Martes 29 de noviembre 2022

La Pampa: en la era Macri creció un 39% la desigualdad social

Redacción 26/09/2022 - 11.00.hs

Durante la gestión del PRO-UCR se observa un aumento de la brecha de 39% lo que retrotrajo los buenos resultados que había logrado la gestión anterior de CFK.

 

* Ing. Roberto Daniel Rodríguez

 

Mucho se habla del aumento de la cantidad de población pobre y la injusta distribución del ingreso o de la riqueza, origen de aquella indignación social. Me referiré a lo que ocurre con este indicador en el ámbito provincial concibiendo a la distribución del ingreso como indicador de la desigualdad social.

 

Las políticas centrales signan el destino de cada argentino. A nadie escapará que son las políticas macroeconómicas instrumentadas por los gobiernos nacionales las que impactan sobre la calidad de vida de los pueblos extendiéndose a lo largo y ancho del país limitando, restringiendo o directamente anulando la voluntad y obligación primaria de cada provincia en aspectos fundamentales.

 

El Estado nacional interviene y condiciona en forma definitiva el funcionamiento de nuestra economía haciendo depender su destino del signo político de la gestión nacional. Y ello dependerá de una orientación más neoliberal o más intervencionista impulsando así una mejor o peor distribución del ingreso que es nada más ni nada menos que una mayor o menor calidad de vida para los pampeanos/as.

 

Quedan atribuciones al ámbito local para intervenir en forma complementaria en la economía, con herramientas y recursos propios en forma notoria, reforzando o neutralizando situaciones no contempladas o indeseadas en la aplicación de las políticas macroeconómicas nacionales.

 

El Gobierno provincial y los municipios se esfuerzan en ello. Ejemplo claro de esto es mantener a los trabajadores del sector público con paritarias que actualizan el poder adquisitivo del salario acompañando los altos índices inflacionarios o el mercado concentrador de Santa Rosa, las tasas subsidiadas, inversión productiva, etc...

 

En la provincia, el ingreso de los hogares proviene de la riqueza que generamos los pampeanos. Esa riqueza es el Valor Agregado (PBI) que se le incorpora a la materia prima y a los insumos en la producción de bienes y servicios retribuyendo a los factores básicos de la producción entre ellos al trabajo y al capital.

 

En esta nota mostraré los resultados de las gestiones nacionales de los 10 últimos años y el impacto de cada gobierno sobre la distribución del ingreso.

 

La forma más común y extendida de medir este indicador es a través del Coeficiente de Gini pero para mí una forma más clara y gráfica de ver y comprender como se distribuye el ingreso es a través de la brecha (amplitud o distancia) entre los hogares extremos de la escala de ingresos de la EPH (Indec), es decir entre el 10% de los hogares que más ingresos tienen y el 10% de los hogares que menos recibe.

 

En la era Cristina.

 

Durante el gobierno de CFK la brecha disminuye un 43% la cantidad de veces que el 10% de los hogares más ricos recibe por sobre el 10% más pobres. Puesta en valores la misma EPH dice que al final del período de Cristina Fernández el volumen monetario del Ingreso Total Familiar (ITF) de los hogares más pobres fue de 14.274,7 (en miles $) mientras que el más rico alcanzó 121.855,8 (en miles $) con un incremento de 130,9% y de 34% respectivamente para una inflación del 60,7% en ese período. O sea que el sector de más bajos en ingresos de los hogares pampeanos recuperó con creces sus ingresos familiares (más que duplicó) mientras las de más altos ingresos tuvieron incrementos por debajo de la inflación.

 

Es decir en este período debido al aumento del número de Trabajadores Registrados (+1700 privados) y las demás categorías laborales, el aumento de salario y de otros ingresos la diferencia social (brecha) ha tendido a achicarse, por lo tanto a ser más justa.

 

En la era Macri-UCR.

 

Efecto muy distinto ocurre durante la gestión del PRO-UCR, donde se observa un aumento de la brecha de 39% lo que retrotrajo los buenos resultados que había logrado la gestión anterior (de Cristina Kischner).

