Lunes 06 de febrero 2023

Analizan la construcción de un parque eólico

Redacción 28/11/2022 - 10.31.hs

Una empresa privada quiere avanzar con la instalación de un parque eólico en territorio pampeano y las autoridades provinciales convocaron a una audiencia pública para presentar el estudio de impacto ambiental. Se trata de Energías Renovables Los Arroyos S.A., que pretende emplazar el proyecto en un predio rural privado en el departamento de Lihuel Calel.

 

La Subsecretaría de Ambiente convocó a una audiencia pública para presentar el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto. La misma, según precisa el artículo 1º, será el miércoles 21 de diciembre a las 9 en el SUM del Parque Agroindustrial de La Adela.

 

Allí, se tratará "el proyecto de instalación de un parque eólico con una potencia de 128,8 MW a ubicarse en el Departamento Lihuel Calel".

 

Las personas interesadas podrán acceder al expediente en la sede de Ambiente, en avenida Luro 700, los días hábiles de 8 a 13. También se puede consultar a través de la página web de la Subsecretaría. Con respecto a la participación en la audiencia, hay tiempo hasta un día antes de la misma y deberán inscribirse en un formulario online que también se encuentra en el sitio web del área.

 

Ubicación.

 

En la convocatoria, a la que tuvo acceso LA ARENA, se detalla que la obra en análisis "consiste en la instalación de un parque eólico con una potencia de 128,8 MW con 23 aerogeneradores Vestas V162 de 5,6 MW de potencia individual, a ubicarse en el Departamento Lihuel Calel".

 

El terreno donde se emplazará es una zona "netamente rural" y ningún componente del proyecto "ingresa en áreas urbanas", según se precisa en el estudio realizado por la consultora Ecotécnica América Latina S.A. El predio cuenta con una superficie total de 2.423 hectáreas, a 5 kilómetros al noroeste de la intersección de las Rutas Provinciales 34 y 11. Se encuentra a 50 kilómetros de Cuchillo Có, a 75 de La Adela, a 100 de Puelches, a 125 de Gobernador Duval y a 150 de General Acha.

 

"Esta superficie se considera bruta y no neta, ya que la ocupación real del parque sobre el terreno, incluyendo caminos y fundaciones de los aerogeneradores será mucho menor, aproximadamente 50 ha (2,1 % del total del predio)".

 

En la convocatoria publicada por Ambiente se aclara que "el espacio necesario para la instalación de los aerogeneradores, los caminos internos, líneas de media tensión, cableado, estación transformadora y otras ocupaciones de terreno, se establecieron sobre la base de un contrato de disponibilidad de tierra firmado por 30 años entre el propietario del predio y Energías Renovables Los Arroyos S.A".

 

Aporte.

 

Por otro lado, en la convocatoria se destaca que "el funcionamiento del Parque Eólico tendrá un efecto beneficioso para la población, debido a su contribución a la reducción de emisiones de gases con efecto invernadero (GEI), a su aporte energético al Sistema Argentino de Interconexión Eléctrica (SADI), que mejora el suministro para los usuarios y por su aporte a la diversificación de la Matriz Energética Nacional que la hace menos dependiente de los combustibles fósiles y permite una fuente alternativa para el suministro".

 

En esto también coincidió la consultora: "El proyecto tiene por objeto generar energía eléctrica mediante la aplicación de una tecnología amigable con el ambiente. En un contexto internacional donde el Cambio Climático es un fenómeno ampliamente reconocido por sus efectos negativos sobre la economía de las naciones, la vida de las personas y la biodiversidad, la generación de electricidad mediante la utilización de energías renovables resulta un evento auspicioso que merece ser alentado".

 

La firma que realizó el estudio resaltó que "en etapa de operación, el proyecto aportará al Sistema Argentino de Interconexión Eléctrica (SADI) alrededor de 644.257 MWh por año, energía suficiente para abastecer alrededor de 252.947 viviendas básicas. Esta producción de energía eólica evitará la emisión al medio ambiente de 309.243 Ton/CO2 por año que produciría su generación mediante usinas térmicas. Este proyecto es muy importante también porque se inserta en un proceso pionero en el país de instalación de nuevas tecnologías que permitirán diversificar gradualmente la Matriz Energética Nacional, para satisfacer la demanda energética de la sociedad".

 

Detalles.

 

Los 23 aerogeneradores "serán de tres aspas dispuestas a 120°, tendrán un diámetro de rotor de 162 metros y estarán montados sobre una torre de acero. La altura de buje será de 148 metros y la altura máxima total alcanzará los 229 metros".

 

Los mismos contarán "con un sistema de paso (pitch) variable que adapta el ángulo de exposición de las palas en función de la velocidad relativa del viento lo que permite maximizar la energía obtenida, minimizar las cargas sobre la máquina y emplear la pala completa como freno aerodinámico. La velocidad de giro variable permite obtener, para distintos regímenes de viento, la máxima producción de energía, funcionar en condiciones aerodinámicas óptimas y así controlar el par soportado por los distintos elementos del equipo".

 

Con respecto al obrador, el mismo estará "constituido por módulos prefabricados tipo shelter con sus correspondientes instalaciones de servicio y acondicionamiento de aire incluidos. Todos los sanitarios estarán compuestos por baños químicos. Las instalaciones estarán cercadas y delimitadas con alambrado olímpico, tanto por cuestiones de seguridad como para circunscribir todas las actividades dentro del predio del obrador. Todos los residuos que se produzcan se mantendrán inventariados, siendo trazados hasta su disposición final".

