Lunes 15 de abril 2024

Eternas contradicciones de mentes sin recuerdos

Redacción 12/03/2023 - 00.17.hs

Cada vez falta menos para las elecciones y la campaña va tomando color. Mientras el oficialismo muestra obras y se pasea de inauguración en inauguración, a los opositores solo les queda salir a cuestionar todos y cada uno de los actos y los anuncios oficialistas.

 

Son las reglas de la democracia y no hay de qué quejarse en ese sentido, pero el problema radica en que a las críticas le faltan dos cuestiones fundamentales: autocrítica por un lado y propuestas superadoras por el otro.

 

Eso es lo que pasa actualmente en Santa Rosa. Salen a hablar sobre los colectivos y desempolvan los proyectos que tenían cuando gestionaron la ciudad, hace casi cuatro años. Pero no pueden explicar cuáles fueron las razones que les impidieron pasar de las promesas a los hechos.

 

Lo mismo pasa con el tratamiento de los residuos, por citar otros ejemplos. Piden equiparar dichos con realidades, pero lo hacen quienes llegaron con la bandera del ambientalismo y no pudieron dominar ni una sola de las explosiones cloacales del centro y de la periferia de la capital pampeana.

 

El ejemplo del campo.

 

Otro claro ejemplo del mismo fenómeno contradictorio lo muestra la gente del campo. Resulta que organizan una megamuestra en la que destacan una y otra vez el gran clima de negocios con números de récord para ventas de maquinarias de última generación y otros implementos agrícolas. Pero resulta que en los grandes medios nacionales -que vaya paradoja son los que organizan la exposición como socios del evento- los titulares de tapa no dejan de reflejar que al sector agropecuario le va mal por la sequía, la falta de rentabilidad, la gran presión tributaria y otras tantas cosas. Y tanto Clarin como La Nación -más todas sus repetidoras satelitales- claman por soluciones que pasan siempre por la ayuda estatal, tales como declaraciones de emergencia para dejar de pagar impuestos y eliminación de retenciones para no aportar más a ese mismo Estado al que le piden los salvavidas. Nada dicen, entre otras cosas, de vender la soja que tienen guardada en silobolsas, especulando con mejores condiciones económicas para vender.

 

¿No suena contradictorio que, si todo va tan mal, en la gran feria siempre se batan récords de expositores, asistentes y volúmenes de ventas y operaciones crediticias?

 

De película.

 

Unos y otros, críticos de todo lo que pasa en la ciudad, la provincia y el país, hacen recordar a esa laureada película llamada "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos".

 

El largometraje se estrenó en 2004, obtuvo el Óscar al mejor guion original y la talentosa coprotagonista Kate Winslet fue nominada a mejor actriz, formando pareja con el también reconocido actor Jim Carrey. En los años siguientes a su estreno se convirtió en una película de culto y está considerada por muchos críticos como uno de los mejores filmes del siglo XXI. La historia gira sobre una pareja separada que, mediante un proceso de borrado de memoria, intenta olvidar los malos momentos atravesados durante su relación.

 

Acá parece que quisieran hacer algo parecido, pero les falta autoridad moral para cuestionar al resto. Se paran en un púlpito a lanzar diatribas como si vinieran desde Suiza a observar nuestra realidad. Como si fueran extranjeros. Como si nunca hubieran ocupado puestos de decisión. Como si nunca hubieran intentando y como si jamás hubieran fracasado en el intento. Como si no hubieran perdido en toda la historia una elección porque no cumplieron con sus promesas. En definitiva, es como si vivieran en una eterna contradicción de una mente sin recuerdos.

 

Y parece que pretendieran que el electorado hiciera lo mismo. En poco tiempo tendremos la respuesta: en mayo una votación nos dirá si el pueblo tiene memoria o no.

 

DANIEL ESPOSITO

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?