Viernes 07 de octubre 2022

"La situación no daba para más"

Redacción 27/07/2022 - 08.32.hs

El entrenador Pablo Alanís decidió cerrar ayer martes su vínculo como entrenador del Club Atlético Santa Rosa. Empujado por los malos resultados del equipo en la Liga Cultural de fútbol y agotado por la penosa situación que atraviesa el club en lo institucional, el DT, históricamente vinculado al Albo, renunció al cargo con la esperanza de que "el cambio de aire pueda sacarlo adelante".

 

Jugada una fecha del Torneo Clausura, Atlético Santa Rosa está último en la tabla general de la Liga Cultural, en zona de descenso. Esa fue la principal razón de la salida del Chino Alanís, aunque los resultados adversos no pueden separarse totalmente de la realidad del club, que atraviesa una virtual acefalía dirigencial.

 

"Los resultados me empujaron a tomar la decisión", fueron las primeras palabras que Alanís le dijo ayer a LA CHUECA un rato después de despedirse del plantel, previo aviso a los dirigentes que lo habían llevado al club y que hoy ya no están.

 

"Ya sentía que no encontraba respuestas en los chicos. Más allá del trabajo que veníamos haciendo, y que por momentos pareció tomar ritmo, la idea no se terminaba de entender, ya sea por nuestra comunicación o porque por juventud o falta de experiencia no la supieron entender", explicó Alanís, visiblemente dolido por dejar al club de sus amores.

 

"La actitud y las ganas de los chicos siempre estuvieron, pero los resultados no se nos dieron. Por momentos tuvimos buenos pasajes, como con Penales o el segundo tiempo con Riglos, pero lo de Campos (en Acha) este último domingo (derrota 4-0) fue un retroceso muy grande con respecto a lo que habíamos mejorado... Ya no encontrábamos respuestas en lo anímico", se lamentó el ahora ex DT del Albo.

 

"De todas maneras, y más allá de estar dolido por la situación, me voy con la tranquilidad de haber tomado la mejor decisión para la institución. Uno no puede seguir por terco o por egoísta; creo que lo mejor que puede pasar es que agarre alguien con ideas nuevas y ojalá que el cambio de aire pueda sacarlo adelante", añadió, con la esperanza de que su salida pueda descomprimir la situación y que a partir de allí el equipo pueda salir del pozo que hoy lo estaría condenando al descenso de categoría.

 

"Hay material de sobra, muchos chicos con un gran futuro, pero nunca terminamos de concretar la idea", insistió sobre lo que vendrá, con una conducción técnica que aún no tiene nombre ni apellido.

 

- ¿En cuánto influyó la situación institucional del club?

 

- La situación del club no es la ideal, no es la mejor, y la incertidumbre que se vive en el día a día también nos terminó salpicando. Por momentos no sabíamos quiénes iban a ser los dirigentes o quién iba a tomar el mando del club, y eso repercute en lo futbolístico y en el ánimo de los chicos especialmente. Uno está más curtido, pero a los chicos les afecta. Desde que los dirigentes que a mí me habían llevado (con José Luis Rodríguez a la cabeza) se fueron, hasta que apareció este nuevo grupo como para coordinar (Sebastián Rivera, Juan Mendía y Facundo Casulo), hubo una incertidumbre total y no sabíamos qué iba a pasar... La situación no daba para más.

 

- ¿Estiraste esta decisión por amor al club, para no agravar su crisis?

 

- Llegamos por amor al club y porque creíamos que podíamos sacarlo adelante. Seguimos en este Clausura porque los chicos me lo pidieron y porque teníamos la esperanza de levantar, y si los resultados hubieran ayudado seguíamos. Pero la verdad es que si hubiéramos estudiado un poco más la situación del club antes de agarrar, la verdad es que lo hubiéramos dudado un poco. Nos endulzaron los oídos con lo que podía hacerse y uno se siente un poco traicionado por los sentimientos... Pero no nos arrepentimos y nos vamos tranquilos, dejando la puerta abierta para otro momento, quizás cuando el club esté en una mejor situación.

 

- ¿Te duele este momento del club?

 

- Sí, seguro. Es una situación muy fea a la que se llega por años de malas gestiones. Cuando estaba armando el equipo llamé a muchos jugadores conocidos o con pasos por el club, y nadie quiso venir por la situación del club. Eso te duele, pero a medida que pasaba el día a día y veía cómo era la situación, uno entendía a los jugadores porque la habían pasado mal.

 

El club en una virtual acefalía.

 

La renuncia de Pablo Alanís a la conducción técnica del primer equipo de Atlético Santa Rosa se da en el marco de una virtual acefalía institucional por la que atraviesa el club, con dirigentes que se alejaron por amenazas y un grupo de allegados que se acercaron para dar una mano y tratar de coordinar las actividades hasta tanto se realicen elecciones.

 

La Comisión Directiva comenzó a desmantelarse el año pasado cuando aún estaba en la presidencia Jorge Zimerman. Tras su renuncia, quien tomó las riendas fue el vicepresidente José Luis "Chiquito" Rodríguez, que condujo los destinos del club por unos meses. Sin embargo, luego de algunos cruces con algunos hinchas que están trabajando dentro de la institución, y tras sufrir algunas amenazas verbales, Rodríguez se alejó en los últimos tiempos junto a los dirigentes que quedaban, dejando a la institución en una virtual acefalía.

 

En ese marco se acercaron recientemente Sebastián Rivera, Juan Mendía y Facundo Casullo, allegados de toda la vida al club, con el objetivo de coordinar las actividades y llevar adelante el día a día. Mientras tanto, trabajarán para convocar a elecciones y de esa manera reencauzar la vida institucional de Santa Rosa de cara al futuro.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?