Martes 06 de diciembre 2022

"Muy flojo con los poderosos"

Redacción 19/09/2022 - 00.21.hs

"Yo estoy viva por Dios y la Virgen", esas fueron las primeras palabras que expresó la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner luego del intento de magnicidio frente a curas y monjas que están más cerca de los pobres. Para el padre "Paco" Olverira el encuentro "se vivió con emoción y conmoción".

 

Olveira es miembro del Grupo de Curas en Opción Por Los Pobres, a cargo de la Capilla Beato Enrique Angelelli y Compañeros Mártires, en Libertad (Merlo). En diálogo con Radio Noticias contó cómo fue el encuentro con CFK luego del atentado con el que quisieron quitarle la vida. "Llamó a dos o tres curas de Opción por los Pobres, nos comunicó este deseo y rápidamente invitamos a otros curas que están en los barrios, a las hermanas y a los curas villeros", explicó.

 

Definió al acto como "claramente religioso, aunque con implicaciones políticas porque fue con la vicepresidenta de la Nación. Ella nos dijo: 'Yo me he querido reunir con ustedes que son personas con quienes comparto la misma fe católica porque yo estoy viva por Dios y la Virgen'. Quería estar con nosotros, curas y monjas, pero no con cualquiera sino con quienes estamos más cerca de los pobres de nuestra patria".

 

-Durante el encuentro, la hermana Ana María Donato dijo que "los pobres eran felices y comían bien con Néstor y Cristina", ¿qué pasa cuando no comen bien y no son felices?

 

-Cuando el macrismo quería llegar al poder decía que era la revolución de la alegría, y al tiempo dije que subió todo menos la alegría. Los pobres no piden demasiado, no sueñan con ir de vacaciones a Miami, con comprar dólares, no buscan como razón de su felicidad cambiar el auto cada dos años. Quieren darle de comer a sus hijos y llevarlos a la plaza para comprarles unos caramelos. Cuando se les niega el poder darles lo mínimo a sus hijos, esa es la diferencia entre la felicidad y la infelicidad de los más pobres. No quiero santificar, todas las clases sociales tenemos virtudes y defectos, pero en ellos la dignidad del hijo de Dios está pisoteada. La hermana Ana María dijo "pobres" pero podría haber dicho "oprimidos", que los pobres no salen de un repollo, son consecuencia de un sistema que oprime. Lo que hizo Néstor y Cristina fue cambiar estructuras, que los pobres puedan comer y por lo tanto, felices.

 

-Y hoy en día cuando comer es difícil, cuando hay 50 % de pobres, ¿qué genera esta situación en las familias más humildes?

 

-Todos sabemos que si no estás bien alimentado no vas a crecer bien y eso te va a limitar el resto de tu vida. Genera mucha bronca, uno encuentra a jóvenes, que pasan de niños a adolescentes y de adolescentes a jóvenes, que muchas veces se perdieron porque desde pequeños fueron carne de cañón. Nosotros vivimos en un asentamiento, un barrio bien pobre, al lado de un country, eso genera mucha bronca porque si todos somos iguales de pobres, se vive así. Pero cuando caminás para tomarte un colectivo y te cruzás con una 4x4 último modelo o cuando en un lugar no hay agua y en el otro sobra, eso genera mucha bronca. Te podría hacer un listado muy grande de lo que genera...

 

-¿Cómo se contiene la bronca o rencor?

 

-Luchás contra las causas. Por eso queremos tanto a Cristina. Siempre repito la frase: "Si le doy pan a un pobre soy un santo, si pregunto por qué no tiene pan me llaman comunista". Los curas y las monjas en los barrios intentamos no solo darle pan a los pobres; sí tengo un comedor, pero no festejo como Vidal o Macri cuando inauguraron un comedor. No hay resignación, atacamos las causas y las consecuencias. Es en ese momento cuando entra la política y decimos que no podés ser cristiano y neoliberal porque si sos neoliberal estás defendiendo la meritocracia, pero nosotros creemos en la fraternocracia. Si somos hermanos y hermanas, la tierra es para todos y todas, no para el más vivo, para el que tiene más plata. Tiene que haber un Estado presente que distribuya la riqueza.

 

Críticas.

 

En ese contexto, "Paco" Olveira apuntó contra el Gobierno nacional porque "está siendo muy flojo con los poderosos". Criticó el dólar soja a 200 pesos y aseguró que eso "no lo puedo convalidad desde la ética, la moral desde el ser cristiano y humano". Argumentó que con esta medida los agroexportadores "están teniendo ganancias extraordinarias mientras nuestro país está pasando hambre. Ellos reciben los insumos al dólar oficial, presionan y para que liquidaran hubo que darles un premio. Eso se llama avaricia y eso es el gran pecado contra el que Jesús peleó".

 

Siguiendo esta línea sostuvo que "no se puede servir a Dios y al dinero porque si servís a uno, matás al otro que es el pobre". El padre celebró que "durante el kirchnerisimo los niveles de pobreza bajaron. Hubo muchos trabajadores que recibían de la torta más del 50 %, teníamos los mejores sueldos en dólares, había trabajo, no nos podemos conformar solo con comer y comprar un chupetín".

 

Al ser consultado sobre cuál es su análisis respecto a las elecciones del año que viene dijo que su "deseo personal" es "una Cristina 2023". Aseguró que ella es "quien puede conducir mejor el destino de la patria hacia algo libre, justo y soberano".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?