«Lucha por territorialidad»

Redaccion 17/05/2021 - 21.26.hs

Desde hace una semana que el mundo es testigo de una nueva escalada de violencia en el histórico conflicto que mantiene enfrentados a Israel y Palestina. Desde ese entonces, las dramáticas imágenes de ataques con cohetes y misiles no dejan de sorprender mientras que el número de víctimas, sobre todo palestinas, tampoco deja de subir.
Para Ezequiel Kopel, periodista argentino especializado en Medio Oriente, se trata de un conflicto «principalmente territorial» sobre una zona de alto interés religioso como es tierra santa. «El enfrentamiento tiene muchas dinámicas y aristas, pero principalmente se trata de una lucha por territorialidad que mantienen un Estado como Israel y el pueblo palestino, que busca su independencia», dijo.
En declaraciones a Radio Noticias, Kopel, que vivió 10 años en la zona de conflicto, explicó que la última ola de enfrenamientos inició «con una disputa por el desalojo de una familia palestina en el mes islámico de Ramadán, donde los palestinos llenan Jerusalén este, la parte musulmana de la ciudad, para sus ceremonias religiosas».
En ese contexto, el periodista resumió que los integrantes del pueblo palestino tomaron el desalojo de esa familia como una causa nacional por lo que hubo varias manifestaciones reprimidas «muy fuertemente» por las fuerzas armadas israelitas. «Desde ese momento entra en juego una interna palestina que es la organización política-religiosa bastante fundamentalista como Hamas, para muchos terrorista, con otra más secular que es la OLP, que intenta ponerse como defensora de palestinos en Jerusalén, y Hamas tira el primer cohete contra Israel», indicó.

 

Desde Gaza.
Los ataques que Hamas realiza a Israel provienen desde la Franja de Gaza, un territorio con una superficie de poco menos de 400 kilómetros cuadrados donde viven unos dos millones de palestinos. «Es una de las zonas más densamente pobladas del mundo», repasó.
Y agregó: «Según la ONU y la Corte Internacional de La Haya, la Franja de Gaza sigue ocupada por Israel pese a que retiró sus fuerzas y colonos porque la mantiene bloqueada tanto por aire como por mar, por lo que es continuación de la ocupación ya que, por ejemplo, si Hamas se porta mal se le achican las millas marítimas para pesca».
De acuerdo al relato de Kopel, los palestinos que viven en ese lugar están en una situación muy agravada de pobreza, que se refleja también en que el agua del lugar está contaminada, por lo que debieron armar una planta de potabilización del agua del Mediterráneo. «Veo muy posible que Israel ataque esa planta de conversión en cualquier momento», afirmó.

 

«Judeizar».
Sobre la posibilidad de que Israel busque una «limpieza étnica» que termine con el pueblo palestino para colonizar zonas clave como Jerusalén Este, donde está la zona sagrada, dijo que «claramente cuando Israel se constituyó como Estado en 1948 trató de que haya menos árabes y más judíos y en la actualidad continúa tratando de judeizar zonas mayoritariamente palestinas».
Sobre si hay posibilidad de terminar con el conflicto, el especialista sostuvo que «la idea de Israel es mantenerlo en baja intensidad y ése es su proyecto porque dicen que no se puede solucionar, o dicen que no lo quiere solucionar. El gobierno argumenta que es muy cara esa solución e implica el retiro de Cisjordania, donde tienen colonias. Entonces si no se puede solucionar hay que manejarlo. Creo que la solución es política, porque militar es imposible ya que Israel no va a matar a dos millones de palestinos, no lo podría hacer, a menos que quiera ser un paria. Y los palestinos no van a derrotar a Israel tampoco, por eso la solución es política».
Kopel agregó que para Estados Unidos, «Israel es un aliado desde 1967, es un punto de apoyo en Medio Oriente, una forma de unir a la comunidad judía estadounidense detrás de ellos. Sin embargo ocurre algo muy curioso y es que el 80% de los judíos estadounidenses son progresistas, apoyan al Partido Demócrata. En EE.UU., el apoyo a Israel es mucho mayor: son 30 millones de evangélicos estadounidenses que apoyan más a Israel que los judíos norteamericanos».

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?