«El tema del tránsito es una construcción cultural»

Redaccion 19/05/2021 - 21.43.hs

La directora de Tránsito de la Municipalidad de Santa Rosa, Guillermina Castro, brindó detalles sobre la intención del municipio local de reducir la velocidad máxima de circulación urbana a 30 kilómetros por hora. «Estadísticamente, una de las causales de los siniestros viales está vinculada con los excesos de velocidad», explicó.
Tal como había anticipado LA ARENA, la gestión de Luciano di Nápoli adherirá a la campaña mundial que impulsa la ONU y reducirá la velocidad máxima en la zona urbana de 40 a 30 kilómetros por hora. Para ello, la Dirección de Tránsito estudia el tema para preparar las resoluciones correspondientes.
Al respecto, al titular del área explicó que la propuesta de reducir las velocidades urbanas tiene que ver con que «la velocidad se asocia directamente con los siniestros y con el resultado de los mismos».
Esto se da a conocer en el marco de la sexta Semana Mundial de la Seguridad Vial, que tiene como objetivo la reducción de las velocidades máximas en zonas urbanas. Esto se debe a que, estadísticamente, «una de las causales más frecuentes que ocasionan siniestros con resultados fatales están vinculados a los excesos de velocidad» .
En diálogo con Radio Noticias, indicó que en las zonas urbanas esto tiene que ver con que «conviven vehículos con motor y otros usuarios del sistema vial que son más vulnerables, como peatones o ciclistas». La funcionaria remarcó que las cifras de muertos por siniestros viales o con lesiones graves en el ámbito mundial son una de las principales causas de muerte en personas de entre 15 y 34 años.
Por estos motivos, indicó que esto no es un tema que «debe abordarse desde el transporte, sino que es un tema de salud pública por todos los efectos que produce». En esa línea, indicó que «es un tema que nos merece concientización, que nos convoca a que nos replanteemos la situación del tránsito y del enfoque que hasta ahora se le había a la circulación vehicular, que era un enfoque ‘autocentrista’, es decir enfocado únicamente en el vehículo con motor dejando de lado todas las consecuencias fatales que estamos viendo y del impacto social».

 

Cambio de paradigma.
Castro destacó que se está «promoviendo un cambio de paradigma, que la vía pública ya no se aborde para el uso exclusivo de vehículos con motor», debido a que «es un espacio de convivencia entre distintos usuarios de la vía pública, entre los cuales hay algunos más vulnerables que otros». La intención, entonces, «es promover un espacio habitable a los usuarios más vulnerables y, generar no solo por una cuestión de salud pública, generando otras formas de interactuar».
La directora reconoció que las normas que regulan el tránsito vehicular están enfocadas en la visión ‘autocentrista'», pero lo que se busca «es cambiar esa visión y hacer de la calle un lugar de encuentro y de habitabilidad. Se va cambiando el paradigma, y en consecuencia no sólo las cuestiones normativas, sino también las sociales y culturales. Porque el tema del tránsito es una construcción cultural».

 

Nueva normativa.
El área de Tránsito es la encargada de realizar el estudio y elaborar el proyecto de ordenanza correspondiente para establecer la velocidad máxima a 30Km/h en zonas urbanas.
Para ello, se realizará un estudio integral de las zonas factibles de aplicación, de las adecuaciones que se deben realizar en el sistema de sincronización de semáforos, y campañas de difusión y toma de conciencia.
Actualmente, informaron desde la comuna, se ha comenzado a hacer un relevamiento para ver la factibilidad de aplicación de dichas modificaciones en nuestra ciudad, revisando cómo afectarían a los corredores semaforizados, y cuáles son los cambios que producirían en otros sectores de acuerdo al tipo de calle, en este caso si son de un solo o doble sentido de circulación.
Durante la entrevista con Radio Noticias, Castro remarcó que la reducción de la velocidad es una apuesta para salvar vidas. «Está probado estadísticamente que menores velocidades tienen un efecto positivo. Un vehículo que transita a 30 kilómetros por hora frente a un hecho vial puede detenerse a menor distancia, a menor tiempo, y tiene menos energía de choque».
De esta manera, hay un 90 % de chances de que la personas sobreviva al siniestro y un 10 % de que no. «Esa proporción se invierte a medida que se aumenta la velocidad», explicó. Finalmente, remarcó que en este caso no se puede perder de vista la educación. «Es necesario que las y los ciudadanas tomemos conciencia y adoptemos estos conceptos como propios y no como impuestos por el Estado», concluyó.

 

Velocidad en la ciudad.
Actualmente, en las calles urbanas de Santa Rosa es de 40 kilómetros por hora la velocidad máxima, salvo que exista una señalización que disponga lo contrario. En la intersecciones de calles es de 30 kilómetros por hora, mientras que en la cercanía a las escuelas es de 20 kilómetros, pero tienen la señalética específica. En tanto, en las avenidas Perón y Circunvalación hay tramos de 60 kilómetros por hora y otros que tienen velocidad sincronizada a menor velocidad, con la señalética respectiva, al igual que en la avenida Luro.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?