Sabado 25 de junio 2022

El regreso de película de López Alduncín

Redacción 03/05/2022 - 08.04.hs

Agustín López Alduncín había dejado el fútbol. Los recurrentes dolores en la cadera y la cintura, que afectan su vida diaria, lo habían obligado a decir basta. El 26 de octubre de 2019, tras el partido de vuelta de cuartos de final del Torneo Provincial que su Atlético Macachín había perdido 2-0 como visitante de All Boys, el Pitu había colgado los botines.

 

Sus problemas físicos y la eliminación del Rojo, que aspiraba a grandes cosas en ese certamen pampeano de 2019, lo habían empujado a adelantar una decisión que a esa altura de su carrera, con unos jóvenes 32 años, nunca hubiera querido tomar.

 

El delantero afrontó el retiro como una parte más de su vida, en la que los deportes (además del fútbol siempre jugó al tenis y a otras disciplinas) y las aventuras (en más de una oportunidad se colgó una mochila para recorrer el mundo) siempre ocuparon un lugar importante.

 

El pádel y la pelota a paleta, entre otras actividades que podía realizar de manera periódica, le sirvieron como bálsamo en sus primeros años de ex futbolista, además de ser los complementos para mantenerse en forma. Pero los dolores continuaban y el regreso a una cancha de 11 vs. 11 había quedado totalmente descartado.

 

Hasta que llamaron los colores. En el club de sus amores, en el que debutó a los 17 años de la mano de Orfel Blanc y con el que marcó más de cien goles en Primera División, el nombre del Pitu López Alduncín es recurrente a la hora de armar los planteles de cara a cada competencia de la Liga Cultural. Sin fútbol en el 2020 por la pandemia y sin su presencia en la vuelta de 2021, este año Atlético Macachín lo tentó nuevamente y, ante la negativa, le ofreció una especie de "partido homenaje".

 

El convite le movió la estantería al Pitu, que decidió ir por más. Metió debajo de la alfombra los diagnósticos que dan cuenta de su 'artrosis en la cadera' y su 'hernia de disco', comenzó a entrenar combinando sus horarios con el trabajo diario en el campo familiar y se propuso su propia despedida, de al menos seis meses y por los puntos.

 

Los dolores tras los primeros amistosos le impidieron estar en las dos fechas iniciales, por lo que su regreso coincidió con el clásico de este domingo ante Independiente de Doblas, como locales en La Bombonerita Roja. López Alduncín ocupó un lugar en el banco de suplentes, hasta que el DT Ernesto Susvielles apeló a su "mística" para intentar remontar un partido que perdían 1-0 y en el que eran dominados.

 

Entró a la cancha a los 16 minutos del complemento y a los 31 se vistió de héroe: aprovechó una asistencia de su ladero Nicolás López, controló la pelota y definió cruzado para lograr el 1 a 1 que sería definitivo. Y para que su regreso, dos años y medio después del retiro, no pase desapercibido.

 

Soñado.

 

"Volvimos con todo, je", resumió ayer con una sonrisa López Alduncín en una charla con LA CHUECA, el día después de su regreso de película a las canchas, con empate incluido en el clásico zonal y una ovación interminable de su gente. "Estoy feliz porque fue el regreso soñado, aunque en realidad no tenía ni pensado volver a jugar por mis quilombos físicos", confió el goleador, hoy con 34 años.

 

"Tras aquella eliminación en All Boys (la del Provincial 2019) salí muy triste porque sabía que no iba a volver. Ese Provincial ya lo había jugado muy mal físicamente, con inyecciones para poder estar, y por eso cuando se terminó dije basta", recordó el delantero, que con pandemia mediante parecía alejarse definitivamente de las canchas.

 

"Me llamaron (de Macachín) para que vuelva y les dije que no podía jugar más, pero me insistieron por lo menos para un partido homenaje... Lo estuve pensando una semana y al final decidí que lo iba a intentar, que prefería una despedida en cancha en estos seis meses, entrenando como pueda y eligiendo algunos partidos cuando el físico me lo permita", explicó.

 

- ¿Extrañaste el fútbol en estos dos años y medio?

 

- Más o menos, no lo extrañé mucho porque venía cansado. Los entrenamientos, los viajes los domingos..., era una rutina que no quería más y que me estaba hartando un poco, además de los dolores.

 

- ¿Esos dolores te afectan en tu vida diaria?

 

- Sí, me molestan para todo, hasta para dormir. Tengo que ir al gimnasio para fortalecer la zona y hacer yoga todos los días de mi vida, porque si no es un dolor insoportable. Me la vengo aguantando hace cuatro años; los médicos me dijeron que tendría que haber dejado de jugar hace tres o cuatro años, pero seguí y en algún momento tenía que reventar. Por eso paré, porque no quiero terminar hecho pelota y que me afecte el resto de mi vida.

 

- Pero el amor por el fútbol y el Rojo es más fuerte...

 

- Sí, me voy a dar el gustito de tomarme estos seis meses para despedirme y para ayudar en el vestuario, acompañar a los más chicos junto a Nico (López) y aportar lo mío. Yo siempre digo que mi mayor virtud es tirar para adelante y contagiar.

 

- ¿Elegiste el clásico para volver?

 

- Quería volver antes, pero jugué algún amistoso y quedé con la pata dura por el ciático, por lo que no pude jugar en las dos primeras fechas. Y me tocó justo contra Doblas, en nuestra cancha y con la posibilidad de hacer el gol.

 

- Contame tus sensaciones en el momento del gol.

 

- Entré bien, con ganas, pero hice dos o tres piques y estaba muerto, je. El gol fue por asistencia de Nico López, al que le debo más o menos el 80 por ciento de los goles. La pude parar con el pecho, definí y me salió perfecta donde la quería meter... La verdad es que fue uno de los goles más gritados de mi carrera; algo muy emocionante, el inicio de un retiro perfecto.

 

- A lo Martín Palermo, un "regreso de película"...

 

- Sí, ya tuve varias de esas situaciones extremas que me salieron bien. Recuerdo que cuando me había ido a estudiar a Buenos Aires y Macachín estaba complicado con el descenso, volví para dar una mano, hice tres goles y zafamos. Ayer me lo recordaban y me decían que estaba tocado por la varita...

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?