Lunes 06 de febrero 2023

Detenido negó participación

Redacción 24/11/2022 - 00.34.hs

El hombre detenido en el marco de la causa por el femicidio de Susana Cáceres, la mujer hallada violada y asesinada el pasado viernes tras permanecer diez días desaparecida a la vera del río Reconquista, en el partido bonaerense de Ituzaingó, negó ayer haber tenido relación con el hecho y aseguró que su camioneta permaneció estacionada en proximidades al lugar del hallazgo del cadáver porque tuvo problemas mecánicos.

 

Se trata de Ramón Rosa Lescano, quien ayer tarde declaró ante la fiscal Luisa Pontecorvo, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de General Rodríguez-Moreno, acusado del delito de "homicidio triplemente agravado por criminis causa, por haber sido cometido por un hombre contra una mujer mediando violencia de género y por ensañamiento, abuso sexual con acceso carnal y robo agravado".

 

En su indagatoria, Lescano negó haber tenido algún tipo de relación con el crimen de Cáceres, a quien dijo que ni siquiera conoce, pero admitió que es suya la camioneta Renault Duster negra que quedó filmada por una cámara de seguridad en las horas previas al hallazgo del cadáver de la víctima a un costado del Camino del Buen Ayre, en las proximidades de la escena donde fue encontrado el cuerpo.

 

El hombre reconoció que es su camioneta, pero dijo que estuvo allí estacionado durante unos 40 minutos porque sufrió problemas mecánicos y que, una vez solucionados, se retiró.

 

Tras la indagatoria, la fiscal pidió la detención formal del imputado ante el Juzgado de Garantía 1 de Moreno.

 

Pericias.

 

En tanto, los investigadores aguardan para la próximas horas los resultados de las muestras presuntamente de sangre que se levantaron de la camioneta Duster del sospechoso para intentar determinar si pertenecían a la víctima.

 

Además, los resultados de otros peritajes sobre cuchillos que fueron secuestrados en la vivienda de Lescano con la intención de establecer si alguno de ellos fue el utilizado para provocarle los cortes que presentaba en la zona del tórax.

 

Fuentes judiciales revelaron que la fiscal Pontecorvo también le imputó a Lescano el delito de "robo agravado", ya que junto al cadáver de Susana fue hallada su riñonera pero sin ninguna de sus pertenencias.

 

"Todo hace pensar que Susana tenía dinero en su poder por la venta de algunos de sus electrodomésticos, que había concretado horas antes de su desaparición. Tampoco fue hallado su documento de identidad", dijo un investigador.

 

Por otra parte, los pesquisas aún buscan a otros dos sospechosos que, se presume, que pudieron haber participado del femicidio de Susana Cáceres.

 

Lescano es un hombre con antecedentes por distintos delitos, entre ellos violencia de género, por portación ilegal de arma de guerra por la que cumplió una probation, otra por encubrimiento y una más por resistencia a la autoridad.

 

Autopsia.

 

El resultado de la autopsia que realizaron peritos de la policía bonaerense y que fue entregado a la fiscal Pontecorvo señala que Cáceres padeció un período de agonía, que fue abusada sexualmente, que presentaba múltiples lesiones punzo cortantes en la región toráxica de hasta 20 centímetros de largo, que sufrió traumatismos en el cráneo y que la data de muerte es de entre 7 y 10 días previos al hallazgo del cuerpo.

 

Por eso, los investigadores creen que el lugar donde fue encontrado el cuerpo de Cáceres es una escena secundaria del crimen, es decir que la mataron en otro lugar y que él o los homicidas fueron a arrojar el cadáver donde finalmente lo hallaron el viernes pasadas las 13 en medio de pastizales ubicados a la vera del río Reconquista.

 

El reconocimiento de la víctima, realizado por familiares, se logró en base a un tatuaje con el logo de "Chevrolet" y otro de "AC/DC" que llevaba la mujer en sus brazos, y por la vestimenta, que era la misma que tenía puesta el 8 de noviembre, cuando salió de su casa de Villa Trujui por última vez.

 

El rastrillaje en Ituzaingó se realizó horas después de que la policía allanara dos domicilios, uno de ellos en la casa del detenido Alejandro Alberto Peralta, ex pareja de Cáceres, quien está detenido pero no por este crimen. (Télam)

 

Mató a su ex y a su hijastro.

 

Un ex suboficial del Ejército Argentino asesinó a balazos a su ex pareja y a su hijastro, para luego suicidarse en Cañuelas. Además, el hombre también hirió a su propio hijo, quien recibió un disparo en el pecho y permanecía internado en el Hospital Cuenca de Cañuelas.

 

El trágico hecho ocurrió el martes por la noche en una vivienda ubicada en Nazca al 300, de esa localidad situada a unos 60 kilómetros al sur de la ciudad de Buenos Aires.

 

Todo se produjo cuando el atacante, José Averio Naon, de 60 años, y que tenía una restricción de acercamiento a las víctimas, llegó a la casa en la que se encontraban su ex pareja, María Alejandra Giménez Díaz, de 57, junto a, Edgardo Emanuel Álvarez, de 34, hijo de una pareja anterior de la víctima, y José Naon Giménez, de 20, fruto de su relación con Naon.

 

En la casa también estaba la nuera de la víctima, y sus dos nietas, quienes resultaron ilesas tras los disparos. Tras balear a la mujer y sus hijos, el hombre se suicidó en la misma casa con el arma que portaba.

 

Cuando la Policía Científica arribó al lugar, encontraron seis vainas servidas de una pistola calibre 9 milímetros. La investigación quedó a cargo de la fiscal Normal Pippo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Cañuelas, que depende del Departamento Judicial de La Plata, quien ordenó varias medidas y caratuló la causa como "homicidio doblemente agravado por el vínculo por violencia de género y tentativa de homicidio".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?