Sabado 25 de junio 2022

La magia de la química botánica

Redaccion Avances 19/05/2022 - 13.06.hs

Desde hace algunos años ha comenzado a generarse una nueva revolución, la de la biocosmética como parte de una cosmovisión en función del cuidado y la preservación del medio ambiente.

REDACCION

Julia Oliferuk es la creadora de Pajarillo Verde, emprendimiento de productos para el cuerpo, amigables con el ecosistema, y todas sus creaciones pueden conocerse en el stand de la carpa de Salud y Bienestar de la Expo Pymes.

Para Julia (42 años) no es su primera Expo y según le contó a LA ARENA la anterior fue una experiencia “buenísima y que ojalá podamos repetirla y superarla”. Agregó que se trata de un espacio cálido para que cada cliente pueda darse un momento de conexión con la naturaleza. Está en la carpa de Salud y Bienestar en el stand 905 exhibiendo su marca propia.

Julia fabrica diferentes productos: desodorantes naturales, pastas dentales, jabón, acondicionador, talco natural, repelentes, óleos protectores solares, mantecas aromáticas, brumas óleos
esenciales, hidrolatos, entre otros. A su vez, los aromas de sus productos tienen gran variedad de fragancias: menta, caléndula, lavanda, eucaliptus y manzanilla entre otros.

“Lo básico es lo de uso cotidiano, que se amplia con lo de uso terapéutico y de cuidado con los oleatos que son aceites que podés usar en reemplazo de cremas y que tienen las propiedades de las plantas”. “También son materia prima de otros productos, como las mantecas aromáticas que pueden emplearse en los labios y en el cabello”.

Otro dato interesante es que cada producto es multipropósito. Y resaltó que con el tiempo fue dándose cuenta que “no es necesario tener tantas cosas, tantos productos y que la función que
cumple un ingrediente clave puede ser útil a varios fines”.

Destilados.

Su aroma predilecto es el de la lavanda y la usa en numerosos productos. Además, tiene una línea que se elabora a base de destilados por arrastre de vapor, como los aceites esenciales o hidrolatos, que se pueden usar puros en aromaterapia, ambiental o corporal. “Están pensados para uso tópico, brindando no solo el bienestar, sino la agradable sensación del aroma de las hierbas”.

“No elaboramos cremas porque al llevar agua en su composición, sí o sí precisan de un conservante y los que son de origen natural, no son tan efectivos en preparaciones caseras. En Pajarillo no estamos de acuerdo con el uso de dichos conservantes”. Y agregó que “más que un producto, es una filosofía de vida porque te hace cuestionar todo el entorno”.

“Imaginate que cuando hablamos de cargas químicas, estamos hablando de ingredientes comunes en un montón de productos de la vida diaria, incluso están presentes en aquellos que se hacen
nombrar como cosmética natural, se trata de sulfatos, emulsionantes o conservantes”.

Julia señaló que si bien existen equivalentes naturales, son de menor resistencia para almacenar, “por eso nos dedicamos solo a elaborar productos que en sí mismos se autosostengan y que no
tengan nada que los malogre. De hecho pasa tiempo y si se dejan de usar se mantienen impolutos, son sustancias muy nobles”, reflexionó.

Cosmovisión.

La emprendedora señaló que la vida saludable es un signo externo e interno y que incluso si se acompaña con una vida y alimentación sana “te das cuenta que el cuerpo se hace soberano de su sabiduría y solo te muestra que tu aroma natural ya no es tan fuerte, porque no libera tantas toxinas. Porque incluso los alimentos que ingerís no producen acidez ni ensucian los dientes cuando comés sano”.

En la elaboración de los distintos productos, hay muchos procesos que implican nociones de fisicoquímica; y en cuanto al asesoramiento, Julia explicó que fue conociendo personas que son productores de hierbas que saben cómo usarlas, conocen sus propiedades y los usos en la botánica corporal. “Tengo muchos colegas con los que hacemos un intercambio de datos, insumos y de productos”, celebró.

Ella posee su propia huerta y hace recolección silvestre de lo que va encontrando y muchas veces cuando viaja y ve por ejemplo jarilla, la cosecha. “También hago trueque con otros productores de
Anguil y con los productores y participantes de la Feria de la Alimentación Sana que está en el parque Oliver de Santa Rosa”.

Imagen.

Otro tema aparte es el packaging de Pajarillo Verde y su presentación. Si bien son productos ecológicos, es necesario el trabajo de imprenta para poder envolver y clasificar cada cosa con su
etiqueta. Y destacó que también recibe el asesoramiento sobre venta y marketing en redes sociales.

La joven emprendedora se mostró interesada en las nuevas lógicas de venta online a través de una tienda nube para poder comerciar. “En realidad estoy viendo cómo resolver parte del trabajo y
viendo si haré un catálogo o una página. Aunque son modismos comerciales tan nuevos que implican estar bastante tiempo en la compu, pero sé que funciona así”.

En cuanto a los recursos que se generan, puntualizó que “si se lo midiera con los precios y el costo de vida, no sería del todo rentable”, pero desde su propia filosofía de vida “alcanza y eso está bien,
porque permite conectar con la abundancia y eso es suficiente”. Y aclaró que es una abundancia que no está relacionada con el dinero, pero que le permite seguir creciendo.

“Estamos recién empezando a generar cosas nuevas. A veces me gustaría estar más organizada y aprovechar para dar el paso y expandirme, pero vamos despacio”, se sinceró. También remarcó el
increíble paso que dio cuando su compañero armó un alambique para destilar. “No lo podíamos creer, eso nos permitió crear nuevos productos”.

Entre las novedades que presenta en la Expo Pymes, están las primeras mantequitas aromáticas con una textura mucho más cremosa, ideales para el invierno y por supuesto todo su catálogo de
productos naturales sin químicos agregados.

Comienzo.

El emprendimiento comenzó en el transcurso del 2014 cuando se mudó a Toay y se conectó con una forma de vivir y generar menos impacto en el medioambiente.

“Empecé a hacerme los productos de uso cotidiano, tanto para el cuidado corporal como para la limpieza del hogar. No quería tener que depender del súper y buscaba ganar autonomía; y a la vez,
generar una interacción más amable con el ambiente y el cuerpo”, describió.

Julia sintió la curiosidad y se puso a investigar por Internet. “Realmente fui autodidacta, quizás porque siempre me gustó el mundo de la botánica y de hecho me dedicaba a sacar fotos a distintas
plantas; sentía que había una conexión. Incluso comencé a investigar la medicina con hierbas. Fue un camino progresivo que desató el origen de Pajarillo”, explicó.

El nombre del emprendimiento deviene de la gran cantidad de loros que habitan la zona de su casa y que son en gran parte un reloj biológico matutino y vespertino. También señaló que la palabra
pajarillo hace referencia al verde y a lo natural.

En 2014, Julia comenzó a ofrecer el desodorante corporal a sus conocidos al igual que la pasta dental. “Había muy buena devolución. Ahora es más común y hay más opciones de personas que
hacen estos productos”.

A ella llegaban personas con problemas complejos de piel, como alergias que quieren productos naturales. “Se abrió una linda puerta para poder elegir qué usar”. Desde sus redes sociales
(@pajarilloverde_cosmética), Julia genera su propio sostén a través de un emprendimiento que la hizo redescubrir la magia de la cosmética botánica.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?