 

Al final del período Macri-UCR la masa monetaria del ITF del grupo más pobre fue de 46.352,3 (miles $) que significó un 165,6% de aumento con un IPC de 141,9% (apenas 16% más que la inflación); mientras el 10% que más recibe aumentó un 270,3 % en su masa de ingresos 659.950,5 (miles $) o sea recibió un 90,5% más que la inflación del período.

 

Por lo tanto en este período debido a la destrucción de fuentes laborales (-1.700 solamente en Registrados Privados), y la caída del salario real y de otros ingresos la diferencia en la sociedad pampeana pasó a ser más amplia, más injusta.

 

Era Alberto Fernández.

 

En el gobierno de AF se observa que en los 27 meses de gestión hay apenas 0,2 puntos de aumento de la brecha por eso la tendencia que vemos en el gráfico es a la baja. En este análisis se incluyen los meses críticos de la pandemia, con aislamientos estrictos, cierres de establecimientos y cese de actividades con la consecuente parálisis de la economía, lo cual arroja una tendencia fuertemente negativa en el trabajo formal. No obstante, pasados esos peores meses de 2020 rápidamente la tendencia se revierte comenzando una etapa de rápido crecimiento del trabajo formalizado y que obviamente hace disminuir la brecha.

 

En este lapso de gobierno de Alberto Fernández, se observa que la masa de ITF del 10% más pobre ha recibido a diciembre de 2021 unos 95.708 (miles de $) que significó un aumento de 106,5% contra una inflación acumulada de 104,3% lo que significó mantener los niveles de ingresos apenas dos puntos más que la inflación, a pesar de la pandemia con su nefasta influencia sobre la economía, el empleo, el trabajador y su familia, la empresa, etc. etc.

 

En cambio el grupo más alto de ingresos recibió una masa de ITF de 1.176.837 ($ en miles) que significa un 78,3% de aumento algo así como 26 puntos por debajo del IPC.

 

Nobleza obliga decir que aún con las dificultades que afrontó con la pandemia y simultáneamente afronta con la pesada carga de deuda externa FMI la gestión de Alberto Fernández redunda en que nuestra provincia gracias al aumento de trabajadores registrados privados (2.300), subió también en no registrados, otras categorías laborales y el mantenimiento del salario real y de otros ingresos la brecha social vuelve a reducirse, por lo tanto una distribución del ingreso más justa que en el período anterior (Macri-UCR).

 

El empleo privado

 

Si se realiza una observación detallada se puede ver una alta correlación entre la brecha de distribución del ingreso y el Trabajo Registrado Privado (TRP) sabiendo que esta variable no es la única que origina los ingresos familiares aunque sí es una cuota parte muy importante de la masa salarial provincial. El TRP es quien nos explica en mayor medida el comportamiento que tiene ese indicador.

 

Conclusión: cuando el Trabajo Registrado Privado aumenta, baja la brecha de desigualdad (caso gobiernos de Cristina Fernández y A. Fernández sin pandemia). Esto es mejor condiciones de vida para los pampeanos/as.

 

Cuando en La Pampa el Trabajo Registrado disminuye, sube la brecha de desigualdad (caso Macri-UCR y cese actividades por Covid 19). Esto es peor condiciones de vida para los pampeanos/as.

 

El movimiento de la brecha en la última década demuestra la eficiencia y eficacia de la intervención del Estado nacional en la economía. Pero claro, la evaluación sobre el impacto de esa intervención dependerá del cristal con que se la miremos. Sin dudas estos números también están señalando y resaltando que lo que más conviene a La Pampa es que en el país exista un gobierno nacional y popular presente para sintonizar y potenciar ambas gestiones donde el objetivo final sea mejorar la calidad de vida y felicidad del pueblo.

 

* Director Gral. Estadística y Censos 2005-2015.

 

Fuentes: Indec, MTySS

 

Radio Noticias 99.5 · 26 - 09 - 2022 Rodríguez
' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?