Sabado 01 de octubre 2022

Economía de EE.UU. entró en recesión

Redacción 29/07/2022 - 00.48.hs

El Producto Bruto Interno (PBI) de los Estados Unidos se contrajo por segundo trimestre consecutivo al registrar una merma de 0,9% anual en el segundo periodo del año, ubicando al país en una recesión según diversas definiciones técnicas del término.

 

La caída de la actividad de 0,9% que se produjo entre los meses de abril y junio se suma a la de 1,6% de los primeros tres meses del año, según informó ayer en Washington la Oficina de Análisis Económico (BEA por sus siglas en inglés) del Departamento de Comercio. En términos cuatrimestrales, el segundo trimestre marcó una caída del 0,2% tras una contracción de 0,4% en el primer periodo.

 

De acuerdo con los datos preliminares de la BEA, la caída en el PBI refleja principalmente una contracción en las inversiones privadas en inventarios, inversión residencial y no-residencial en capital fijo, y en el gasto federal, estatal y local, además de un incremento de las importaciones.

 

En tanto, las exportaciones y el consumo privado se incrementaron, lo cual permitió contener la contracción del indicador, aunque en el caso del segundo lo hizo en un ritmo más lento que en el periodo anterior.

 

Múltiples motivos.

 

Para la BEA, la reducción en la actividad se debe a múltiples motivos. En el caso de la caída en la inversión privada, la misma reflejó una contracción en el intercambio en las tiendas comerciales. Respecto al gasto público, si bien este cayó en términos generales, se incrementaron las partidas destinadas a la defensa.

 

El consumo tampoco muestra un panorama homogéneo: aumentaron los gastos en servicios (+4,1%) -sobre todo en alojamiento y cuidado de la salud- pero cayeron los destinados a los bienes (-5,5% en bienes no durables y -2,6% en durables), especialmente en los alimentos.

 

La menor caída general del PBI respecto de la del primer trimestre responde a la mejora de la situación de las exportaciones y la menor merma en el gasto federal.

 

Recesión.

 

Según las tradicionales definiciones económicas del término que se utiliza en muchos países, al caer por segundo trimestre consecutivo, Estados Unidos entró en una recesión. No obstante, la administración de Joe Biden le resta importancia a los datos del PBI -una postura rechazada por la oposición republicana- y considera que el país no entró en recesión al presentar otros indicadores más favorables como, por ejemplo, el desempleo que se ubica cercano a mínimos históricos (3,6%).

 

"Desde mi punto de vista, no vamos a entrar en recesión", subrayó Biden en un discurso este lunes. En tanto, luego de la difusión de los datos del PBI, el presidente consideró ayer que "tras el crecimiento económico histórico del año pasado y la recuperación de todos los puestos de trabajo privados perdidos durante la pandemia, no es sorprendente que la economía comience a ralentizarse de la mano de la tarea de la Reserva Federal para bajar la inflación".

 

"Pese a que nos enfrentamos a desafíos globales históricos, estamos en el camino correcto", subrayó Biden, y reiteró que su plan económico se focaliza en "bajar la inflación sin sacrificar todos los avances económicos que se hicieron".

 

La determinación oficial del ciclo económico en los Estados Unidos es realizada por un grupo de académicos en el Buró Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés) que tiene en cuenta otros datos además del PBI y que no se ha expedido aún.

 

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, manifestó el domingo en NBC que le sorprendería que la NBER declare la recesión "cuando se están creando casi 400.000 puestos de trabajo al mes".

 

De todos modos, el consenso en Wall Street es que Estados Unidos entraría en una contracción -en sentido pleno- a fines de este año o en el próximo, según diversas estimaciones de bancos como Goldman Sachs o JPMorgan. (Télam)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?