Domingo 19 de mayo 2024

Descubrieron ingredientes que grandes pintores usaban para sus pinturas

Redaccion Avances 02/04/2023 - 18.45.hs

Un estudio científico reveló que reconocidos artistas de los siglos XVI, XVII o XVIII, habrían usado aceite y proteínas en sus pinturas para poder mejorarlas en calidad. 

 

Algunos de los pintores más renombrados de los últimos siglos, como Leonardo Da Vinci, Sandro Botticelli, Rembrandt van Rijn, Johannes Vermeer y Alberto Durero, entre otros, habrían podido usar yema de huevo y aceites en las preparaciones que utilizaban para pintar y así lograr una mejor calidad en sus trabajos. 

 

A esa conclusión llegó un reciente estudio que fue publicado en la revista "Nature communications", bajo la denominación: "Una visión holística del papel de la yema de huevo en las pinturas al óleo de los Viejos Maestros". La investigación, según informó el portal La Razón de España, concluyó que los grandes artistas de la historia, como los mencionados, pudieron haber mezclado aceite y proteínas como la yema del huevo en sus pinturas, como técnica que busca mejorar la calidad de las pinturas. 

 

El estudio explica que, con la mezcla de los ingredientes nombrados más arriba, "se pueden lograr pinturas rígidas que permiten un empaste pronunciado, pero también se puede suprimir el endurecimiento de la pintura debido a la absorción no deseada de humedad del ambiente, dependiendo de la distribución del aglutinante proteico". El trabajo también detalla que el huevo "actúa como antioxidante" y eso puede llegar a "suprimir la formación de arrugas ajustando un alto límite elástico".

 

CNN entrevistó a la autora del estudio científico, Ophélie Ranquet, del Instituto de Ingeniería y Mecánica de Procesos Mecánicos del Instituto de Tecnología de Karlsruhe (Alemania), quien dijo que "nuestros resultados muestran que, incluso con una cantidad muy pequeña de yema de huevo, se puede conseguir un cambio asombroso de las propiedades de la pintura al óleo, lo que demuestra cómo podría haber sido beneficioso para los artistas".

 

Los investigadores recrearon el proceso de elaboración de la pintura que se usaba hace varios siglos atrás. Emplearon yema de huevo, agua destilada, aceite de linaza y pigmento, junto a dos de los colores más recurrentes históricamente; el blanco de plomo y el azul ultramarino.

 

"La adición de yema de huevo es beneficiosa porque puede afinar las propiedades de estas pinturas de forma drástica, por ejemplo, mostrando el envejecimiento de forma diferente: la pintura tarda más en oxidarse, debido a los antioxidantes que contiene la yema", explicó Ranquet, al mismo tiempo que brindó otro ejemplo: "El pigmento blanco de plomo es bastante sensible a la humedad, pero si lo recubres con una capa de proteínas, lo hace mucho más resistente a ella, lo que facilita bastante la aplicación de la pintura".

 

"Por otro lado, si se quisiera algo más rígido sin tener que añadir mucho pigmento, con un poco de yema de huevo se puede crear una pintura de alto impacto", agregó. 

 

La "Virgen del Clavel", de Leonardo Da Vinci, y "Lamentación sobre Cristo muerto", de Botticelli, fueron algunas de las pinturas analizadas durante el trabajo científico. 

 

Maria Perla Colombini, catedrática de Química Analítica de la Universidad de Pisa (Italia), quien no participó en el estudio, mostró su coincidencia con los resultados obtenidos por el estudio y opinó que "estos nuevos conocimientos contribuyen no solo a una mejor conservación y preservación de las obras de arte, sino también a una mejor comprensión de la historia del arte".

 

Fotos: larazon.es
           cnnespanol.cnn.com

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?