Lunes 16 de mayo 2022

La cosecha de trigo creció un 28%

Redacción 29/01/2022 - 00.47.hs

Según la Bolsa de Cereales, la cosecha de trigo 2021/2022 en La Pampa está muy cercana al millón de toneladas. Si bien hubo un buen nivel de lluvias, pero menores a los promedios históricos, el desarrollo del cultivo ha sido apto, y un 28% superior aproximadamente que la campaña pasada donde la trilla obtuvo 753.140 toneladas.

 

JUAN JOSE REYES

 

Durante esta campaña se alcanzaron rendimientos promedios de 2.300 kg/ha con máximos de hasta 30 quintales por hectárea inclusive, en 450 mil hectáreas sembradas y unas 380 mil que ya fueron cosechadas. Los récords de producción espacial estuvieron en los departamentos Guatraché y Atreucó con 162.550 y 106.200 toneladas respectivamente.

 

Favorecida por una buena condición hídrica, la siembra se desarrolló con normalidad, incluso registrando importantes adelantos respecto a los valores históricos. Frente a este escenario, se logró recuperar más superficie en sectores del centro y norte del área agrícola local, que durante el ciclo 2020/21 en la cual los productores no habían podido concretar sus planes de siembra como consecuencia del déficit hídrico que los atravesó durante la ventana de siembra de la campaña pasada.

 

La mayor concentración para la cosecha de trigo se da entre los días 10 y 30 de diciembre, más allá que en la zona norte (departamentos de Maracó y Chapaleufú) la trilla se realiza a mediados de noviembre en adelante, en contraste con la zona sur que se levanta durante la segunda quincena de diciembre. Esta diferencia temporal de recolección en favor de la zona norte (37 días) se da por factores climáticos (más calor e mejores isobaras en el norte) y por la amplitud horaria. En enero y febrero tradicionalmente los valores esperados para exportaciones argentinas son lentas y con tendencias a la baja ya que en esta estacionalidad se especula con la baja de precios ante el ingreso de la cosecha que se inicia con el trigo y continua en los meses de abril y mayo con el maíz, sorgo y girasol para culminar tiempo más tarde con la soja.

 

Buen clima y mejor rinde.

 

Durante su siembra el desarrollo del cultivo se vio beneficiado por diferentes factores, entre los que podemos destacar: heladas durante el crecimiento inicial que fomentaron un mayor desarrollo radicular y macollaje; lluvias por debajo al promedio histórico pero muy bien distribuidas durante el ciclo, con abundantes precipitaciones durante primavera, previo a las etapas reproductivas, lo que permitió llevar a cabo las labores de refertilización; y desde diciembre pasado clima seco con amplitud térmica hacia etapas de llenado que ayudó a minimizar el impacto de enfermedades. En la actual campaña de trigo duro o blando (Triticum) se sembraron unas 50 mil hectáreas más que la cosecha anterior lo que representa una superficie total cercana a las 500 mil hectáreas. Los rindes han oscilados en los más altos en los 2.800 kg/ha con un promedio provincial de 2.300 kg/ha (32 quintales por hectárea).

 

Se destacan los departamentos Guatraché con 162.550 toneladas; Atreucó 106.200; Capital 100.230; Conhello 85.000 y Toay con 80 mil toneladas. Los especialistas del INTA y el Ministerio de la Producción, estiman que son muy propicias las perspectivas del crecimiento en la siembra del cultivo para la próxima siembra, ya que los precios esperados a cosecha tienen un nivel sostenido por una muy crítica relación stock-consumo a nivel mundial, que sería la más baja de los últimos 25 años.

 

De todos modos, el escenario actual marca un fuerte salto tecnológico y un manejo más sustentable del doble cultivo trigo-soja, gracias a la siembra directa. La mayor cantidad de hectáreas sembradas en los últimos años se verificaron en la zona centro-sur pues, en el cuadrángulo noreste que es dónde hay mejores condiciones agroecológicas, aquel cultivo se desplazó mucho por el avance del girasol años atrás y fundamentalmente de la soja, cuestión esta que ha comenzado a revertirse y volver La Pampa a sus orígenes de buenas producción de trigo A nivel mundial se proyecta una crítica relación stock/consumo, que ayudaría a sostener los precios del trigo por sobre los valores históricos, hoy en los 303 dólares, valores de los más altos de las últimas dos décadas. En los disponibles por encima de los 26 mil pesos.

 

La industria local.

 

El complejo trigo aquí está conformado por un conjunto de etapas y agentes que engloban a la producción de semilla, la producción primaria, los diferentes circuitos de comercialización interna y externa del grano de trigo, la industria de transformación (molienda), la industria de segunda transformación (panaderías, elaboradoras de pasta, de galletitas, otras), los canales de distribución interna mayoristas y minoristas, junto a los canales de exportación de harinas. La calidad necesaria para producir harinas 000 requiere un trigo sano, seco y limpio, con un alto peso hectolítrico, buen rendimiento y de características uniformes a través del tiempo. Los diferentes molinos que se encuentran dentro de la provincia alcanzan a cuatro y ellos están ubicados en Jacinto Arauz (Molisud) con una capacidad de molienda de 43.000 tn/año, Casa Alarcia en la localidad de Macachín con una molienda de 28.800 tn/año; Molino Don Antonio SA en General Pico con 24.000 tn/año y finalmente el mayor de todos es el Molino Harinero Cargill ubicado en la localidad de Realicó con una capacidad de 52.000 tn/año.

 

Acopio.

 

Si bien la provincia tiene una capacidad de acopio de trigo para 919.680 toneladas, buena parte de ese almacenamiento se los destina a otros cereales y la mayoría sale de la provincia. La realidad indica, que la capacidad de procesamiento de los 5 molineros harineros locales llega a las 730 toneladas diarias, es decir 150.820 toneladas año calendario. De ellas 114.623 toneladas anuales son para la harina 000 y las 36.200 restantes en subproductos farináceos molturados. La agroindustria emplea a casi 2.000 personas (555 mil jornales anuales).

 

Según la organización Alimentos Argentinos La Pampa, los molinos de harina de trigo molturado provinciales, se posicionan como la séptima en importancia en cuanto a la capacidad instalada de molienda, perdiendo tres lugares con respecto a la década pesada. Según el INTA nuestra provincia captura el 2,5% de la molienda nacional mediante la industrialización del 51% como pan francés, 22% de otros productos panificados artesanales, 8% pastas secas, 8% fraccionada, 7% de galletitas y 4% de pan industrial.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?