Creadora de estilo

Redaccion 08/10/2021 - 21.01.hs

«Que sea práctico y funcional», define Valeria Mielgo cuando se le pregunta por Lizeme, su marca de carteras, mochilas, billeteras y otros productos que en su mayoría son para mujeres pero también hay unisex. Calidad y originalidad con sello propio.

 

Entre las distintas y múltiples vertientes en las que puede confluir el océano emprendedor hay una bien determinada: la elección de la carrera universitaria, el título y la salida laboral que se mantiene en el tiempo, pero luego fluye hacia un hobby, una idea, un proyecto y finalmente una realidad que se vuelve satisfactoria y da resultado. Y ambas cuencas de trabajo y creatividad conviven y se retroalimentan. Es el caso de Valeria que desde hace 22 años ocupa un mismo puesto laboral pero que también pudo desarrollar su exclusiva veta emprendedora.

 

«Soy informática», se presenta Valeria Mielgo (43) para abreviar el título de Técnica en Desarrollo de la Información. Trabaja a diario en la Dirección de Tecnología del Ministerio de Educación de la provincia en los sitios de internet y otras tecnologías de esa área de gobierno. Pero casi como una declaración de principios aclara: «Soy emprendedora desde que nací, siempre hice y vendí de todo».

 

«Una vez hice unas pantuflas que me habían pedido unos amigos de uno de mis hijos y después me empezaron a pedir más. Hice mates, perfuminas, fui a todas las ferias que andaban dando vueltas; me encanta toda esa movida», admite Valeria que estudió su carrera a distancia en la Universidad Tecnológica de Santa Fe y que desde hace unos años encontró en la marroquinería esa veta que siempre le atrajo: la de crear, hacer y vender sus propios diseños.

 

«Estaba de viaje y un día mirando internet vi que las chicas de Vinilho (un multiespacio en Santa Rosa que dicta talleres y otras actividades de diseño) daban un curso de marroquinería y ahí dije: ‘yo quiero hacer esto’. Al tiempo, con una compañera del taller nos asociamos y creamos Las Benildas, hacíamos las carteras y nos fue muy bien. Nos encargábamos de toda la producción y en 2019 fuimos a la ExpoPymes, y ahí fue como un boom, nos fue bárbaro y vendimos muchísimo. Fue una vidriera y un gran centro de ventas a la vez así que nos generó que empecemos a tercerizar la producción, solo para hacer las mochilas y las billeteras; pero del resto de los productos nos encargábamos nosotras».

 

La demanda cada vez mayor llevó a un punto en que Valeria tomó una decisión: tercerizar todo lo que ofrece para tener stock. «No daba abasto, tengo la máquina de coser en casa pero entre mi trabajo en el Ministerio y que una también es mamá-taxi de dos chicos se hacía imposible», se ríe quien ante ese panorama habló con su socia y así «ella se quedó con Benildas y yo arranqué de cero».

 

Ese volver a empezar tuvo su punto de partida en el nombre de Valeria: «Lizeme» (Liz por su segundo nombre y la eme por M de Mielgo) y comenzó a producir carteras, billeteras, bolsos, mochilas. También materas, «que fue una idea que surgió por el padre de un amigo de mi hijo. Me preguntó si no hacía materas porque él tenía una toda desgastada, me mandó una foto para orientarme y en octubre del año pasado surgieron como una alternativa. Así fue que incorporé un poco lo de hombre y para los días del Padre y Navidad siempre tengo algo específico, son todas cosas unisex y así hago riñoneras, morrales, mochilas. Tienen muchísima salida y me da la posibilidad de diversificarme un poco en todo lo que hago».

 

Funcional.
Las creaciones de «Lizeme» lucen por el estilo, la originalidad, el diseño y la calidad. Totalmente hechas en cuero o con lonas importadas, se adaptan a la necesidad diaria y abarcan distintas edades.

 

«Busco que sea todo práctico, que si la cartera la usás de noche pueda servir para el día también, no uso colores muy llamativos más que lo que tengo ahora nuevo que es la paleta de colores para el verano. Busco que el producto vaya con todo, todo el tiempo, que sea funcional, nada rebuscado porque así soy yo, me gusta lo básico, trabajo solo con cuero o lonas importadas. Mi idea inicial era orientarme a mujeres de entre 35 y 45 años, que son madres, trabajan, que están activas. Pero me pasó que esas mujeres empezaron a venir con sus hijas y ahí surgió otra cosa, productos para chicas de 16, para regalo de cumples de 15, surgió otro público y me adapté, igual que para lo de hombre», cuenta Valeria en la tienda que montó en su casa en un práctico container, en el barrio Inti Hué de Santa Rosa.

 

«A través del WhatsApp (2954 560041) acuerdo la visita al showroom porque no es que estoy atendiendo acá todo el tiempo. Entonces lo hago de esa manera porque si no la gente viene y está cerrado. Cuando empecé con mi marca tercericé los proveedores y los materiales y tres talleres distintos hacen todo en Buenos Aires, yo me encargo de la logística. Si no tercerizaba nunca iba a crecer porque no me daban los tiempos, y de esta manera tengo stock para mostrar y ofrecer».

 

Mayorista.
El crecimiento de «Lizeme» fue notable, tanto que ya comenzó a vender en forma mayorista. Y esa es su perspectiva hacia delante. «Mis productos están en todas las farmacias de Amusim (la mutual del Centro de Empleados de Comercio), me hicieron una compra grandísima para el último día de la Madre y de ahí quedó el nexo. Yo no tenía ni idea de cómo se habían contactado pero después supe que a alguien que trabaja ahí le regalaron una billetera mía y por eso me llamaron. A veces no te podés imaginar de dónde vienen las oportunidades».

 

Según Valeria, su idea es realizar una inversión y desde el año próximo vender como mayorista hacia distintas localidades. «Esto lo empecé como un hobby y la verdad que es como que me explotó en la cara, hago todo curso y taller emprendedor que surja. Quedé seleccionada para Puro Diseño y todo lo que hace el Ministerio de Producción yo participo, me encanta este mundo y apunto a crecer. Sacaré los créditos que sean necesarios porque mi objetivo es vender al por mayor. Y después si pudiera exportar ya no me para nadie», estalla en una carcajada la creadora de un estilo. De una marca. Con simpleza, buen gusto y calidad. Eso es Lizeme.

 


' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?