 

La energía producida por cada uno de los aerogeneradores "será recolectada y transportada hasta la nueva estación transformadora elevadora AT/MT a través de un conjunto de seis circuitos eléctricos, conformados de la siguiente manera: cables subterráneos en 33 kV, líneas aéreas en 33 kV, con conductor de aluminio y alma de acero, en postación de simple terna y doble terna". Para evacuar la energía generada al SADI se construirá una Estación Transformadora dentro del predio, ocupando una supeficie de 6.300 metros, y una línea de Alta Tensión 132 kV entre la ET del parque y la barra de 132 de la Estación Transformadora "Pichi Mahuida".

 

"No presenta impactos de magnitud".

 

En el informe de la consultora al que accedió este diario se precisa que "la realización de la obra en un ámbito netamente rural hace que prácticamente no haya potenciales receptores de eventuales impactos derivados del proyecto. No se identificaron viviendas cercanas a los aerogeneradores ni actividades de terceros que pudieran ser afectados por el Proyecto".

 

En esa línea, indica que "el impacto ambiental más importante que se verificará sobre la calidad del aire será la contribución de este proyecto en la reducción de la tasa de emisión de Gases con Efecto Invernadero (GEI). Si bien la escala del Proyecto no permitirá verificar cambios a escala planetaria, se considera que su contribución será positiva".

 

"La generación de campos electromagnéticos, radio interferencias y ruido audible derivados del parque eólico será poco significativa", aclara. En relación al "efecto sobra (Flickering)", remarca que si bien puede haber "cierta pertubación", no será de consideración y recomienda instalar "carteles indicadores" para automovilistas.

 

Para el manejo de los suelos, el impacto será "limitada" en relación con la superficie total del predio y recomienda disponer y acopiar el material extraído en las excavaciones de manera adecuada.

 

Sobre la flora, indica que existen bosques de caldén en la zona y que estos deberán manejarse de acuerdo a la normativa vigente. "El proyecto no interfiere con áreas naturales protegidas", asegura.

 

En relación a la fauna silvestre si se advierte que en la etapa de construcción "los grupos faunísticos más sensibles al Proyecto corresponden a la fauna cavícola (peludos, tortugas) cuyas madrigueras puede ser afectadas durante las excavaciones y algunas aves que nidifican en la vegetación, como el cardenal amarillo y el águila coronada". Para ello también establece una serie de recomendaciones para minimizar su impacto.

 

"De acuerdo con las características de la obra y al entorno donde se desarrolla, no se identifican a priori conflictos ambientales vinculados con afectaciones al patrimonio cultural de Cuchillo Có, de la Provincia de La Pampa o la Nación, derivados de la construcción del Proyecto", afirma por otro lado el estudio.

 

Finalmente, y de acuerdo con los resultados, la consultora destaca que "no se identifican efectos no deseados significativos derivados del Proyecto. Los impactos detectados son de nivel medio o bajo y se controlan con una correcta gestión ambiental. Los efectos no deseados del proyecto se atenúan con la instrumentación del Plan de Medidas de Mitigación y los programas desarrollados en el Plan de Gestión Ambiental y Plan de Monitoreo, tanto para la etapa de construcción como de operación".

 

"No presenta impactos ambientales de magnitud tal que pudieran constituirse en obstáculos insalvables para su realización. Se recomienda la realización del Proyecto, debido a que los beneficios esperados superan con creces sus eventuales efectos no deseados", concluye.

 

Falta la factibilidad.

 

El secretario de Energía y Minería, Matias Toso, resaltó la importancia de que se presenten proyectos de estas características, debido a que es el objetivo del Plan de Desarrollo Energético que impulsa la actual gestión. De todas maneras, aclaró que para esta iniciativa en particular aún resta un paso esencial: obtener la factibilidad técnica. Por estos motivos, la construcción o no de este Parque Eólico en el departamento de Lihuel Calel por el momento es materia de análisis.

 

"El Plan de Desarrollo Energético se hizo para eso, para que haya un desarrollo público-privado. Promovemos y trabajamos por eso", señaló a LA ARENA. De todas maneras, aclaró que no se está en condiciones de opinar del proyecto en particular, debido a que no hay otorgada aún ninguna factibilidad técnica. "Han habido algunos trámites", comentó.

 

Y explicó que el "trámite ambiental tiene un hilo conductor, pero no tiene nada que ver con la factibilidad técnica que se otorga. Un proyecto puede ser posible y provechoso, pero tal vez ambientalmente no. Y a la inversa ocurre lo mismo, una propuesta puede ser viable pero después técnicamente no se puede hacer".

 

De esta manera, la factibilidad técnica es "privativa", y por lo tanto es esencial. "Hay que proteger el sistema, evitar las fallas, se estudia mucho qué tipo de generación es, dónde y qué protecciones hay que tener previstas", entre otros aspectos. "Hay algunos proyectos eólicos sobre la zona. No tengo presente que ninguno esté avanzando más allá de los estudios ambientales y alguna factibilidad en trámite", reveló.

 

Pese a esto, destacó que la presentación de propuestas privadas forma parte de los objetivos del Plan de Desarrollo Energético. "Tiene como eje la descentralización y lo que se busca es que haya muchos proyectos, y que no solamente los genere el sector público como el Parque Fotovoltáico de Victorica".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?