Miércoles 07 de diciembre 2022

Desértika: el sabor del desierto

Redacción 04/06/2022 - 00.45.hs

En 25 de Mayo hay una cerveza artesanal que tiene el sello pampeano: Desértika es el emprendimiento que crearon Mariana Benítez y Guillermo Cerer y no solo elaboran distintos sabores sino que poseen su propia plantación de lúpulo.

 

Se sabe que la extensa geografía pampeana exhibe paisajes muy disímiles porque sobre esa llanura que parece abarcarlo todo puede surgir desde el verde más frondoso hasta el gris opaco del desierto. Y es ahí, en ese punto extremo de la provincia donde no solo el negro del petróleo domina la vista sino que también surge el color dorado de la más sabrosa cerveza artesanal, la de Desértika, una marca de origen familiar que le aporta toda su calidad y sello personal. Con plantaciones propias que permiten una elaboración particular que trasciende los límites y se expande hacia distintos lugares. Siempre con la espuma justa.

 

“Admito que el nombre surgió enseguida, el desierto de nuestra zona es lo que domina todo, así que como Guillermo es de 25 de Mayo siente una identificación muy grande con este lugar. Solo le cambiamos la K para que tenga otra fuerza”, cuenta Mariana dejando en claro que cuando pensaron en un bautismo de su creación emprendedora lo que se impuso fue el lugar de pertenencia.

 

Mariana Benítez y Guillermo Cerer tienen ambos 44 años y desde hace más de una década están juntos. Ella es oriunda de General Roca y es periodista. Trabajaba en el diario Río Negro. Y él era trabajador petrolero en 25 de Mayo. Adquirieron un lote en la localidad sureña de nuestra provincia y destinaron todos sus ahorros y esfuerzos a la construcción de la casa familiar que hoy comparten con sus hijos Catalina (10) y Paulino (7). Pero la “picadura” emprendedora siempre sobrevolaba sobre el aire veinticinqueño.

 

“Estábamos a full con el tema de la casa pero al mismo tiempo cada vez nos convencíamos más de que queríamos hacer algo nuestro. En mi caso no veía muchas posibilidades laborales en 25 de Mayo y Guillermo quería cambiar un poco su trabajo habitual. Mi familia tuvo una cervecería artesanal en Río Negro y yo formé parte de ese proyecto. En el caso de Guillermo, se copó con empezar a hacerla así que nos pareció una buena idea y arrancamos de manera bien casera, con poquita producción para consumir nosotros y nuestros familiares y amigos. De a poco fuimos mejorando todo el proceso de elaboración y ya empezamos a comprar ollas de 500 litros y a montar una estructura de fábrica. Decididamente comenzamos a destinar buena parte de los ahorros a esta idea y en noviembre de 2017 dimos el paso formal con Desértika. Reinvertimos cada pesito y así nos fuimos expandiendo y creciendo”, resume Mariana.

 

Cuando ya tuvieron la estructura necesaria para una producción a mayor escala llegaron a los 1.500 litros mensuales. Hoy, en verano, llegan a los 10 mil y en la actualidad, con la temporada baja, promedian 7 mil litros de cerveza de las siete variedades que elaboran: Kölsch, Honey, APA, IPA, Lager, Scottish e Imperial Stout.

 

Lupular.

 

“Hace cinco o seis años ya veíamos que había un boom con la cerveza artesanal: en Río Negro y Neuquén crecía cada vez más y en 25 de Mayo no había nada, y aún hoy somos los únicos. Pero además queríamos darle una distinción, un sello personal con algo que sea bien nuestro, así que lo charlamos y como somos apasionados por la tierra compramos el lote de al lado de la casa e hicimos un lupular. Tenemos nuestras plantaciones y eso es un plus que aporta Desértika”, valora Mariana sobre la producción propia de lúpulo, uno de los componentes principales de esa bebida que está entre las más populares del país y del mundo.

 

En ese sentido, la idea es sumar una plantación de lúpulo en el área bajo riego que depende del Ente Provincial del Río Colorado (EPRC) y que justamente busca fomentar distintas producciones en la zona de Casa de Piedra y 25 de Mayo.

 

“Tenemos un montón de proyectos, uno es ampliar el lupular y alcanzar las tres hectáreas para comercializar lúpulo pampeano, en el caso del EPRC la idea es plantar un lote y también estamos en el proceso previo a participar en concursos nacionales con las distintas variedades. Vendemos nuestras latas en la provincia pero sobre todo en el valle rionegrino y de Neuquén, buscamos expandirnos en distintas direcciones”, destaca Mariana. Durante los veranos, Desértika tiene su propio patio cervecero en 25 y allí tocan bandas en vivo y se generan otras actividades sociales y culturales.

 

Expo.

 

El mes pasado el emprendimiento se sumó a la nueva edición de la Expo Pymes y la experiencia de esos tres días en el autódromo de Toay es muy valorada por Benítez.

 

“Hace unos días comentábamos entre nosotros lo bien que nos había ido en la Expo, es la segunda vez que participamos, es un lugar muy cuidado y es un placer para los expositores porque todo está impecable y hay mucha gente preocupándose porque así sea. Además sirve para generar contactos y negocios. Lo otro que rescatamos con mucho entusiasmo es que a la gente le dimos a probar nuestros sabores y el ida y vuelta que se produjo fue muy estimulante. En La Pampa me parece que se genera ese ‘feedback’, acá hay una cercanía, un contacto estrecho con la gente del Ministerio de la Producción, por ejemplo, que uno siente que tiene un acceso directo y eso tiene mucho valor”, destacó la emprendedora.

 

Mariana admite que la elaboración y producción de cerveza requiere justamente de un trabajo muy artesanal, con cada detalle cuidado al máximo. “La cerveza tiene la maña de que si no la hacés exactamente como la tenés que hacer no va a ser la misma cerveza. Y nosotros somos muy fanáticos así que estamos encima de cada paso. Por suerte eso la gente de alguna manera lo percibe y lo agradece”.

 

-¿Y hacia dónde planean expandirse en un mercado tan competitivo como el de la cerveza artesanal?

 

-“Nuestra idea es llevarla a muchos más lugares, que se haga muy conocida en La Pampa, en el sur de la provincia de Buenos Aires, seguir expandiéndonos en el Valle, queremos ir a la costa (ya estamos en San Antonio Oeste y en Las Grutas), queremos que nuestra lata esté en la playa. Para nosotros es un hijo más que te demanda todo el tiempo y todos los recursos pero que también te genera alegrías maravillosas. Cada logro que alcanzamos es un orgullo personal y familiar porque esto no es una empresa, es un emprendimiento familiar y acá también está el corazón de nuestros padres y de nuestros hijos. Eso es básicamente Desértika”, responde Mariana y no hace falta agregar mucho más, solo probar esa espuma que trae el sabor del desierto pampeano.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?