Domingo 14 de abril 2024

Se cumplieron 18 años del "Caso Puchetta"

Redaccion Avances 02/03/2024 - 19.38.hs
Df. Ceufo.blogspot

El periodista e investigador del fenómeno OVNI, Oscar "Quique" Mario recordó que hoy 2 de marzo se cumplen 18 años del "Caso Puchetta". Según el investigador, es "uno de los mejores de la casuística nacional y Latinoamericana, observado desde el exterior como un ícono no sólo por sus características, sino por la activa participación de organismos oficiales de la provincia de La Pampa".

 

En su sitio ceufo.blogspot.com, "Quique" Mario señaló que "es bueno recordar los pormenores porque, a partir de ese año 2006, se sucedieron las visitas de investigadores, charlatanes y aventureros que se sacaron alguna foto con el protagonista y luego 'vendieron' la idea de 'su investigación' inclusive… mucho tiempo después. A tal punto llegó la improvisación que hace pocas semanas, un sitio de “especialistas” que “investigan” sin moverse del escritorio donde posan su computadora, dieron una versión del caso totalmente falaz, a tal punto que, al realizar el reclamo y la advertencia por la utilización de fotografías que tienen registro de propiedad, reformaron el contenido y reemplazaron la foto con algunos improvisados posando junto a Sergio Puchetta".

 

En la publicación que recordó el caso fue "uno de los mejores casos del Tipo III, que involucró a un efectivo de la Policía de La Pampa y por ende, la intervención del Ministerio de Seguridad que además de convocarme a participar de la búsqueda permitió que al aparecer Sergio Puchetta y llegar a él junto a quien era jefe de la Unidad Regional II de la Policía, el comisario Roberto Ayala, me transformara en el primer caso de la ovnilogía nacional y Latinoamericana, en que el investigador accedió al testigo antes que nadie".

 

"Shock".

 

"Con orgullo, pude mantener el primer diálogo con Sergio, que se hallaba en estado de shock emocional y 15 minutos después, acudir junto a la ambulancia hacia el Hospital Centeno de la ciudad de General Pico, La Pampa, donde le realizaron la primera revisión de la que además participé como observador, verificando la potencial existencia de marcas o señales anormales en su cuerpo. Tuve el honor de acompañar a Sergio Puchetta y su familia en su evolución, hasta que en el año 2013, luego de ser pasado “a retiro” de la fuerza policial me expresara que “no volvería a hablar del caso”. Respetuoso de su decisión, pasaron casi 10 años hasta que nos reencontramos y recordamos los años de aquella dura experiencia", relató.

 

Por otra parte dijo que "Sergio Puchetta es una persona común, no se considera 'un elegido' y se desenvuelve a diario con una actividad comercial, como un habitante más de la provincia de La Pampa".

 

Caso.

 

Mario escribió que todo ocurrió el 2 de marzo de 2006 por la noche, pasadas las 21.30 horas, en una zona de caminos vecinales. En su crónica detalla que "el lugar donde se desarrolla el episodio es parte de la zona rural de la localidad de Dorila con dirección a Maisonave, hacia el este".

 

En ese contexto, el efectivo que trabajaba en la Sección Abigeato de la URII con asiento en General Pico, "vio 'algo' que lo obligó a desarrollar el acto de desarmar la pistola, el handy y dejar caer el teléfono". Mario señaló que "bajo presión de alcances desconocidos, el testigo realizó mecánicamente esos movimientos" y que en su relato el policía buscó alejarse porque "'ellos lo seguían… me siguieron toda la noche…'”.

 

Posición fetal.

 

El efectivo policial "fue hallado en un camino vecinal paralelo a la Ruta Provincial 1 por un productor que regresaba de la ciudad de General Pico, en una zona que la policía identificó como “El Triángulo”". En su relato, cuenta que cuando llegaron al lugar, "el productor permanecía en medio de la calle, alejado de Pucheta que permanecía en posición fetal sobre el costado oeste del camino" y que "el primer contacto lo tiene el comisario inspector Ayala" sin lograr una comunicación.

 

"Me acerco a Pucheta desde su derecha, me arrodillo para estar a su altura y observo que no cambia de posición y que mantiene sus extremidades en una posición llamativamente rígidas, seguramente producto de un shock emocional considerable", escribió Mario. Además, detalla que "lo invita a relajarse mediante un sencillo ejercicio de respiración", y en ese momento "comenzó a distenderse".

 

"Cuando estiró sus extremidades inferiores comenzó a relatar entrecortadamente que “me siguieron toda la noche” ante la pregunta “¿quiénes?” expresó que “eran dos… tenían los ojos rojos…” Ante la pregunta sobre el aspecto de sus perseguidores dijo que “parecían transparentes… y tenían los ojos rojos… con los ojos me hacían doler la cabeza… me decían lo que tenía que hacer… me hicieron llamar por teléfono… me dijeron que esta noche me vendrían a buscar…”, describió. Y agregó: "Interrogado sobre el arma, expresó “no sé”, términos que repitió al requerirle sobre el handy y el celular. Insistió … ”me siguieron toda la noche”.

 

En su crónica del hecho recuerda que "le ardían los dedos de las manos pero no presentaba anormalidades visibles".

 

"La doctora que llegó en una ambulancia sólo se limitó a decirle que venían a ayudarlo pero, con la firme decisión de trasladarlo directamente al hospital Centeno de Gral. Pico . Lo ayudamos a subir a la camilla. Se puso de pie y siempre cubriendo su rostro con los antebrazos se colocó boca abajo en la camilla. Su arribo al hospital motivó la preparación de la sala de emergencias donde fue ingresado. Tres enfermeras trabajaron acomodándolo en la camilla, mientras observaban la doctora que lo trasladó el Dr. Covella y Dra. Lluch. Le ayudaron a quitarse toda la ropa y le inició el Dr. Covella una revisación superficial que no arrojó anormalidades. Lo consulté si le aplicaría algún tipo de sedante, a lo que respondió negativamente, ya que Pucheta manifestaba tener sueño y deseos de dormir, dejando inconclusas algunas respuestas que le realizaba el médico diciendo que quería dormir".

 

Ojos rojos.

 

Mario expresó que "llama la atención la cantidad de relatos que desde los últimos años de la década del 90 comienzan a registrarse en la provincia, conteniendo esa descripción: ojos rojos". En ese sentido sostuvo que, "al trabajar comparativamente con otros casos como Platner (agosto de 1983) o Colón (año 1999), aunque hay otros como Sayago (abril de 1980) en los que hubo una actitud hostil hacia el testigo, cuando fue tomado de la cabeza por uno de los seres y relató haber sentido 'un pinchazo' que le produjo la pérdida del conocimiento".

 

"Los 'ojos rojos' fueron descriptos por un viajante cuando se produjo el caso en que intervino el comisario David Gallego, comisaría de Telén a fines de la década del 90. Durante el período de mutilaciones de animales, hubo varios casos en los que testigos aseguraron haber observado 'algo' de lo que sólo pudieron describir 'sus ojos rojos'. Algunos los compararon, al momento de su descripción 'como si fueran dos brasas encendidas'".

 

Fuente: ceufo.blogspot.com

 

Fotos: ceufo.blogspot.com

 

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?