"Es un estímulo para que se vacunen", aseguró Kohan

Redacción 28/11/2021 - 13.00.hs

"El pasaporte sanitario es un estímulo para que la gente se vacune", destacó el ministro de Salud pampeano, Mario Rubén Kohan, tras su participación en la reunión del Consejo Federal de Salud (Cofesa). A su vez, planteó su preocupación por las personas que no se acercan a completar el esquema y alentó a la población a vacunarse contra el coronavirus. "La pandemia no terminó", afirmó tajante.

 

En diálogo con LA ARENA, comentó que la cuestión del pase sanitario es un tema que se viene discutiendo en el equipo de trabajo "desde hace un largo tiempo". El objetivo es "adelantarnos antes de lamentarnos".

 

En esa línea, advirtió sobre la situación de la pandemia a nivel mundial y en nuestro país, donde "lenta y progresivamente sumamos casos día a día". Por estos motivos, mientras se avanza en el plan de vacunación es necesario "empezar a cuidarnos más seriamente. No solo usar el barbijo y el distanciamiento físico, sino asegurarnos que las personas de más de 13 años, que fue la edad que se estimó en el Cofesa, que vayan a lugares o situaciones de riesgo muestren que están vacunados porque se ponen en riesgo ellos y a los demás".

 

Este análisis fue compartido con sus pares de toda las provincias y por la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti. "Todos tenemos una mirada propositiva", explicó Kohan y remarcó que "el pasaporte sanitario es un estímulo para que la gente se vacune", además de "cuidar a los que se cuidan".

 

Esto se debe a que a nivel nacional "hay siete millones de argentinos que hicieron primera dosis y no cumplen la segunda", algo que también ocurre en La Pampa aunque a menor escala. "Ya no hay falsos dilemas, no hay discusión alguna", sostuvo en relación a la seguridad y la eficacia de las vacunas.

 

Completar esquemas.

 

El funcionario pampeano insistió con que el pase sanitario es una medida "propositiva" y señaló que es necesario el aporte de toda la comunidad, particularmente de empresarios y comerciantes, para que esto se cumpla. Por otro lado, planteó la necesidad de "completar esquemas" y alentó a que en diciembre se logre cumplir con este objetivo. "Yo estoy preocupado porque la pandemia no se terminó, estamos teniendo un periodo de gracia y lo tenemos que aprovechar", indicó.

 

En relación a las razones por las cuales las personas no se acercan a aplicarse las segunda dosis, reveló que muchos lo hacen para no sentir los efectos post-vacuna, que pueden ser dolor de cabeza, decaimiento y leves cuadros de fiebre. "Todo eso es mínimo al lado de contraer la enfermedad y terminar en terapia", advirtió.

 

Con respecto a esta problemática con la que se enfrentan las autoridades sanitarias, comentó que dentro del Cofesa se realizó un análisis a nivel nacional y se determinó que la franja de 18 a 39 años es la que menos se acerca a los vacunatorios para completar los esquemas.

 

Nueva variante.

 

El ministro recordó que su postura siempre fue no hablar de "inmunidad de rebaño", debido a que solo podía alcanzarse en caso de que la población mundial alcance un alto porcentaje de vacunación. Como esto no se logró debido a que continentes como África poseen niveles mínimos, surgieron nuevas variantes como la Ómicron. "Ayer (por el viernes) la OMS la declaró variante de preocupación y ya sabemos que es mucho más contagiosa que la Delta. Lo que no sabemos todavía qué pasa con la inmunidad adquirida por la vacuna", comentó.

 

Si bien hay que aguardar por la evidencia científica, hay preocupación debido a que ya se detectó en ocho países y "casi todo el mundo cortó la transmisión por vuelo". En el caso de Argentina, destacó la decisión tomada en el marco del Cofesa debido a que de esta manera se busca retrasar su llegada al país, tal como ocurrió con la Delta.

 

"Otro dato más, que no es menor, es que si se vuelve del continente africano por razones laborales, se tiene que hacer 14 días de aislamiento aunque tenga esquema completo de vacuna y aunque tenga PCR negativo", añadió.

 

Cuidar a los demás.

 

El ministro compartió los resultados de un análisis estadístico que se publicó días atrás, donde se reveló que utilizando el cubrebocas nasal se reduce en un 51 % la posibilidad de contagio. "Es lo que recomendaba la OMS como mínimo de eficacia para aceptar una vacuna", destacó.

 

A su vez, indicó que el distanciamiento social reduce en un 25 % las chances de contraer el virus. "Ahí tiene sentido y cierra el circuito. Si se analiza el contexto mundial y de Argentina, donde día a día aumentan los casos, el pasaporte sanitario cobra sentido. Uno lo lleva de forma positiva, para que se cuiden y cuiden a los demás", señaló.

 

"Entonces, ¿cuál es el mensaje? La pandemia no terminó, completemos los esquemas y vacunémonos. En caso de tener síntomas, concurramos a hisoparnos. No volvamos para atrás", concluyó.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?