Lunes 05 de diciembre 2022

Policía hará más excavaciones

Redacción 06/10/2022 - 00.21.hs

Las dos hermanas cuyos cuerpos fueron hallados el martes en un pozo de agua de su casa de la ciudad de Córdoba presentaban heridas de bala y puñaladas, por lo que la policía continuaba con la exploración de la vivienda en busca de las armas utilizadas para cometer el doble crimen, por el que están detenidos el hijo de una de ellas y otro joven familiar.

 

Fuentes de la investigación informaron que la búsqueda continúa porque también se sospecha que podría haber otros cuerpos enterrados, entre ellos el del padre de las víctimas que habría fallecido meses atrás, aunque por el momento no se obtuvo documentación que lo acredite.

 

De acuerdo a los voceros, la casa era habitada por una familia disfuncional, con integrantes con enfermedades mentales, en un entorno donde se habrían producido abusos y posibles nacimientos, y fallecimientos que no fueron documentados.

 

Durante esta jornada un equipo especializado de la Policía de Córdoba continuaba con la exploración del terreno del domicilio situado en la calle Oscar Cabalén al 6600, del barrio Autódromo, en el noreste de la capital de esa provincia, donde el martes, tras dos días de búsqueda, encontraron los cuerpos de las hermanas Esther (41) y Sara Castro (39), a más de 50 metros de profundidad en un pozo de agua.

 

Personal del Departamento de Unidades de Alto Riesgo (DUAR), de bomberos, División Canes y peritos multidisciplinarios retomaron ayer las tareas con una máquina retroexcavadora para perforar el terreno.

 

Las fuentes de la investigación manifestaron que la fiscal de Violencia Familiar Andrea Marín, a cargo de la causa, ordenó que se siga excavando en las profundidades del pozo en busca de elementos de prueba para aportar al expediente en el marco del cual están detenidos los acusados Ismael Castro (20) y Esteban Castro (24), quienes serían hijos de Ester.

 

Excavación.

 

La decisión de seguir excavando tiene que ver con la búsqueda de un arma blanca y de fuego, ya que, según los datos preliminares de la autopsia, los cuerpos presentaban signos de apuñalamientos y orificios compatibles con balazos, añadieron los informantes.

 

Por su parte, el jefe del DUAR, Sergio Cravero, dijo a la prensa que se trabajaba "en diferentes sectores del terreno, de acuerdo a las directivas del personal de investigaciones".

 

"Se buscan elementos relacionados a la causa, por eso que es que tenemos presente en el lugar trabajando en conjunto a personal del Gabinete de policía Judicial", señaló.

 

En tanto, en las últimas horas se viralizaron videos en los que se puede observar las condiciones en las que salían los bomberos que bajaron a retirar los cuerpos del lugar.

 

En esas imágenes se los pudo observar exhaustos, y con muestras de clara fatiga y falta de hidratación, lo que graficó la complejidad con la que debieron trabajar bajo tierra.

 

Para tal tarea los efectivos tuvieron que utilizar tubos de oxígeno para poder soportar la presión a la que se expusieron.

 

Asimismo se constató que los cadáveres no se encontraban descuartizados como supuestamente manifestó uno de los acusados cuando confesó los crímenes.

 

El equipo de DUAR también comenzó a perforar otras zonas del terreno de la vivienda ante la sospecha de que podría haber otros cuerpos enterrados, mientras que otro grupo busca documentación que acredite la identidad y los vínculos entre las víctimas y los detenidos, debido que hasta el momento los lazos familiares aún no se pudieron determinar con exactitud.

 

A esos efectos se remitieron oficios al Registro Civil y a otros organismos públicos, a quienes se les pidió también que informen si hubo otros nacimientos y fallecimientos registrados en el seno de esa familia.

 

Detenidos.

 

Sobre los dos jóvenes detenidos, las fuentes dijeron que están imputados del delito de 'homicidio calificado y homicidio simple en concurso real', en tanto una adolescente de 17 años se encuentra a disposición de la justicia juvenil acusada de supuesto "encubrimiento agravado".

 

Los acusados serán sometidos a pericias psiquiátricas y psicológicas para establecer sus capacidades cognitivas y si están en condiciones de afrontar un proceso.

 

El caso comenzó a investigarse el sábado pasado, cuando los dos imputados fueron interceptados por una patrulla policial cuando caminaban por la ruta de la Altas Cumbres acompañados de cuatro menores de edad. En ese grupo había un bebé de un año, dos niños de 6 y 12; y la adolescente acusada.

 

En un primer momento, los ahora acusados relataron a los efectivos policiales que estaban viajando rumbo a Mina Clavero por vacaciones.(Télam)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?