Miércoles 05 de octubre 2022

Demorada sentencia sobre Lago Escondido

Redacción 17/09/2022 - 00.29.hs

Es sabido que, de los tres poderes del Estado, el Judicial es, con mucho, el más desprestigiado. El último medio siglo fue generoso en ejemplos que justifican la desconfianza ciudadana aunque, también debe decirse, hay en sus filas magistrados que honran la función.

 

Por estos días la Cámara de Apelaciones en lo Civil de Bariloche dio a conocer un fallo que alienta a recuperar el disminuido orgullo de los argentinos. El tribunal ratificó una sentencia anterior que, en febrero de 2013, ordenara al Estado provincial rionegrino realizar los trabajos necesarios para garantizar el tránsito hasta el Lago Escondido a través del camino Tacuifí, en tierras de esa provincia.

 

El tema es tan conocido como indignante: un magnate inglés, Joe Lewis, compró tierras junto al lago y, pretendiendo adueñarse también del paisaje, cerró todos los accesos al mismo. Al margen de lo vergonzoso de permitir el establecimiento de un extranjero en tierras de frontera, se sabe que el hombre cuenta también con un aeropuerto privado sobre la costa atlántica y su correspondiente dentro de la propiedad cordillerana. Los intentos reivindicatorios de quienes intentaron ejercer el derecho al libre tránsito dentro de su propio país fueron ignorados por este súbdito británico quien, a fuerza de dinero, leguleyos y matones se mantuvo en su cerrada negativa. Aunque parezca increíble las marchas hacia el lugar fueron recibidas con golpes y amenazas de muerte por parte personas armadas, a quienes bien les cabe el calificativo de sicarios.

 

El dictamen, que resulta reivindicatorio para el desprestigiado Poder Judicial y merece el elogio de quienes defienden el pensamiento y el patrimonio nacionales, no deja de presentar un flanco débil para la crítica: con tantas tramitaciones, idas y vueltas de recursos y expedientes, y los obstáculos de todo tipo que interpusiera Lewis, esta sentencia tardó casi una década en hacerse efectiva y ratificar la anterior; y diez años es mucho tiempo, el suficiente como para sembrar muchas dudas. Semejante tardanza, y máxime en una cuestión que involucra a un punto tan sensible para la soberanía territorial en áreas de frontera, induce a pensar que los "tiempos de la justicia" son indiferentes a los temas que aborda.

 

Ahora habrá que esperar para ver qué actitud asumirá el millonario inglés, una persona que se sabe poderosa y que no está acostumbrada a que lo contradigan. Respaldos como para persistir en su postura desafiante no le faltan; es público y notorio que el ex presidente Mauricio Macri, estando en el cargo, lo visitaba a menudo en la mansión cordillerana y, recientemente, justificó el cierre del camino de acceso.

 

Una frase del médico sanitarista Jorge Rachid, quien participara y sufriera un problema de salud durante una de las marchas reivindicativas que fueron amenazadas, sintetiza la satisfacción por el veredicto: "Por fin un fallo de la Justicia repara una de las mayores injusticias que vive nuestra Patagonia austral. Esta medida nos hace sospechar que deberíamos tener muchos más fallos que nos permitan cumplir la ley, incluso aquélla que impide a los extranjeros estar a menos de determinados kilómetros de la Cordillera".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?