Lunes 27 de mayo 2024

“El ritmo de trabajo es altísimo”

Redaccion Avances 31/05/2023 - 14.30.hs

En Embajador Martini hay una empresa que se dedica a la fabricación y reparación de implementos agrícolas, mangueras hidráulicas y también a la venta de herramientas de oleohidráulica. Un combo de servicios que apunta a la mayor calidad y buena atención al cliente. Se trata de “Tornería Tegar”, el emprendimiento que Edgardo Toselli (44) puso en marcha hace una década apostando por su propio camino del trabajo y la innovación. 
En la mini pyme, que está ubicada en la calle 3 al 375 de Embajador y cuyo WhatsApp de contacto es 2302-516099, Toselli comenzó con trabajos de tornería, luego sumó soldaduras y gracias a constantes capacitaciones empezó a fabricar implementos con su sello personal: rolos desterronadores, rolos pisa rastrojos, rastras de discos y otras herramientas hidráulicas de trabajo agrícola.
“Hoy por suerte hay muchísimo trabajo, tenemos mucho laburo y en todo lo que es servicios al campo hay una demanda impresionante, con la lluvia del otro día es tremendo como cambió el panorama, por supuesto que la situación económica es compleja y dificulta el día a día, pero acá la realidad te marca que si llueve, el campo mueve todo. Están sembrando, pasando el rolo, activando todo. Además estamos reparando lo que es línea de tractores y también bateas de camiones, muchos trabajos de hidráulica por supuesto y una gran demanda del rolo pisapalo”, explicó Toselli sobre la actualidad de Tegar. 
“Somos cinco los que trabajamos en la empresa y estamos a fondo, laboralmente estamos muy bien, no nos podemos quejar y nosotros corremos con la ventaja de que cuando al campo le va bien, nos compra; y cuando le va mal, nos trae a reparar, porque si el chacarero no puede comprar una nueva sembradora, trae la vieja para reparar”, agregó.

 

De empleado a dueño.
Toselli estudió en la Escuela Técnica de Intendente Alvear, se recibió en el '97 como Técnico Mecánico Rural e ingresó a trabajar en ‘Fava Hermanos’, como ayudante de taller. “Hacía la mecánica de los motores, reparaba cosechadoras, sembradoras y al tiempo me compraron un torno porque yo lo sabía usar, así que sumé esos trabajos también. Con el correr de los años ya me dieron la responsabilidad de otras máquinas, de recorrer los campos, en fin, todo el laburo que comprendía la empresa”, recordó.
“Estuve 15 años en Fava y con el tiempo me fui equipando con mis propias herramientas, mi papá me ayudó a comprar un galpón y lo tuve alquilado un tiempo porque no podía ponerme a trabajar solo. Finalmente en 2013 me decidí y les comuniqué a los dueños de la empresa que iba a hacer mi propio emprendimiento, y ellos no solo me apoyaron sino que me facilitaron muchas cosas y hoy en día me siguen trayendo trabajo, así que no me queda más que agradecimiento. No fue nada fácil la decisión porque largarse solo es muy complicado. Es un riesgo importante y por supuesto que uno tiene miedo, ya estaba casado y con una hija y uno no duerme pensando en cómo va a hacer para sobrevivir, pero por suerte la cosa empezó a funcionar”, destaca Edgardo, que hoy cuenta con la colaboración de su pareja Laura, con quien además comparte la crianza de Alba y de Alfonsina.

 

Expansión
Toselli avanza hoy en la instalación de un banco de pruebas de hidráulica y también en el proyecto de un local comercial en el cual pueda vender todo lo que es repuestos.
“Afortunadamente en estos diez años he podido desarrollarme y la gente responde, siempre apunto a crecer y generar fuentes de trabajo. Hoy cuento con un plantel de trabajo muy bueno, con chicos que salen de estudiar y tienen muchas de aprender y trabajar, y eso es difícil de conseguir por lo tanto estoy muy satisfecho desde ese punto de vista”, sostiene Edgardo, que se autodefine como “recontra emprendedor, uno que le da para adelante con todo”. 

 


Para anunciar en nuestras ediciones especiales contactanos a emprendedores@laarena.com.ar

 

 

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?