Un mural para reeducar a través del arte
Jueves 22 de febrero 2024

Un mural para reeducar a través del arte

Redacción 04/12/2023 - 00.46.hs

Transformar una pared gris en un emblema del reciclaje, en un recuerdo a la lucha histórica de La Pampa por sus ríos, en el impacto por la falta de agua. Y esa conciencia se logró nada más ni nada menos con tapitas plásticas descartadas y juguetes viejos de distintos colores, tamaños, pero con la intervención de Organización Ambientar, Cultura Eco Argentina y el Club Náutico La Pampa “Río Atuel”, lugar elegido para realizar un mural.

 

Pero lo que hoy puede observarse como una gran obra llena de colores tuvo varios meses de preparación y organización. En diálogo con LA ARENA, la fundadora de Organización Ambientar de Santa Rosa, Camila Cuffini, contó que el proyecto “nació de la idea de reutilizar la cantidad de basura que hay tirada en la calle: plástico, vidrio, cerámicos, corchos, juguetes rotos”.

 

“Nosotros hacemos limpieza en el predio y juntamos mucho material que estaba en malas condiciones para mandarlo a reciclar. Fue en ese momento cuando se me ocurrió esto y como no tengo mucha idea en hacer murales, me contacté con Gisella Martínez de Cultura Eco”, relató y destacó que la diseñadora textil llegó desde Claromecó para llevar adelante el eco-mural.

 

Ambas pensaron en cómo desarrollar la idea y en julio comenzaron a juntar el material. “El Club Náutico fue el primer lugar que me dio apoyo”, manifestó y señaló que también se sumaron estudiantes de la escuela 97 y el IVT, varios comerciantes y vecinos y vecinas. “Mucha gente me dijo que tenían tapitas y que nunca la habían llevado a algún lugar. Un sábado nos juntamos a separar por color y vino una chica a traer ocho bidones porque su mamá que había fallecido tenía las tapitas guardadas por color en su casa. Las fue a buscar y las trajo, así que en este mural hay un pedacito de su mamá”, relató.

 

Largo proceso.

 

El miércoles pasado comenzó la magia. Con cemento pegaron las más de 19.000 tapitas, juguetes y distintos elementos plásticos, como etiquetadoras. “Lo hicimos más grande de lo que teníamos planeado. Íbamos a hacer tres por nueve metros, pero decidimos ocupar hasta arriba con el nombre de Club Náutico La Pampa Río Atuel y los logos de las organizaciones”, contó Camila.

 

Pero lo plasmado en el mural es más que interesante. En el lado derecho se pueden observar racimos de uvas, el río bien celeste corriendo –lado mendocino- hasta que lleva a una represa gris y todo su camino hacia la izquierda se torna grisáceo, de piedra con un caldén que aporta el espacio verde –en representación de La Pampa-. Pero todo el cielo está completo con un sol y sus rayos iluminan ambas partes. “El sol es para todos, es lo que nos dijo un vecino que vino a ayudar”, aportó la joven.

 

Ese dibujo fue realizado por una estudiante del IVT, donde dicta clases Camila. “El mural es innovador, lo planteé en la escuela y los chicos hicieron los diseños luego de investigar la problemática de los ríos. El Club Náutico votó y el dibujo ganador fue de Vicky Díez Mansilla”, manifestó.

 

Caminatas.

 

Durante la entrevista, Camila contó que Organización Ambientar surgió el año pasado con el objetivo de brindar talleres de educación ambiental y realizar activismo. “El grupo está conformado por seis personas fijas y salimos a caminar para limpiar la basura. Nos hemos metido en la Laguna y de los bordes sacamos un montón, como por ejemplo los tarros de espuma durante carnavales y hasta venenos, insecticidas y repelentes”, enumeró.

 

Ahora el objetivo del espacio es continuar recolectando tapitas y, en un futuro, realizar más murales. “Esta experiencia nos sirvió para aprender”, señaló. Y fue Gisella Martínez, quien desde Claromecó llegó con su trayectoria para indicar a los grupos cómo realizar la obra de arte.

 

En una entrevista con este diario, la joven contó que la “conmovió” la causa que “desconocía completamente”. “Me sumé no solo por la obra, sino también para manifestarnos de alguna manera respecto a esta problemática y reclamar lo que es un derecho para la provincia”, subrayó.

 

Pandemia.

 

En consonancia con lo que contaba Camila, la joven bonaerense llegó a Claromecó hace cuatro años. “Me agarró la pandemia al poco tiempo de llegar a la playa y en caminatas con mi perro, limpiando la playa, empecé a tomar conciencia de que tenía que hacer algo para dimensionar la cantidad de basura que yo juntaba solo en caminatas con mi perro. Así que presenté el proyecto al municipio, les encantó y fue el primer Eco Mural que hice con diversidad de materiales”, señaló y destacó que el de La Pampa en el segundo que realiza con elementos variados ya que la mayoría fue solo con tapitas plásticas.

 

Aquella primera obra está frente a la playa y ahora el municipio “mejoró el acopio de residuos, la recolección y también generaron ecocanjes donde la gente recicla, lleva lo que junta y recibe plantines a cambio. Se generó una movida grande desde lo educativo”. Gisella sostuvo que el objetivo de su organización es “reeducar a través del art, creando conciencia y responsabilidad respecto a nuestros residuos. Y creo que eso es lo que me hace seguir adelante y crear las distintas obras donde participan un montón de personas, escuelas, voluntarios porque invita a la reflexión y a crear un hábito”.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?