Vidal imputada

Redacción 13/01/2022 - 01.19.hs

No le sirvió de mucho a la actual diputada nacional y exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal su estudiada actuación en un medio amigo con el propósito de desmarcarse de la "mesa judicial" que se armó bajo su propio gobierno con el objetivo de perseguir a dirigentes sindicales. La fiscal a cargo de la investigación la imputó en la causa y ordenó una pesquisa de sus conversaciones telefónicas, al igual que hizo con todos los que participaron de la reunión en la sede del banco Provincia y en donde el exministro de Trabajo de aquella gestión se mostró partidario de armar una "Gestapo" para "terminar con el sindicalismo".

 

Vidal tardó diez días en hablar de un tema tan resonante, y durante la amistosa entrevista que tuvo lugar en el canal de noticias La Nación+, uno de cuyos propietarios es Mauricio Macri, no se privó de acudir a su conocido repertorio de mohines y gestos actorales y buscó bajarle el precio a lo sucedido al afirmar que se trató de una simple "reunión de trabajo". Sin embargo una investigación periodística reveló que ninguno de los presentes había registrado su ingreso a la sede del banco oficial de la Provincia de Buenos Aires. Todo un "detalle" para una reunión que contó con la presencia de altos funcionarios provinciales, el intendente de La Plata, tres altos jerarcas de la AFI macrista, un senador nacional y varios representantes de asociaciones y cámaras empresariales.

 

Otra revelación muy sugestiva permitió saber que de los teléfonos celulares encriptados que compró el gobierno de Macri para distribuir en su círculo más estrecho -entre ellos muchas figuras que ni siquiera eran funcionarios del gobierno, como Daniel Angelici- algunos llegaron a manos de Vidal y varios de sus funcionarios y también al procurador Conte Grand.

 

El armado de causas judiciales espurias quedó fielmente reflejado en el video que capta imágenes y audio de aquella reunión que tuvo lugar en junio de 2017. Las más de dos horas de grabación son un compendio de cómo, bajo el macrismo, funcionó la ominosa maquinaria que se puso en marcha para perseguir a dirigentes opositores. Según explicó el vocero principal del encuentro, el exministro de Trabajo de Vidal, las instancias municipal, provincial y nacional se habían puesto de acuerdo para llevar a cabo una estrategia coordinada, y también mencionó que fiscales y jueces estaban de acuerdo para actuar en consecuencia. El pedido a los empresarios para que presenten denuncias por "extorsión" contra dirigentes gremiales, constituía el primer paso para poner en marcha el engranaje.

 

El silencio que han impuesto sobre este resonante caso los grandes medios de comunicación porteños forma parte del blindaje con el cual protegen a la dirigencia de la derecha macrista. Que la imputación de Vidal en la investigación no esté en las tapas de los diarios de mayor circulación del país contrasta con la amplísima cobertura, con ribetes de escándalo, que ofrecían cuando se armaban causas judiciales contra dirigentes del kirchnerismo con la activa participación de la "mesa judicial" comandada por el hoy prófugo "Pepín" Rodríguez Simón.

 

Es evidente que la "Gestapo de Vidal" no pudo ser pergeñada por altos funcionarios de su gobierno sin su consentimiento ni el de Conte Grand. Ahora resta esperar que la investigación judicial iniciada no muera en Comodoro Py en donde el macrismo cuenta con tantos jueces y fiscales amigos.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?