a retomar el trámite; mi hija (Emilia) nació allá y eso también facilita las cosas. Esto del campeonato es un lindo envión anímico para volver a pensar en la Selección", comentó ayer el pampeano. "Ojalá que esté la posibilidad de ser convocado porque sería un sueño", agregó.

 

¿Y la Selección argentina? "Lo veo muy lejos; siempre está muy lejos por la calidad de delanteros que hay en Europa y que son argentinos. Y ya hay antecedentes con delanteros como (Rogelio) Funes Mori o (Mauro) Boselli, que hicieron muchos goles en México y que no han sido llamados por Argentina, porque tiene muchas figuras europeas", explicó El Emperador del Gol.

 

Una Navidad diferente.

 

Los calendarios del fútbol mexicano son apretadísimos, especialmente para los campeones, aunque en este caso el hecho de llegar a la final y tomarse las vacaciones a último momento le permitirá a Julio Furch volver a compartir la Navidad con su familia. "Todos los años terminaba la temporada antes y para las fiestas ya empezábamos a entrenar de nuevo. Ahora se dio esta posibilidad de venir más tarde y después de seis años voy a poder pasar la Navidad en Winifreda con mi familia", contó Furch, que el mismo 25 regresará a México.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?