Domingo 22 de mayo 2022

Preocupa en Shanghái la falta de comida por el confinamiento

Redaccion Avances 08/04/2022 - 22.00.hs

Los habitantes de Shanghái viven momentos críticos debido a los casos de coronavirus que llevó a las autoridades a decretar un confinamiento estricto. 

 

Por este motivo, ahora comienzan a vislumbrarse algunas consecuencias directas en los ciudadanos de esta gran ciudad china. 

 

Según la BBC, los residentes de Shanghái afirman que se están quedando sin alimentos en medio del mayor brote de Covid registrado hasta ahora.

 

La situación es compleja ya que los habitantes están confinados en sus hogares y se les prohíbe salir incluso por razones esenciales, como por ejemplo comprar comestibles.

 

Cuando ómicron apareció por primera vez en Shanghái hace un mes, la ciudad puso en cuarentena solo a determinados edificios o grupos de viviendas.

 

Ante la propagación del virus, por su parte, las autoridades implementaron la semana pasada un cierre escalonado en el que la ciudad se dividió en dos y cada mitad tenía medidas separadas.

 

El cierre se extendió indefinidamente el lunes y ahora abarca toda la ciudad de 25 millones de habitantes.

 

SIN COMIDA.

 

Las reglas estrictas significan que la mayoría de la gente tiene que pedir comida y agua y esperar a que el gobierno entregue verduras, carne y huevos.

 

Pero la extensión del cierre abrumó los servicios de entrega, los sitios web de tiendas de comestibles e incluso la distribución estatal de suministros.

 

“Lo único que escuchamos durante el día es el ruido de las sirenas de la ambulancia”, le dijo a Euronews Laura Millán, una española que trabaja en China desde hace cuatro años.

 

Y amplía: "Las aplicaciones de compra dan error porque hay mucho tráfico y porque no tienen recursos para poder hacer el reparto”. 

 

El problema no es el abastecimiento de comida, sino la falta de trabajadores.

 

Según el medio antes citado, el Gobierno no emitió suficientes pases a los repartidores para permitirles salir y así poder suplir la necesidad de una megaurbe como Shanghái.

 

“Lo que más me agobia es quedarme sin comida”, sostuvo Millán. Después de estar dos días intentando contactar con una tienda que hace repartos, por fin han aceptado su pedido. El problema es que no todo el mundo está acostumbrado a utilizar las plataformas de compra online, las personas mayores se ven más vulnerables ante la falta de medios para comprar comida, indica Euronews. 

 

La situación empeora al otro lado del río. Sonia Rodríguez, que lleva seis años trabajando en China, vive en la zona de Pudong y contó que esta parte se encuentra más afectada. “Conseguir comida es una odisea, los pocos supermercados abiertos solo sirven a los barrios cercanos”, señaló.

 

“Cerca de mi casa, a un kilómetro, hay dos supermercados. Ninguno reparte comida en mi zona porque en su barrio ya tienen suficientes clientes”, añadió. Y completó: “Por suerte, conseguimos que una amiga odontóloga, que tiene un pase sanitario para salir a la calle, nos trajese un paquete de espaguetis y un tomate. Lo único que encontró”.

 

FOTO: EURONEWS. 

 

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?