"Jugó con el sueño de las familias"

Redacción 27/11/2021 - 09.50.hs

El docente de la Facultad de Agronomía (UNLPam), Santiago Ferro Moreno, criticó la manera en la que se implementó el programa "UNLPam en territorio". "Es un programa que permitiría a estudiantes de la provincia acceder a la educación superior en pueblos cercanos, pero fue planteado como una medida carente de fondo", dijo el docente que en más de una oportunidad manifestó su deseo de conducir el Rectorado de la UNLPam. Y añadió que el programa fue "mal gestionado, generó ilusiones en base a promesas que el rector (Oscar Alpa) sabía no se podían cumplir".

 

Asimismo, Ferro Moreno indicó que "la necesidad de llevar a la UNLPam a más localidades es tan vieja como la propia Universidad. En la historia hubo muchos intentos de diversificar la concentración de la oferta académica en Santa Rosa y General Pico. Muchas fallaron, principalmente por la carencia de recursos y la capacidad de gestión", expresó.

 

Y añadió que "cada una de las veces, las y los estudiantes de la provincia se volcaron fuertemente a las iniciativas, evidenciando la necesidad real de democratizar aún más la educación superior y llegar a familias que no pueden afrontar los recursos que implican estudiar de manera presencial en las localidades donde hoy se dictan las carreras".

 

"La UNLPam en territorio fue una propuesta que nació unilateralmente, retocada por intereses de otros actores y gestionada de manera pésima", dijo el docente, y añadió que "todo se armó sobre el voleo, cambiando sedes, declarando públicamente mensajes contradictorios, negociando internamente con mezquindad y con perspectiva de corto plazo".

 

Hacerse cargo.

 

En esa línea, Ferro Moreno aseguró que Oscar Alpa "debe hacerse cargo de los resultados. Siempre se gestionó mejor el marketing que el contenido, y así se terminan efectivizando todas las medidas que han llevado adelante: muchos bombos y pocos impactos reales. Sin pies ni cabeza, y muchas veces sin cuerpo".

 

"El Rectorado no gestionó la continuidad, la retención, el contacto y las actividades que implican estudiar en una universidad pública. La mayoría de las y los que se anotaron en UNLPam en territorio, no están más en el sistema universitario, y los pocos que quedan no tienen garantías y reglas para la continuidad", asguró el docente.

 

Una lástima.

 

Finalmente señaló que "la superficialidad se termina pagando. Es una lástima que el nombre de la UNLPam quede pegado a una gestión mala de recursos públicos, nacionales y provinciales, que no generó una ampliación de derechos que es necesaria, que no potenció las capacidades docentes y no docentes que tenemos y que jugó con el sueño de familias pampeanas".

 

"Ahora hay que buscar soluciones, adaptarse a las nuevas/viejas necesidades y aportar de verdad al desarrollo. A ponerle el pecho a los reclamos y generar alternativas que democraticen más el acceso a la educación superior no arancelada y de calidad", concluyó.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?