Murió la escritora Almudena Grandes

Redacción 28/11/2021 - 00.40.hs

La escritora española Almudena Grandes, autora de títulos como "Las edades de Lulú", "Malena es un nombre de tango" o "Atlas de geografía humana", falleció ayer a los 61 años como consecuencia de cáncer, una enfermedad que había dado a conocer hace poco más de un mes es una de sus columnas semanales en el periódico El País.

 

Nacida en Madrid el 7 de mayo de 1960, la autora se dio a conocer en 1989 con "Las edades de Lulú", la sugerente novela erótica que obtuvo el XI Premio La Sonrisa Vertical. Fue el principio de una prolífica carrera literaria que incluye títulos como las novelas "Te llamaré Viernes", "Malena es un nombre de tango", "Atlas de geografía humana", "Los aires difíciles", "Castillos de cartón", "El corazón helado" y "Los besos en el pan", junto con los volúmenes de cuentos "Modelos de mujer" y "Estaciones de paso", que la han convertido en uno de los nombres de mayor proyección internacional de la literatura española.

 

Varias de sus obras han sido llevadas al cine, y han merecido, entre otros, el Premio de la Fundación Lara, el Premio de los Libreros de Madrid y el de los de Sevilla, el Rapallo Carige y el Prix Méditerranée.

 

Obras.

 

En 2010 publicó "Inés y la alegría" (Premio de la Crítica de Madrid, el Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska y el Premio Sor Juana Inés de la Cruz), primer título de la serie "Episodios de una Guerra Interminable", a la que siguieron "El lector de Julio Verne" (2012), "Las tres bodas de Manolita" (2014), "Los pacientes del doctor García" (2017; Premio Nacional de Narrativa) y "La madre de Frankenstein" (2020).

 

Hace poco más de un mes, Grandes había anunciado en una de sus columnas en El País que padecía cáncer, una enfermedad que le habían diagnosticado hace poco más de un año. "He tenido que escribir algunos artículos muy complicados a lo largo de mi vida. Ninguno como este", comenzaba diciendo en su columna, titulada "Tirar una valla". Y proseguía: "Todo empezó hace poco más de un año. Revisión rutinaria, tumor maligno, buen pronóstico y a pelear". Por ese entonces, la escritora relataba que en el momento del diagnóstico de la enfermedad no quiso contarlo porque "necesitaba estar tranquila, confabularme con mi cuerpo y conmigo misma". (Télam)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?