La noticia falsa de un diario que hizo reaccionar a Cristina Kirchner

Redaccion 02/02/2020 - 21.35.hs

Tras una visita a la represa Néstor Kirchner en santa cruz, la vicepresidenta reclamó la construcción de la ruta provincial n°9. El diario La Nación publicó un día después que esa obra había sido pagada a Lázaro Báez y nunca terminada, cuando en realidad le correspondía al macrismo su finalización. Todo comenzó después del pasado martes, cuando junto a la gobernadora Alicia Kirchner, la expresidenta visitó la represa Néstor Kirchner en Santa Cruz. Tras la recorrida, Cristina Fernández de Kirchner reclamó que el Estado nacional debía ocuparse de la construcción y puesta a punto de la vía.
«Durante el macrismo las obras estuvieron paralizadas. Abandono y desidia caracterizaron aquella etapa. La traducción más clara de ello fue que por primera vez en 30 años el Estado argentino reconoció y pagó gastos improductivos por 130 millones de dólares», escribió la vicepresidenta ese día. «Esa cifra supera el presupuesto de 120 millones de dólares necesarios para la construcción de la ruta provincial nro. 9, entre las rutas nacionales 3 y 40, que une las localidades de El Calafate y Comandante Luis Piedra Buena, desde la cordillera al Atlántico», aclaró.

 

Fake news.
Tras estas declaraciones, el diario La Nación publicó una nota en su portada en la que mostraba la supuesta contradicción en la exmandataria por pedir una ruta que había sido adjudicada a Lázaro Báez por $525 millones y nunca finalizada. «Se trata de una de las obras realizadas por Austral Construcciones en Santa Cruz que hoy forman parte de la causa conocida como Vialidad, a en la que Cristina Kirchner también se encuentra procesada junto con Lázaro Báez y varios exfuncionarios de su gobierno», publicó el matutino.
La vicepresidenta respondió este viernes con un tuit en el que indicó que «la mentira tiene patas cortas» y, junto a una imagen de la portada de La Nación, publicó una nota de Página/12 con la aclaración: «Esta es la verdadera historia sobre la construcción de la Ruta Provincial 9 en Santa Cruz». En ese artículo, el periodista Raúl Kollmann asegura que se trata de «un falso debate» ya que «nunca existió tal contrato de pavimentación, sino que lo licitado fue la construcción de una ruta de ripio» y que la empresa de Lázaro Báez Austral Construcciones había «terminado el 95,99%, pero la administración Cambiemos abandonó el final de la obra y el mantenimiento por lo cual entró en total deterioro».

 

Nota.
La nota de Página12 explica que la ruta 9 figura entre las 51 obras denunciadas en la justicia y que hoy están en debate en el juicio conocido como el de la obra pública y en el que CFK se expresó con un durísimo alegato sobre el lawfare, o sea la utilización de la justicia para la persecución política. Sin embargo, la ruta 9 no está entre las cinco obras auditadas, es decir que ni siquiera el tribunal consideró que hubiera demasiadas irregularidades, porque puso el acento en otras construcciones viales.
La realidad es que a diciembre de 2015, los trabajos estaban terminados -y certificados- en un 95,99%, pero Iguacel canceló el contrato, como hizo con todas las obras que financiaba Vialidad Nacional. Según la auditoría hecha por tres ingenieros de Vialidad, lo que cobró Báez por la obra es lo que construyó.
Por supuesto todo fue abandonado por Cambiemos que no sólo no terminó la obra sino que tampoco Vialidad financió su mantenimiento: la provincia de Alicia Kirchner tuvo que hacerse cargo en el marco del hostigamiento de la Casa Rosada y las penurias económicas. El resultado fue un deterioro grave.
A esto se sumó que la ruta 9 es el único acceso a las dos grandes represas de Santa Cruz, llamadas Cóndor Cliff y Barranqueras, según les cambió el nombre un decreto de Cambiemos, y Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, según las sigue llamando la provincia de Santa Cruz. De manera que el tránsito de camiones contribuyó al deterioro de la vía santacruceña.

 

Pasivo ambiental.
Durante la visita de CFK, el titular de Electroingeniería -cabeza del grupo constructor de las represas-, Gerardo Ferreyra, conversó con la vicepresidenta sobre el pasivo ambiental de la gigantesca obra, la más grande financiada por China fuera de China. Se calcula que por la ruta de ripio transitan unas 10.000 toneladas por mes de materiales y maquinarias. Quedó planteado entonces que correspondería que se pavimente la ruta 9 como una compensación, algo que deberá acordarse con Vialidad y, sobre todo con el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis.
El gobierno nacional debe ahora decidir sobre la propuesta de CFK. La ruta sufre el deterioro porque es el único acceso a las grandes represas, pero se podría tomar el costo de la pavimentación como un resarcimiento del pasivo ambiental que produce la obra. La vicepresidenta sostuvo que lo que correspondería es que ese pasivo no se pague en dinero sino con la pavimentación. No sólo permitiría el tráfico de camiones a las represas sino también de turistas y un acceso mucho mejor y más directo a El Calafate, ahorrando unos 500 kilómetros de recorrido. Es seguro que el próximo paso sea un diálogo entre el grupo constructor y el ministro de Obras Públicas. (Ambito/Página12.com)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?